Neo Club Press Miami FL

Dentro del cuchitril

 Lo último
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...
  • Celda número cero (XIX)                   Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en...
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....

Dentro del cuchitril

Dentro del cuchitril
junio 05
18:20 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dentro del cuchitril sin ventanas aumento
el ayer donde giro y tramo explicaciones.
No salgo de aquí, el ayer, lleno de sospechas.

Debo creer el porqué no haber fundado, al pasar,
sobre cada mosaico, una ciudad antigua.
Digo que este es el precio por no subirme
sobre el primer caballo al que temió mi padre.
En una de esas Alejandrías —planifico— tendríamos un puerto
abierto sólo de noche para el tráfico de aullidos.

Un aullido es un infante con un zurrón de cartas
a través de un país ocupado.
Y se arrastra, aunque nieve o llueva, y puede aparecer
de pronto en la puerta
de la última casa, de la última habitación
—lo hemos visto acercarse durante tanto tiempo,
avanzando en secreto siempre bajo las púas—.

Tememos la noticia de que nuestra carne
haya sido puesta y retirada del asador
sin que nos invitaran a probar, sin estar presentes
como Dios manda en un acto tan definitivo.
Y nos quedamos mirando hacia el vano de la puerta
sin creer, sin saber si quizás con un buen caballo
hubiéramos cruzado a tiempo
la noche, el país que nos separaba.

Del poemario ‘Llamadme Libertad’, premio Dulce María Loynaz 2016

Sobre el autor

Francis Sánchez

Francis Sánchez

Francis Sánchez (Ciego de Ávila, 1970), escritor y editor, pertenece al grupo de intelectuales avileños católicos que en 1997 fundó la revista Imago. Entre otros libros, ha publicado “Cadena perfecta” (cuento), “Nuez sobre nuez” (poesía), “Un pez sobre la roca” (poesía), “Caja negra” (poesía) y “Extraño niño que dormía sobre un lobo” (poesía). Es miembro fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba desde 1998. Premio Dulce María Loynaz 2016. Junto a Ileana Álvarez González, edita desde Cuba la revista digital independiente Árbol Invertido.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más
  Armando Añel

El poeta está de guardia

Armando Añel

La irreverencia de la perspectiva y el lenguaje, narrativa lúdica donde la forma cabalga el contenido y ambos desembocan vertiginosamente en la anécdota, caracteriza a El guardián en la batalla,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami