Neo Club Press Miami FL

Dentro del cuchitril

 Lo último
  • Palabras escritas en la arena por un inocente                   Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No...
  • Desintegración de la fe para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato...
  • Café con leche                   Es posible que no sepas todavía que los que se quedaron viajan en los mismos trenes tras los mismos barrotes en...
  • Soneto del robot                   Robot que en largas tardes he crecido a la sombra del árbol de la urgencia, que vuelve todo fuga e inconsciencia...
  • Escrito en las estrellas                   Obediente corre el río hacia la mar que lo devora, empujada por el viento se deja llevar la nube, de casa...

Dentro del cuchitril

Dentro del cuchitril
junio 05
18:20 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro del cuchitril sin ventanas aumento
el ayer donde giro y tramo explicaciones.
No salgo de aquí, el ayer, lleno de sospechas.

Debo creer el porqué no haber fundado, al pasar,
sobre cada mosaico, una ciudad antigua.
Digo que este es el precio por no subirme
sobre el primer caballo al que temió mi padre.
En una de esas Alejandrías —planifico— tendríamos un puerto
abierto sólo de noche para el tráfico de aullidos.

Un aullido es un infante con un zurrón de cartas
a través de un país ocupado.
Y se arrastra, aunque nieve o llueva, y puede aparecer
de pronto en la puerta
de la última casa, de la última habitación
—lo hemos visto acercarse durante tanto tiempo,
avanzando en secreto siempre bajo las púas—.

Tememos la noticia de que nuestra carne
haya sido puesta y retirada del asador
sin que nos invitaran a probar, sin estar presentes
como Dios manda en un acto tan definitivo.
Y nos quedamos mirando hacia el vano de la puerta
sin creer, sin saber si quizás con un buen caballo
hubiéramos cruzado a tiempo
la noche, el país que nos separaba.

Del poemario ‘Llamadme Libertad’, premio Dulce María Loynaz 2016

Sobre el autor

Francis Sánchez

Francis Sánchez

Francis Sánchez (Ciego de Ávila, 1970), escritor y editor, pertenece al grupo de intelectuales avileños católicos que en 1997 fundó la revista Imago. Entre otros libros, ha publicado “Cadena perfecta” (cuento), “Nuez sobre nuez” (poesía), “Un pez sobre la roca” (poesía), “Caja negra” (poesía) y “Extraño niño que dormía sobre un lobo” (poesía). Es miembro fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba desde 1998. Premio Dulce María Loynaz 2016. Junto a Ileana Álvarez González, edita desde Cuba la revista digital independiente Árbol Invertido.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami