Neo Club Press Miami FL

Donde crece el vacío (IV)

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XV y final) La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,...
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...

Donde crece el vacío (IV)

Donde crece el vacío (IV)
noviembre 03
08:25 2016

 

Y aunque el pasado es un cuchillo que abre lentamente la memoria una ola cayó sobre mí, y me hizo sonreír sobre el muro del Malecón, volviendo a ser un hijo de Yemayá Olokún. No podía olvidar ese litigio de la vida en La Habana, y a pesar de los pesares, y de todo lo que se diga, No hay otra Habana. Me soy. Nadie escribe para otro. Y en este regreso ilegal tuve que empezar otra vez. Pero con disminución de la vista, dolores de muela, los viejos hongos en los pies y la rabia de un perro apaleado. ¿Dónde empezaba la mentira y la verdad familiar? Y otra ola cargada de salitre mojó mis zapatos. Por mi esfumada hija en París, pensé. Por lo peligroso de no tener nada que perder. Mientras un barco se alejaba del Morro, como el desasosiego de una novia semanal.

Donde crece el vacío (III)

En medio de los apagones sobreviví, sin aplaudir a los que nos hicieron daño. ¿Cómo apaciguar ese Oportunismo del tipo arrepentido, después de dividirnos, lanzar palos y piedras, mentarnos la madre y mearse en las ideas? ¿Quién se ha detenido ante el llanto del cordero? Tampoco se trata de una cacería de brujas, anfibologías, hipérboles. Sólo hay que dejar hablar a los demás, aunque el arrepentimiento sea el peor de los remedios caseros. Y seguí rehaciendo la vida en mi libreta. Dentro del container, a través del pasado que parecía juntarse en aquella Bahía. Todas las anécdotas de amor y guerra. De la mentada familia. Pensar en la familia no es lo mismo que retenerla. ¿Dónde crece salvaje y cuándo es disfuncional? Atado a esas historias que me inculcaron. Escribo de memoria sobre lo que me contaron de la familia de mi familia. Esa familia convencional, y también escribo de esa otra familia, de esa parte que no suelen contarnos. Pero la esencia no es como sucedieron las cosas, sino como pudieron suceder. A diestra y siniestra. Abrupto. De un golpe.

http://www.amazon.com/Donde-crece-el-vacio-Spanish/dp/1530246512/

El autor leerá fragmentos de la novela este 17 de noviembre, a las 7:00 p.m., en el hotel YVE (146 Biscayne Boulevard. Miami FL 33132)

 

15007682_10211520893479958_978772095_o

Sobre el autor

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro (La Habana 1962), escritor, editor, académico y promotor cultural, es también ingeniero forestal y diseñador. Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Paula de Allende, de la Universidad de Querétaro, en 1991, entre otros premios y reconocimientos, y su poesía ha aparecido en antologías de México, Cuba, España y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros poemarios, “Habitante provisional” (1994), “Cuarto menguante” (1998) y “Largo aliento” (2013). Recientemente, Neo Club Ediciones publicó su novela "Donde crece el vacío". Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami