Neo Club Press Miami FL

Dilma, Lula y los derechos izquierdos

Dilma, Lula y los derechos izquierdos

febrero 01
16:19 2012

1-11_dilmaaLa izquierda, criatura devorada por sus propios símbolos, también puede hacer negocios, como han demostrado Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousseff con sus visitas a Cuba. ¿Qué mejor país para esgrimir ambas razones, la ideológica y la comercial?, pensará una defensora de los derechos izquierdos como la actual presidenta brasileña. Lo que se llama matar dos pájaros de un tiro de la misma vieja escopeta.

En 2008, Lula firmó en Cuba acuerdos en biotecnología, para la exploración de petróleo en aguas cubanas y la construcción de una fábrica de lubricantes, entre otros. Asimismo, el ex mandatario extendió considerables créditos al castrismo –estimados por la prensa brasileña de entonces entre los 600 y los 800 millones de dólares–, que supuestamente iban a utilizarse en la compra de alimentos a Brasil, para ampliar y modernizar la planta de níquel de Moa, etcétera. Ahora, Rousseff ha suscrito con Raúl Castro trece acuerdos en las áreas científica, técnica y tecnológica. Tampoco la maltrecha industria azucarera cubana escapó al ojo avizor de la visitante; ya Brasil se hace cargo del desastre castrista plantando bandera en un primer central isleño, ubicado en Cienfuegos.  Para lo que ha quedado “el azúcar para crecer”.

La presidenta se ha comportado en Cuba como una aprendiz aventajada del régimen anfitrión. La prensa extranjera acreditada en la isla ni siquiera tuvo acceso a su despedida, dado que la cobertura informativa de ese acto fue cancelada el martes. Demasiadas preguntas indiscretas flotando en el aire.

De Lula no cabía esperar un solo gesto de solidaridad con el pueblo cubano, esto es, con ese sector del pueblo cubano que se atreve a expresarse libremente y que, por lo tanto, es el único del que se puede saber a ciencia cierta cómo piensa: la disidencia. Ya en 2003, tras el encarcelamiento de 75 activistas pacíficos y la ejecución de tres jóvenes que intentaban escapar de la Isla, Da Silva, que comenzaba su mandato, dio un espaldarazo al castrismo yendo a entrevistarse con su máximo representante. Y ahora Dilma, luego de la muerte del opositor Wilman Willar, y cuando la dictadura se atrinchera minuciosamente en su línea de contención más represiva, ignora olímpicamente los derechos humanos de los que se proclama defensora. Para derechos, los izquierdos. Es lo que hay.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami