Neo Club Press Miami FL

Dentro del cuchitril

 Lo último
  • La reina rota (II)                   qué pudiéramos darle a su llegada un caramelo y un columpio limpio desmedido por la diestra una señal una guía tirarle...
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...

Dentro del cuchitril

Dentro del cuchitril
Junio 05
18:20 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro del cuchitril sin ventanas aumento
el ayer donde giro y tramo explicaciones.
No salgo de aquí, el ayer, lleno de sospechas.

Debo creer el porqué no haber fundado, al pasar,
sobre cada mosaico, una ciudad antigua.
Digo que este es el precio por no subirme
sobre el primer caballo al que temió mi padre.
En una de esas Alejandrías —planifico— tendríamos un puerto
abierto sólo de noche para el tráfico de aullidos.

Un aullido es un infante con un zurrón de cartas
a través de un país ocupado.
Y se arrastra, aunque nieve o llueva, y puede aparecer
de pronto en la puerta
de la última casa, de la última habitación
—lo hemos visto acercarse durante tanto tiempo,
avanzando en secreto siempre bajo las púas—.

Tememos la noticia de que nuestra carne
haya sido puesta y retirada del asador
sin que nos invitaran a probar, sin estar presentes
como Dios manda en un acto tan definitivo.
Y nos quedamos mirando hacia el vano de la puerta
sin creer, sin saber si quizás con un buen caballo
hubiéramos cruzado a tiempo
la noche, el país que nos separaba.

Del poemario ‘Llamadme Libertad’, premio Dulce María Loynaz 2016

Sobre el autor

Francis Sánchez

Francis Sánchez

Francis Sánchez (Ciego de Ávila, 1970), escritor y editor, pertenece al grupo de intelectuales avileños católicos que en 1997 fundó la revista Imago. Entre otros libros, ha publicado “Cadena perfecta” (cuento), “Nuez sobre nuez” (poesía), “Un pez sobre la roca” (poesía), “Caja negra” (poesía) y “Extraño niño que dormía sobre un lobo” (poesía). Es miembro fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba desde 1998. Premio Dulce María Loynaz 2016. Junto a Ileana Álvarez González, edita desde Cuba la revista digital independiente Árbol Invertido.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami