Neo Club Press Miami FL

De un tiempo deslumbrado

De un tiempo deslumbrado

De un tiempo deslumbrado
Febrero 11
16:18 2015

Hace algún tiempo, cuando reseñé Ínsula del cosmos, el primer poemario publicado por Alejandro Fonseca en el exilio, señalaba a su autor como una de las voces que con más vigor enriquecían el entorno cultural de Miami. En su poesía había (en definitiva, hay) una elaborada sencillez expresiva que me atraía. Años después, en La náusea en el espejo, volví a experimentar la confianza de estar leyendo a un buen poeta. Y un poeta verdadero es aquel que continúa con tenacidad y dedicación su labor creativa; es aquel cuya forma de decir el lector es capaz de identificar y reconocer. En Fonseca, creo hallar todas esas virtudes que lo distinguen por encima del resto de sus contemporáneos.

No deja de ser curioso que una de sus más recientes entregas, De un tiempo deslumbrado (Editorial Silueta, 2011), que constituye una antología personal, lleve como título el de un poema (por cierto uno de los mejores) de La náusea en el espejo, poemario escrito y publicado en el exilio. En ese poema (ahora de dimensión titular) el autor afronta la difícil realidad del emigrado, que examina dos contextos, dos realidades indisolubles: “Pero soy el que siempre regresa/ tanteando con furor el borde de una Isla./ Soy el que no ha podido alejarse”.

En el prólogo, la escritora y funcionaria cubana Lourdes González Herrero valora también esa conexión de realidades, cuando sentencia: “tenemos que en esta antología, resumen de sus seis poemarios éditos, todo está conectado”. En la poesía de Alejandro Fonseca (y no hay nada más preciso para valorarlo que este libro que recoge poemas publicados en los ochenta hasta el presente), hay un constante enlace, un permanente vínculo con su pasado insular (que es también su presente) que indudablemente gravita con energía en los poemas escritos en el exilio. “Entre los escombros de una época/ fueron sitiados nuestros jóvenes deseos”.

Aunque los poemas no están fechados y no se especifica a qué libro pertenecen, hay textos, presumiblemente escritos en Cuba, en los que se aprecia una sutil y dolorosa desesperanza, mientras que en los del exilio, a pesar de la significación devastadora que plantea el desarraigo, la voz del poeta se hace más intensa, crece.

Esta antología es el mejor ejemplo de esa intención, de esa imperiosa necesidad de no deslindarse del pasado. El unir lo que estaba disperso en distintos libros para dejar que crezcan sus dos realidades en una misma pieza, y que el lector no tenga dudas de su indisoluble relación. La poesía de Alejandro Fonseca es vivencial, por eso en sus versos la presencia del mar, una calle, su ciudad, Holguín, un árbol, la familia, el entorno, adquieren una proyección existencial. En uno de los poemas expresa: “De nuevo sueño con el paisaje de provincias:/ me veo entre la neblina y el agua y la yerba al cuello”. La prologuista resume esas inquietudes cuando apunta: “Desde muy joven [Fonseca] pasa horas enteras escrutando los planos artificiales del día, le interesa tanto la piel de un maniquí como el gesto de un héroe, sabe que en cada detalle de lo que observa hay un indicio…”.

Sobre el autor

Luis de la Paz

Luis de la Paz

Luis de la Paz (La Habana, 1956). Escritor y periodista cubano, ha publicado los libros "Un verano incesante", "El otro lado", "Tiempo vencido" y "Reinaldo Arenas, aunque anochezca", entre otros. Entre 2001 y 2008 editó la revista virtual de literatura cubana El Ateje. Es Premio Museo Cubano de Ensayo por "Dulce María Loynaz, tránsito de una gran dama cubana", y Premio Lydia Cabrera de Periodismo en 2011.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

¿Qué harán las FARC en Colombia? El análisis de Carlos Alberto Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami