Neo Club Press Miami FL

Donald Trump, el as de los demócratas

 Lo último
  • Revitalizar la Doctrina Truman   Los resultados del viaje de Donald Trump al Oriente Medio y a Europa son bastante confusos. Afirmar en Arabia Saudita que Estados Unidos no se propone decirle a ningún...
  • El retiro de Ileana Ros-Lehtinen La congresista Ileana Ros-Lehtinen, de 64 años de edad, dio a conocer este fin de semana su retiro del Congreso, anuncio oficializado este lunes en conferencia de prensa. Luego de...
  • Biscet, premio al Liderazgo Internacional 2017 En Washington, ayer miércoles, el Instituto Congresional de Liderazgo Hispano (CHLI) entregó al opositor y médico cubano Oscar Elías Biscet, fundador del Proyecto Emilia para restaurar la democracia en Cuba...
  • Rubio Comments on President’s Budget Blueprint   Washington, D.C. – U.S. Senator Marco Rubio (R-FL) issued the following statement regarding President Trump’s 2018 budget blueprint: “The president’s budget reflects what his administration’s priorities are. I am...
  • Congresistas cubanoamericanos apoyan a los dreamers   El congresista republicano por la Florida, Carlos Curbelo, apoyado por los también representantes cubanoamericanos Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, presentó este viernes un proyecto de ley que daría estatus...

Donald Trump, el as de los demócratas

Donald Trump, el as de los demócratas
septiembre 03
03:18 2015

 

¿Por qué Donald Trump, el candidato presidencial y magnate inmobiliario, no califica como un verdadero republicano? La pregunta no es retórica y su contexto está en condiciones de influir en el presente y el futuro de Estados Unidos. Porque no se trata solo de que Trump pueda alcanzar la presidencia en 2016, lo cual resulta bastante improbable, sino de que su presencia en la carrera pueda influir al punto de darle la victoria, indirectamente, a demócratas radicales frente a candidatos moderados como Jeb Bush.

¿Trump es un candidato fantasma? Intentaré responder esta y la anterior interrogante en las líneas que siguen.

Lo primero a señalar es la inseguridad, o el oportunismo —el lector escoja de estas dos señas de identidad la que mejor le parezca—, con que Trump ha abordado sus preferencias políticas desde la primera vez que se inscribió como votante. De acuerdo con la Junta de Elecciones de Nueva York, Trump ha cambiado su afiliación de partido en cinco ocasiones desde su registro como republicano en Manhattan, en 1987. En realidad, ha cambiado de bando nada menos que seis veces. Esto, que pudiera pasar como un asunto menor —la inseguridad o el oportunismo— cuando se trata de ciudadanos sin responsabilidad pública, se convierte en un problema mayor cuando hablamos de políticos que pudieran estar al frente de un país como Estados Unidos.

Como demuestran los registros, Trump fue demócrata entre los años 2001 y 2009, el mayor tiempo continuo en que estuvo como votante registrado, con diferencia respecto a sus etapas republicanas e independientes. “Me identifico en algunos aspectos como un demócrata”, dijo el magnate a MSNBC en julio de 2015. En 2004, le había dicho lo mismo a CNN.

Cabe apuntar que entre los beneficiarios de las donaciones demócratas de Donald Trump ha figurado, según señaló The Washington Post en 2011, una llamativa lista de enemigos radicales de los republicanos: sobresalen Nancy Pelosi, Hillary Clinton y Charles Rangel. Ojo, Charles Rangel, un abierto defensor del régimen de Fidel Castro en Washington. Según los registros, Trump donó $1.3 millones entre 1989 y 2011. El 54 por ciento de ese dinero fue a parar a manos de políticos demócratas.

Pero estos no son los únicos datos que hacen de este aspirante un falso republicano.

Trump se ha vendido siempre como un defensor de la libertad económica, pero su política anunciada de imponer aranceles más altos a los productos extranjeros, incluyendo, por ejemplo, un impuesto del 35% sobre los vehículos Ford que se ensamblan en México para la venta en Estados Unidos, constituye un despropósito en términos de libre intercambio, competencia desleal que puede encarecer los precios para los consumidores, desatar una guerra comercial que afectaría las exportaciones —en las cuales se apoya uno de cada seis empleos en Estados Unidos— y desalentar la innovación y la creatividad. El proteccionismo económico que alienta Trump caracteriza al nacional-populismo que sospecha de, o ataca abiertamente a, la sociedad del libre comercio, una de las esencias del capitalismo moderno. Así, Trump se coloca en las antípodas de un Ronald Reagan, quien no estaba dispuesto a que el contribuyente pagara más de lo justo al adquirir un producto encarecido por la imposición de tarifas arancelarias.

Para colmo, Donald Trump apoya aumentos masivos de impuestos a los más ricos —lo cual, como todo republicano sabe, por efecto dominó desestimula la creación de empleo y riqueza— y un sistema de salud al estilo canadiense, es decir, en línea con el primitivo Obamacare que en su momento intentara establecer el actual presidente. Por supuesto, en este apartado, y de cara a la base republicana, Trump no se atreve a llamar a las cosas por su nombre —públicamente, se declara enemigo del Obamacare—, pero lo que busca en el fondo, como buscaba Obama, es que el gobierno financie totalmente la sanidad pública, es decir, que el gobierno aumente todavía más los impuestos sobre los salarios de los ciudadanos, que somos los que en definitiva pagaríamos la supuesta “gratuidad universal”. Todo esto en línea con la esencia estatista del ala más radical del Partido Demócrata.

Por añadidura, al menos en una ocasión el magnate se ha posicionado a favor del aborto, un visión u opción que lo aleja definitivamente del campo republicano, que es por definición pro-vida.

¿Es Donald Trump un candidato fantasma, una carta oculta al servicio del Partido Demócrata o, más específicamente, del matrimonio Clinton? No lo sabemos. Pero tampoco hace falta. Porque aquí no se trata de echar mano a teorías conspirativas, sino de comprender que su autoritarismo, su ambivalencia conceptual y su deplorable sentido del espectáculo están erosionando las bases republicanas en este periodo pre-electoral. Ya sea porque puede alcanzar la presidencia —lo más improbable—, ya sea porque puede dársela a un candidato radical demócrata atrayendo votos republicanos hacia su candidatura independiente (la variable más viable), Trump se ha vuelto un problema a tener en cuenta. Él fue el único candidato que en el primer debate republicano reconoció que estaba preparado para correr como independiente, y, a pesar de su reciente pacto firmando lo contrario,  lo hará en caso de que lo considere imprescindible.

Consciente o no, escondido o no, Trump es el as con el que secretamente cuenta el Partido Demócrata para ganar en noviembre de 2016.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

4 comentarios

  1. roberto
    roberto septiembre 03, 17:42

    Armando, teoricamente tienes mucha razon en lo que dices, pero en la practica las cosas no han funcionado asi. Presidentes como Nixon, han gobernado con agendas liberales, George Bush (padre) aumento los impuestos y los beneficios de seguridad social, y asi muchos otros republicanos han adoptado agendas democratas para gobernar. Por cambiar de partido no se le puede reprochar nada a Trump, muchos otros lo han hecho. Para citar ejemplos recientes te dire que Reagan fue democrata por treinta anos, Jesse Helms fue tambien democrata hasta 1971, asi como Condoleeza Rice y hay muchisimos ejemplos mas.Por supuesto, estoy de acuerdo con tu opinion sobre Trump como politico, pero no creo que descalifique como republicano. ese partido tiene mucha diversidad en su base y Trump atrae a cierto grupo, que yo diria son los rednecks extremistas, pero siempre se le pueden sumar los oportunistas de siempre. Saludos

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel septiembre 03, 21:26

    Gracias Roberto. Entiendo tu punto y lo comparto en un considerable porciento. La cuestión no es que yo critique a Trump por cambiar de partido, sino que me parece inquietante que lo haya hecho seis veces. Seis. Me parece que eso demuestra, cuando menos, algún tipo de inestabilidad o inseguridad sicológica.

    Reply to this comment
  3. roberto
    roberto septiembre 03, 23:14

    Inestabilidad psicologica seguro que la tiene, pero yo creo que los cambios de partido obedecen a sus intereses economicos. El ha desarrollado proyectos de vivienda financiados por los democratas y lo que el esta es atras del contrato, de ahi no solamente su cambio continuo, sino sus donaciones a impresentables como Rangel, que como quiera que se es un hombre con mucho poder en cieras zonas de Nueva York y a Trump le intereso penetrar economicamente esas zonas. El lo que siempre ha hecho es comprar esferas de influencia para hacer progresar sus inversiones.

    Reply to this comment
  4. Armando Añel
    Armando Añel septiembre 03, 23:46

    No lo descarto, Roberto, de hecho debería abrirse una investigación tras las declaraciones al respecto del propio Trump.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami