Neo Club Press Miami FL

Del perfecto imperfecto

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

Del perfecto imperfecto

Del perfecto imperfecto
julio 01
10:44 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El afecto y la afección
efectivamente afectan;
los efectos se conectan
infectos por la infección.
Con afectada intención
mis defectos desinfecto
sin afán de ser perfecto
en este mundo infeccioso.
Me siento más que dichoso
siendo un perfecto imperfecto.

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami