Neo Club Press Miami FL

Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad

Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad

Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad
septiembre 05
22:08 2017

Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para marcar el ritmo… esa gente merece existir, esa gente merece seguridad, esa gente merece educación y salud gratuitas, no vamos a llenar mil barcos con ellos y hundirlos en alta mar, son así, pueden ser incluso mayoría, es lo que hay, son tan cubanos como cualquiera”. Puede que todo eso suene muy bien, pero en nombre de la supuesta protección de los débiles y los sonsos –también los pícaros no son otra cosa que sonsos– no se puede matar, encarcelar, censurar, torturar, robar, desterrar, etc. a millones de personas que no son débiles ni sonsos, y menos durante casi 60 años.

O aceptamos la diversidad, el derecho a la diferencia, que no todos somos iguales y por tanto no podemos tener lo mismo ni disfrutar de lo mismo –y por tanto que el castrismo es intrínsecamente perverso y homicida precisamente a partir de su igualitarismo hipócrita–, o nos convertimos de una manera u otra en cómplices de la discriminación y el terrorismo de Estado en Cuba.

Por otra parte, cabe comprender a muchas personas, que se “profesionalizaron” en la Cuba castrista, cuando idealizan ese pasado residiendo ya fuera de la Isla (pasado que es el pasado de un sistema impresentable, por desgracia, ¿pero qué culpa tienen ellos de ciertas coincidencias?). Es humano y lógico que, psicológicamente hablando, el sapiens defienda su pasado, su historial de decisiones. De hecho, la historia del hombre es la historia de la autojustificación. Incluso, el individuo es capaz de fabricar y “habitar” toda una realidad paralela, imaginaria, solo para justificarse a sí mismo.

En cualquier caso yo, solo para mí, sigo insistiendo en que entre el pasado y el futuro tenemos este luminoso presente. Zen. Todo el mundo se equivoca, mas solo el presente puede justificarnos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami