Neo Club Press Miami FL

Del miedo a lo desconocido

 Lo último
  • De las plantas y los animales en la Sociedad del Disparate La aparición de un cocodrilo de seis pies tomando el sol en una playa de Hollywood, al norte de Miami, asalta la consciencia sociocultural de este tercer milenio tecnológico porque...
  • Mi candidata para presidenta Ya que los grandes científicos son artistas supremos (según dijo uno de ellos, Martin Henry Fischer), el último grito del arte de hacer ciencia en estos días podría ser una...
  • Maximalismo vs diversidad   Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas...
  • Cómo pasar del subdesarrollo al desarrollo   La corrupción no nace en la política, como asegura el lugar común repetido incansablemente en las redes sociales y otras tribunas y foros. Culpar una y otra vez a...
  • De la inmortalidad y el cerebro   Existe una incongruencia básica entre nuestro tiempo fisiológico, o edad, y nuestro tiempo dimensional físico, como demuestra la teoría de la relatividad. A edades diferentes de la vida, existen...

Del miedo a lo desconocido

Del miedo a lo desconocido
septiembre 21
22:51 2015

 

Los hombres temen la muerte así como los niños temen a la oscuridad; de la misma manera en que crece ese miedo natural en los niños —al escuchar umbríos cuentos e historietas de fantasmas—, el ser humano en general siente una profunda aprensión no sólo por la muerte, sino por todo aquello que represente lo desconocido: Hasta ahora, mi única cirugía cuyo procedimiento ha requerido anestesia general fue una amigdalotomía, cuando apenas contaba yo con diez años de edad.

Recuerdo vívidamente el espectro de aquella enfermera cuya misión era la de aplicar el primer calmante en forma de inyección en el trasero. Se suponía que debería yo permanecer acostado y relajado en la camilla, mientras me trasladaban de mi habitación al salón de operaciones y, sin embargo, durante ese interminable lapso me recliné en un codo, queriendo ver todo lo que acontecía a mi alrededor. Formulé constantes preguntas. ¿Iba este ascensor al cuarto de operaciones? ¿Cómo era la terrible cámara? ¿Iba a tener yo que quedar completamente dormido? Estaba tan ansioso por conocer, que rehusé tenderme tranquila y lánguidamente sobre las tibias sábanas de la camilla, no dejaba que la relajante sensación producida por el primer sedante indujera el apacible sueño. Aún cuando estaban a punto de colocarme la máscara, a fin de administrar el éter, me encontraba yo urdiendo preguntas. Estaba tan tenso que ( al parecer) aplicaron una pequeña sobre dosis del peligroso calmante. Se llevaron diez largas horas para que despertara, de regreso en la habitación, el olor a éter ( dice mi madre) la puso a dormir. Una vez le pregunté a un médico si una sobredosis de éter podría matar una cantidad considerable de células cerebrales. Le dije: “¿Fuera yo más inteligente si no me hubieran puesto esa sobredosis de anestesia?”. A lo que el hombre replicó: “Estoy sorprendido de que todavía puedes caminar y hablar”. Entonces razono: Con razón no he podido solucionar todos los misterios del universo a estas alturas (por culpa de aquella sobredosis).

Ya en serio. Muchos sicólogos argumentarían que la curiosidad que me impulsaba a hacer preguntas, mirar y escuchar todo lo que acontecía momentos antes de la cirugía, era una manifestación natural del miedo— el irresistible miedo a lo desconocido. Acaso es por ello que Saint-Exupéry dijo que el hombre se imagina que es a la muerte a lo que teme, pero que, en realidad, lo que teme es lo desconocido. De hecho, muchos destacados intelectuales creen que el miedo a lo desconocido es íntegramente responsable por los impulsos humanos hacia la exploración y el descubrimiento de las realidades del plano físico y metafísico. El miedo a lo desconocido es, de facto, en muchas instancias, la fuerza subyacente que promulga la disquisición científica. Y, consecuentemente, constituye el aguijón para el desdoblar de gran parte de las actividades humanas, el infinito socratismo, el método dialéctico, donde cada pregunta va a ser siempre más grande y abarcadora que cualquiera de las posibles respuestas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Pedro Díaz Méndez

Pedro Díaz Méndez

Pedro Díaz Méndez (La Habana, 1966) es un licenciado en Literatura Española. Estudió en Los Angeles Trade Tech, donde recibió el diploma de Asociado en Artes Liberales en 2011, y el premio de honor del presidente de la institución en tres ocasiones. En la universidad jesuita de Loyola Marymount de Los Angeles, obtuvo su B.A. summa cum laude y el premio al académico del año en el programa de español de la susodicha institución. Es miembro de la Sociedad Hispánica de Honor (Sigma Delta Pi). Ha publicado varios ensayos de crítica literaria en la revista La Voz, entre los que se encuentran “Yo y mi otro yo: Manuel Machado y el dandi en El Mal poema” y “Nación y masculinidad en la España de fin de siglo”.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ray Faxas

Cuatro tristes cubanos y un libro feliz

Ray Faxas

Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,

Leer más
  Félix Rizo

Jiribilla

Félix Rizo

Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He

Leer más
  Gastón Baquero

Cristo en Navidad

Gastón Baquero

En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami