Neo Club Press Miami FL

Dentro del cuchitril

 Lo último
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...
  • Una espina dorada                   Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez...

Dentro del cuchitril

Dentro del cuchitril
junio 05
18:20 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro del cuchitril sin ventanas aumento
el ayer donde giro y tramo explicaciones.
No salgo de aquí, el ayer, lleno de sospechas.

Debo creer el porqué no haber fundado, al pasar,
sobre cada mosaico, una ciudad antigua.
Digo que este es el precio por no subirme
sobre el primer caballo al que temió mi padre.
En una de esas Alejandrías —planifico— tendríamos un puerto
abierto sólo de noche para el tráfico de aullidos.

Un aullido es un infante con un zurrón de cartas
a través de un país ocupado.
Y se arrastra, aunque nieve o llueva, y puede aparecer
de pronto en la puerta
de la última casa, de la última habitación
—lo hemos visto acercarse durante tanto tiempo,
avanzando en secreto siempre bajo las púas—.

Tememos la noticia de que nuestra carne
haya sido puesta y retirada del asador
sin que nos invitaran a probar, sin estar presentes
como Dios manda en un acto tan definitivo.
Y nos quedamos mirando hacia el vano de la puerta
sin creer, sin saber si quizás con un buen caballo
hubiéramos cruzado a tiempo
la noche, el país que nos separaba.

Del poemario ‘Llamadme Libertad’, premio Dulce María Loynaz 2016

Sobre el autor

Francis Sánchez

Francis Sánchez

Francis Sánchez (Ciego de Ávila, 1970), escritor y editor, pertenece al grupo de intelectuales avileños católicos que en 1997 fundó la revista Imago. Entre otros libros, ha publicado “Cadena perfecta” (cuento), “Nuez sobre nuez” (poesía), “Un pez sobre la roca” (poesía), “Caja negra” (poesía) y “Extraño niño que dormía sobre un lobo” (poesía). Es miembro fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba desde 1998. Premio Dulce María Loynaz 2016. Junto a Ileana Álvarez González, edita desde Cuba la revista digital independiente Árbol Invertido.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami