Neo Club Press Miami FL

Después de hallar los narcisos cortados

 Lo último
  • No me hables más                   El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia...
  • Como un sueño holandés devorado por su vanidad pongo en la mano del poeta / vecino el sol de mi patio interior/ y no resiste. Luis Yuseff   Poetas, qué miseria la nuestra, aquí...
  • Epílogo                   Soy el que imitó a Xolotl, a quien le hicieron la peor caricatura del siglo, y cuando bajaba las escaleras le...
  • Jiribilla Así es como termina el mundo, no con una explosión sino con un lamento. T. S. Eliot                 Esta mañana al levantarme He...
  • Sonámbulo                   Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en...

Después de hallar los narcisos cortados

Después de hallar los narcisos cortados
enero 19
21:12 2017

 

Vosotros no sois máquinas, no sois ganado, sois Hombres.
Discurso de ‘El gran dictador’

 

 

 

 

 

 

Casi enano, mudo y más oscuro que transparente,
yo, un número cualquiera del infinito gueto,
me dirijo a ustedes
en esta, mi hora de intocable dictador de Tomainia.
Miren a lo alto —¡es una orden!—
en busca de la verdad completa…
pero ámense
por abajo como las raíces, y estírense
bajo toda la tierra, todo el tiempo,
he dicho.

Aquí, nervioso barbero
con manos que no paran de temblar,
hambriento, enfermo y prófugo
como quien sólo adora en secreto a una muchacha
después que he recibido un golpe en la cabeza
—ay, todo se me olvida y causo risa—,
he abierto accidentalmente los ojos
y estoy sobre la tribuna antes de la batalla.

¿Lo ven? Mi parecido no puede ser mayor
con el Otro, el de ojos de tijera.
Es a él a quien han esperado
para que les contase la vida en cuadros negros
y blancos como los del ajedrez.
Por un sí suyo forman en líneas compactas
y atienden a mis labios, abriendo su apetito.

Es la hora. Todo me registra y escucha.
El sol se agarra al cielo
y el aire se detiene dentro de mi garganta.
¿Cómo no arrojar la fortaleza de sus corazones
para ayudarme a perseguir a una doncella, Hannah,
mi amor, la insignificante aguja en un pajar?
¿No fue vista por última vez entre las nubes?
¿Podremos conquistar otra limpieza
mayor que su inocencia borrada de los libros,
la rosa de sus pérdidas de peso, nombre y tierra?

En este día espero que me crean otra vez
con los ojos cerrados como al que nunca
se puede equivocar, el Otro, y me acompañen.
Lo prometo. No voy a recordar mañana
si van detrás de mí sólo por un error.

Del poemario ‘Llamadme Libertad’, premio Dulce María Loynaz 2016

Sobre el autor

Francis Sánchez

Francis Sánchez

Francis Sánchez (Ciego de Ávila, 1970), escritor y editor, pertenece al grupo de intelectuales avileños católicos que en 1997 fundó la revista Imago. Entre otros libros, ha publicado “Cadena perfecta” (cuento), “Nuez sobre nuez” (poesía), “Un pez sobre la roca” (poesía), “Caja negra” (poesía) y “Extraño niño que dormía sobre un lobo” (poesía). Es miembro fundador de la Unión Católica de Prensa de Cuba desde 1998. Premio Dulce María Loynaz 2016. Junto a Ileana Álvarez González, edita desde Cuba la revista digital independiente Árbol Invertido.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami