Neo Club Press Miami FL

Despedazando los azares

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

Despedazando los azares

Despedazando los azares
Mayo 16
10:53 2017

¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre estos niveles de realidad discurre la novela de Rafael Vilches Proenza, ofreciendo la parte más descarnada de la vida estudiantil, los momentos en que estos inmediatos adultos descubren el amor, el sexo, el odio, la felicidad; en que comienzan a cuestionarse el presente a partir del dramático cuestionamiento de su pasado; la pérdida de una inocencia (quizás ya desflorada entre las sábanas del ayer) en un ambiente para ellos de hostilidad y desamparo, comenta Manuel Navea Fernández sobre Ángeles desamparados (Neo Club Ediciones, Miami, 2017).

Y nada más cierto. Sigue siendo el pasado mucho más cercano tal vez que el propio presente; sigue siendo el pasado el caldo de cultivo para lograr entretejer toda una trama que un día nos acompañó y, pasadas quién sabe cuántas gaviotas por el mar y cuántos discursos mal intencionados de directivos escolares, hoy aún nos siguen acompañando, solo que con otros ribetes más rimbombantes y camuflados con palabras dulcificadas por un heroísmo que constantemente llama al degüello, a una épica muy alejada de la realidad circundante.

En Ángeles desamparados, como toda obra que se respete, la búsqueda incesante es el asunto central. Su autor se plantea un tema, no importa cuán lejano o cerca pueda estar, y lo explota con los elementos de navegación propios de su oficio: el lenguaje. La hoja en blanco, para él, es un continente fascinante que, a pesar de la peligrosidad que este refleja, se enfrenta a él con la hidalguía de un Quijote presto a la victoria, y lo logra con destreza de estilo y eficacia técnica. La búsqueda, en ocasiones, parece no tener fin, pero él sabe que lo que busca –o buscamos todos en momentos determinados de la vida– es algo que sabemos dónde está escondido y nos vanagloriamos de su encuentro: de ese único instante que la vida nos reserva a través de la palabra escrita.

Esta novela es eso: un libro de búsqueda, pero, sobre todo, de interrogantes que nos dan la respuesta perfecta para empezar a perdernos, para decirlo de alguna forma, entre los laberintos de sus propias historias ¿juveniles? Muchos deambulan entre los intersticios de estas historias; intersticios que son una herida abierta donde seguramente con un guiño de ojo y algo de disimulo nos reconoceremos todos.

En ella alguien, desde lo más profundo de sus desencuentros, se pregunta y nos pregunta si hemos estado becados; si hemos asistido, aun contra nuestra voluntad, a una escuela al campo; si hemos sido alguna vez expulsado por no cumplir con los designios del director de turno o de algún que otro profesor caprichoso; si hemos sido capaces de fornicar bajo las escaleras o en el mismísimo dormitorio a la vista de las demás muchachitas y los profesores de guardia, siempre al acecho de la sombra de los demás; y también, por qué no, si hemos visto el mar. Figuras emblemáticas con las que Vilches construye atmósferas, un mundo –del que nos hace partícipe– poblado por seres de su mitología íntima. Por eso, las distintas historias que estructuran esta novela, más que simples historias de vida, son fabulaciones que narran por medio de la acumulación de imágenes y experiencias únicas esos extravíos que puede tener la conciencia en los paisajes más íntimos del alma. Son estas historias, si así se quiere, una reflexión desgarradora del existir, una búsqueda azarosa del origen a través de las palabras.

Ángeles desamparados le abrirá los ojos no solo a los lectores, también a la noche y a cada comienzo del alba, y consumirá el vestigio de los que la abriguen en su remanso, porque nada logrará apartarlos de su siniestro silencio; de ese silencio que canta en sus páginas a través de sus personajes destilando las cosas sentidas en el mismo estado de estimación de lo mítico.

He aquí, amigos, un pasado hecho presente que alude a un espacio que se sitúa más allá del individuo, de la propia persona que no solo aparece sino que desaparece, y es a partir de ahí donde comienza la búsqueda del que fuimos, también del que somos y habitamos sobre estas calles atiborrados de silencios y con la esperanza hundida en los bolsillos.

http://puentealavista.org/2017/05/rafael-vilches/

Sobre el autor

Luis Pérez de Castro

Luis Pérez de Castro

Pérez de Castro (Pinar del Río, 1966) es historiador, abogado, narrador y poeta. Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos 'Nostalgia del cíclope' (Ed. Libre Idea 2004), 'Mientras arde en silencio mi voz' (Ed. Capiro, 2006) y 'Epístolas de un loco' (Ed. Mecenas, 2007), y los poemarios 'Confesiones del Abad' (Ed. Matanzas, 2005) y 'Testimonio del Pagano' (Ed. Unicornio, 2007). Ha obtenido, entre otros, los premios Mercedes Matamoros, 2003; Félix Pita Rodríguez, 2006; Farraluque, 2007, y el Primer Accésit certamen de relato breve LGTBI, Premios Lorca, España, 2013. Reside en Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami