Neo Club Press Miami FL

Día de San Valentín

Día de San Valentín

febrero 14
22:32 2011

 

eros_y_psique_III1Hoy el mundo occidental celebra lo que la tradición denomina como Día de los Enamorados o de San Valentín. Una festividad que, como todas las que provienen de las inasibles y numinosas regiones del inconsciente, tiene unos orígenes inciertos que se pierden en la noche de los tiempos.

Con las efemérides de los enamorados ocurre como con la del nacimiento de Cristo, se funden y confunden en la fecha rituales propios del más ancestral paganismo.

Así la Iglesia primitiva, en su sabiduría, supo absorber en lugar de reprimir los ritos paganos existentes que desde las más remotas eras habían celebrado por esas fechas el solsticio de invierno y la llegada de la primavera, la resurrección desde el inframundo, el triunfo de la luz sobre las tinieblas. La fiesta pagana más estrechamente asociada con la Navidad pudiera ser, quizá, la de las decembrinas saturnales en Roma con sus siete días de bulliciosas diversiones, orgías y banquetes, relacionadas con las divinidades agrarias y la manifestación de las buenas cosechas. Al mismo tiempo y en ese sentido, se celebraba también por esas fechas en el norte de Europa la fiesta de invierno, conocida como Yule, y en la que se quemaban grandes troncos de árboles adornados con ramas y cintas en honor de los dioses, para conseguir que el Sol no dejara de brillar con fuerza y los frutos fueran abundantes.

Asimismo, se estima que el Día de San Valentín es una celebración cristianizada del paganismo, debido a que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor en la figura de Eros, a quien los romanos llamaban Cupido, y en esa celebración se pedían los favores del dios endulzándole mediante ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado o amante ideal. Por otro lado, existió también una tradición entre adolescentes romanos de practicar una fiesta derivada de los ritos en adoración del dios Lupercus, deidad de la fertilidad que se celebraba el día 15 de febrero y que consistía en una especie de sorteo mediante el cual cada chico escogía el nombre de una joven que se convertiría en su compañera de diversión erótica durante todo un año.

Sin embargo, otras fuentes aseguran que el origen de la historia del Día de los Enamorados está en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido y se prohibía además el matrimonio de los soldados, puesto que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados, porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias y que, por lo mismo, nada tenían que perder a la hora de enfrentar al enemigo. Es en esas circunstancias que emerge la figura de San Valentín, sacerdote cristiano que ante semejante discriminación decide casar a los soldados bajo el ritual cristiano a escondidas de las autoridades romanas. Valentín, a quien se le atribuyen milagros como el de devolver la vista a la hija de uno de sus perseguidores, terminaría en prisión por desobedecer las leyes romanas y subsiguientemente ejecutado nada menos que un 14 de febrero, por lo que posteriormente, oficializado el cristianismo, se le canonizó como patrón de los enamorados.

Cualquiera que haya sido el origen, lo cierto es que, efectivamente, San Valentín ha devenido en el santo que rige el amor y la amistad, en el patrón de los enamorados y los amigos, de todos aquellos que buscan pareja o quieren permanecer con la que ya tienen, y de los que endulzan sus existencias mediante el cultivo o búsqueda de la amistad. Un día y un santo, sin dudas, para estimular la concordia que adviene de intercambios civilizados entre los unos y los otros, y en que el odio parece ocultarse, difuminarse allá en las regiones del inframundo donde una vez los antiguos quisieron confinarlo mediante la práctica de insospechados rituales.

Nota del editor: Una versión aumentada y actualizada de este artículo puede encontrarla el lector en Martí Noticias

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es vicepresidente del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio (Capítulo del PEN Internacional de Londres). Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más