Neo Club Press Miami FL

Dilma, chocolates en la máquina del tiempo

Dilma, chocolates en la máquina del tiempo

febrero 02
00:31 2012

1-11_chocolatesDilma Rousseff, abrumada por el peso de la Historia, se ha ido a regalarle chocolates a Fidel Castro. Se ha puesto finalmente al volante de la máquina del tiempo, ¿y ante semejante privilegio a quién le importa un derecho humano más, un derecho humano menos?

Minucias. Bombones. Todo ello regado por el morbo de esa interminable muerte anunciada. Poder descorrer los velos del misterio que envuelve la ya prolongada agonía de Fidel Castro, estar unas horas con la momia del Kremlin, evaluar de primera mano su condición física (tal vez tiene el secreto para no morirse nunca), también ha sido una tentación para Dilma, como antes lo fue para Lula. Además de resultar una suerte de premio gordo mediático, o de certificado de autenticidad, para la izquierda simbólica.

Sí, finalmente no sólo se trataba de negocios. Dice la televisión brasileña que el hermano mayor le dio a Dilma, a cambio de los chocolates, su biografía en dos volúmenes, y que “pese a su salud debilitada (…) está preocupado por la situación de Haití”. ¿Haití, además de las genialidades de Hugo Chávez, también ocupa el tiempo libre de la momia?

Así que a viajar al pasado se fue Dilma a La Habana, dando por descontado el tema de los negocios. Su boleto para subirse a la máquina del tiempo le ha costado a la presidenta unos cuantos puntos de crédito, pero a fin de cuentas, desde la perspectiva de la izquierda simbólica, valió la pena. La sonrisa de Castro frente a los chocolates bien vale una misa. Y la biografía en dos volúmenes, buena para matar incautos dejándola caer sobre sus cabezas.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más