Neo Club Press Miami FL

Del silencio y las palabras muertas

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

Del silencio y las palabras muertas

Del silencio y las palabras muertas
noviembre 18
23:12 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El silencio, que sabe acunarse en la vasta deformación del verbo,

como un ave traspasada me cae contra el cristal del ojo,
en otro tiempo,
yo le cavaba un hueco, decía unas palabras;
pero hay otras aves simultáneamente cayéndoseme
contra los cristales de adentro
y en vano las espanto, y muertas ya siguen cayendo,
por lo que voy dejando que el tiempo mismo caiga
y se junte al polvo como un tendón del polvo,
porque la vasta oscuridad y la luz misma,
y las seguras cuerdas por las que Dios baja,
y toda cosa, penden de la palabra,
y de las palabras muertas no nace la luz
ni se convoca un canto y la luz aparece
sobre las disimiles formas de las cosas muertas,
ni pudieran las cosas que he dado por nombradas
acomodarse en los pómulos de mis ojos
a mirar por mí la vida,
o a hacer un recuento de la cosas que me faltan
porque las cosas nombradas
se diluyen en los sonidos de otras cosas
o toman la cotidiana forma de las cosas inútiles, con rapidez tal,
que uno queriendo nombrarlas,
se diluyen, y pasan a ser palabras muertas,
y de las palabras muertas no nace la luz
ni se convoca un canto y la luz aparece,
ni un canto puede disipar toda la tristeza acumulada en el ojo del buey
y levitarlo sobre la empírica zarza.

————————————

De: Las disímiles formas de las cosas muertas

Sobre el autor

Adalberto Ad Guerra

Adalberto Ad Guerra

Adalberto Guerra (Ad.Guerra). Nació en San Antonio de Cabezas, Matanzas, en 1967. Reside en Palm Beach, Florida, desde 1994. Poeta, narrador y periodista. Editor de la revista “La Cohoba Magazine”. Ha publicado "El desierto que canta" (Endowment for Cuban American Studies 1994 - Ant. de Poesía), "Reunión de ausentes" (2001- Ant. de Poesía). Recientes publicaciones: "Cazadores de la sombra del ave" (2009 - Poesía.) y "En el lenguaje lascivo de los perros" (2010- Cuentos).

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami