Neo Club Press Miami FL

De la vida, el amor y la memoria

De la vida, el amor y la memoria

Albertini junto al editor Modesto Arocha (izq.) durante la presentación del libro en la Expo Venta Artistas Pro Derechos Humanos. Cuban Art Club. 04/13/17

De la vida, el amor y la memoria
agosto 28
16:50 2017

Siempre en el entonces: dos noveletas y ocho cuentos —publicado por Alexandria Library Publishing House en febrero pasado— es el título más reciente del narrador e historiador cubano José A. Albertini, quien aquí aborda diez «historias de amor y memorias que cabalgan en corceles nocturnos», tal escribiera el autor, con acento poético, en la dedicatoria del ejemplar enviado a este crítico.

Tanto en las dos novelas como en los ocho relatos, Albertini entrega temas de significación no solo para sí mismo, sino también para los lectores cubanos e hispanoamericanos, gracias a la lograda combinación de realismo y ficción, poesía y testimonio.

Tal consigue el también miembro del Pen Club de Escritores Cubanos del Exilio y de la Academia de Historia de Cuba en el Exilio tras haber atravesado la intensidad marcada a fuego por la Isla, donde viviría hermosos instantes en su infancia, como asimismo en su juventud sufriría las peores situaciones (sobre todo, las mazmorras castristas) que, en lúcido ensamblaje, ahora regresan, batidas por el oleaje de la memoria, en sugerentes relatos testimoniales, surgidos ‘en los impredecibles pero siempre caminos coincidentes de la existencia’.

El volumen deviene un haz de hermosas páginas trazadas desde la praxis real y la ficción, teñidas de poiesis, decisivo componente que las ennoblece y les otorga un genuino vuelo, gracias igualmente a la arrasadora nostalgia que bucea en un fiero mar de evocaciones. En consecuencia, sus amadas Cuba («La Isla Prodigiosa», tal la llama en «Matrimonio invernal») y Santa Clara, su ciudad natal, aparecen y reaparecen una y otra vez en sus textos, corroborando su cubanía.

De tal suerte, sus novelas y relatos, al nutrirse de la realidad que lo circundara durante su juventud y madurez, valiéndose de elementos ficcionales, ofrecen al lector páginas pensadas y elaboradas con acierto sobre esa materia indeleble que llamamos —así como jugando— la vida.

Otro rasgo que favorece su escritura es su hondo conocimiento de la historia cubana, brindado por su inveterada afición al decursar sociopolítico de la Isla, como a hondas lecturas de prosa y poesía, rasgos consecuentes en este libro de Albertini, según se advierte en las no pocas citas de versos de poetas que le sirven de epígrafes en sus textos.

Y tal es su gusto por la poesía, la narrativa y el arte, que en tres de sus relatos homenajea a figuras que, de algún modo, han tocado su sensibilidad: la gran poetisa Dulce María Loynaz («Horizontes de mar y cielo»), al narrador Ernest Hemingway («A las puertas de la noche») y a la cantautora Ela O’Farrill —«una congoja de la memoria descontenta que rebota en nosotros y en la carencia presente de sueños reales»— en «La vida es un adiós», respectivamente.

Mas, resulta el amor el motivo central que enlaza estas historias de vida, pasión y verdad, sin que por ello el acendrado realismo subraye su prosa, porque ese tono poético aludido por mí líneas atrás les otorga el necesario lirismo. De tal suerte, su hermoso texto «Matrimonio invernal», deviene un canto a la alianza de una pareja que, aun en la cercana muerte, siguen amándose.

Asimismo, «Transitar sin adioses» configura una hermosa alegoría del extenso e intenso viaje en esta larga tarea de aprender a morir (título que revela la honda lectura e influjo del icónico cuento homónimo del relevante narrador y poeta cubano Félix Pita Rodríguez), a partir de versos del texto «Olvido», de la ya fallecida poeta y narradora cubana Rina Lastres, sobre uno de cuyos libros, por cierto, este crítico escribiera tiempo atrás un comentario.

De igual manera, en «El estertor de la memoria» —dedicado al cubano desterrado Pablo Pastrana Bencomo— ya surge el nombre de Celso Trafid Zur, seudónimo del dictador asesino, quien impusiera su loco desgobierno en la Isla desde seis décadas atrás, ‘épocas que indigestaron la memoria y la escupieron en tierra ajena’.

El seudónimo del nefasto personaje reaparecerá en «Un viejo juramento», otro relato de corte testimonial que combina con acierto realidad y ficción.

Cierra el conjunto su segunda y hermosa noveleta que da título al volumen, cuyos hechos reales y ficcionales narrados evidencian la insospechada pero contundente verdad del amor perdurable, que ejemplifican quienes, por haber vivido intensamente su juventud, deciden unir sus existencias.

En «Siempre en el entonces», Albertini aúna narración y fragmentos de cartas enviadas entre sí por una pareja de ancianos, quienes, al leerlas, respiran ‘los olores de antaño que siguen siendo los de siempre’, evocando ‘la nostalgia de lo que fue o pudo haber sido’, pues nunca olvidarían su tronchado pero firme amor que jamás decayera, no obstante la imposibilidad de unirse en matrimonio durante su lejana juventud.

Así, tal le refiere la siempre amorosa Cenia, le sentencia en una de sus cartas a Rodolfo: ‘Las pasiones humanas, buenas o malas, son eternas e inmutables’. Acorde con ello, se escucha la respuesta de él: ‘Las arrugas […], sobre todo las del alma, consiguen avivar en la memoria recuerdos gratos’.

Otro rango del amor en su más amplia acepción: la genuina amistad, se patentiza en la noveleta, al mencionar Albertini —en justo homenaje— a un hombre ejemplar en vida y obra: su ‘compañero de celda, poeta él’, en la prisión del Gulag castrista: Ángel Cuadra, quien le prestara al autor un volumen de varios narradores, entre los que se hallaba uno del icónico personaje Rip Van Winkle, del ya legendario narrador Washington Irving, hecho que lo marcara para siempre y quizás definiera su auténtica vocación literaria.

Pero hay más: en esta noveleta —sin duda, la mejor pieza del conjunto— el narrador ofrece momentos que catalizan su honda y convincente praxis humana, esa que ofrece a quienes han vivido intensamente y poseen la suficiente madurez, justamente por haber experimentado tales instantes.

De ahí que, en no pocas páginas, leamos tales trozos y trazos testimoniales, en tanto corroboran su tránsito por el duro oficio de vivir. Leamos algunos: ‘el exceso de proyectos fraguados desde la utopia ha sido el lastre que ha danado, desde la conquista, a los habitantes de la Isla, lastimado familias y esterilizado la tierra’; ‘la felicidad, tal como la pensamos, es tan escurridiza como el horizonte’, y ‘para seguir viviendo, cuando lo anhelado se desmorona, se impone buscar paliativos en los senderos menos transitados de lo que llamamos felicidad’.

A no dudarlo, con Siempre en el entonces. Dos noveletas y ocho cuentos J. A. Albertini, valiéndose de su doble tarea de narrador e historiador, continúa su rigurosa creación, cuya valía se corrobora una vez más en éste, su más reciente libro.

https://www.amazon.com/Siempre-entonces-noveletas-cuentos-Spanish/dp/154270961X

Sobre el autor

Waldo González López

Waldo González López

Poeta, ensayista, crítico teatral y literario, periodista cultural, es graduado en la Escuela Nacional de Teatro (ENAT) y Licenciado en Literatura Hispanoamericana (Universidad de La Habana). Autor de 20 poemarios, 6 libros de ensayo y crítica literaria, diversas antologías de poesía, décima y teatro, desde su arribo a Miami (2011) ha sido ponente y jurado en eventos teatrales y literarios internacionales. Merecedor del 3er. Premio de Poesía en el X Concurso “Lincoln-Martí” 2012, colabora con las webs teatroenmiami.com (Miami), Encuentro de la Cultura Cubana (España), Palabra Abierta (California), el Boletín de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (New York), el blog Gaspar El Lugareño, la revista bimestral y digital Otro Lunes y la digital y en formato de papel Baquiana, por cuyas Ediciones Baquiana publicó en 2015, y en su Colección Poesía, su antología “Trazo estos signos en la arena”.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner – Chile camino del Primer Mundo

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: