Neo Club Press Miami FL

Del envilecimiento a la revolución interior

 Lo último
  • Mi candidata para presidenta Ya que los grandes científicos son artistas supremos (según dijo uno de ellos, Martin Henry Fischer), el último grito del arte de hacer ciencia en estos días podría ser una...
  • Maximalismo vs diversidad   Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas...
  • Cómo pasar del subdesarrollo al desarrollo   La corrupción no nace en la política, como asegura el lugar común repetido incansablemente en las redes sociales y otras tribunas y foros. Culpar una y otra vez a...
  • De la inmortalidad y el cerebro   Existe una incongruencia básica entre nuestro tiempo fisiológico, o edad, y nuestro tiempo dimensional físico, como demuestra la teoría de la relatividad. A edades diferentes de la vida, existen...
  • El biocentrismo: Más allá de la muerte   Según el Biocentrismo, basado en la teoría del doctor Robert Lanza, la vida y la muerte tal como las conocemos son una ilusión creada por la mente. Nada de...

Del envilecimiento a la revolución interior

Del envilecimiento a la revolución interior
noviembre 01
16:09 2015

 

A veces nos asombramos –y hablo en plural porque este asombro incluye a muchos exiliados cubanos— de la capacidad de cierta intelectualidad para ignorar olímpicamente el horror. A ratos nos asquean estos “culturosos” que viajan de un país a otro exhibiendo sus obritas, vendiendo sus espectáculos, anunciándose como conferencistas oficiales, mientras en Cuba chantajean y encarcelan rutinariamente, y la población carece de los más elementales derechos.

Se deduce que constituyen la clase pensante, el segmento creativo. Suponemos sensibilidad en la mayoría de ellos. ¿Qué les pasa entonces? ¿Cómo pueden arrastrarse bajo la bota de sus esclavistas y/o apuntalar indirectamente la criminalidad institucionalizada?

Suponemos que la desvergüenza constituye un mal de la era castrista. Que el totalitarismo ha envilecido a los cubanos. Pero les tengo una mala noticia –y lo de noticia es relativo, en realidad estoy “descubriendo” el café con leche–: el envilecimiento viene de lejos, y hasta puede que evaluemos seguir llamándolo “envilecimiento” tras comprobar cuán de lejos.  Ya en la República los envilecidos cubanos movían las posaderas en Tropicana mientras los cuerpos de los ejecutados amanecían en las calles, y hasta en la Colonia, mientras Weyler reconcentraba, se divertían de lo lindo. Siempre a la alta cultura cubana –si así puede llamársele–, lo mismo que a la masa enardecida –por la cerveza y el tres–, le ha importado un pito los asesinados, los torturados, los excluidos, los “acaballados”. Lo sabía Batista, a quien miles de cubanos se reunían a vitorear en las calles pocos meses antes de que triunfara el castrismo. Y lo saben Raúl y Fidel.

Pero cuando uno lee que incluso los civilizados franceses seguían gozando a todo tren el París de la ocupación hitleriana mientras delataban a sus compatriotas judíos, o que ahora mismo un Donald Trump exalta a un Sadam Hussein y un Barack Obama se sienta a conversar con un Raúl Castro, comprende que el envilecimiento no es mal exclusivo de la cultura cubana. Hay algo profundamente miserable en la naturaleza humana, algo oscuramente animal que no hemos conseguido extirpar con la evolución. Por eso cabe insistir en que sólo una revolución interior puede trastocar el orden envilecido que nos marca a fuego lento, y que en los días que corren potencian las nuevas tecnologías, la democratización de la imagen pública. Un tsunami de fortalecimiento interior globalizado e insondable, mas por ahora utópico.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías noviembre 01, 22:04

    Me hubiera gustado enormemente escribir este artículo. Cuánta verdad encuentro en lo que dice Añel! El problema de todo esto está en la naturaleza humana; en ese bajo fondo, siniestro, que esconden muchos intelectuales. Porque hay que tener las tripas enredadas en el corazón para seguir dentro de la Isla con sus obritas, salir al exterior, dar sus conferencias, y como que en Cuba no pasa nada.Realmente es una vileza de lesa historia… Gracias a mi Ilustre amigo por este artículo.

    Reply to this comment
  2. Armando Navarro Vega
    Armando Navarro Vega noviembre 02, 03:30

    Solo una breve acotación, mi querido Armando. No hay nada “oscuramente animal” en esos comportamientos. La miseria espiritual y el encanallamiento son patrimonio exclusivo de la humanidad

    Reply to this comment
  3. Armando Añel
    Armando Añel noviembre 02, 17:15

    gracias queridos amigos! Sus palabras siempre son estimulantes.
    —————-
    La miseria es Patrimonio de la humanidad, sin duda, como La Habana Vieja….

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami