Neo Club Press Miami FL

Donde el mármol se apiada de las islas

 Lo último
  • José Martí me escucha mientras llueve Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si...
  • El Punto Nemo Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le...
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....
  • Resolución                   me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en...
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...

Donde el mármol se apiada de las islas

Donde el mármol se apiada de las islas
abril 12
00:11 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Donde se pierden los soles
y el mármol se apiada de las islas
hay cien lunas de pasivas muecas
que ejercen la manía de velar la noche.

Hay planetas de azúcar, quietos, saludables
que engordan el cielo en mazapanes;
en memorias de algodón
en incipientes y dulces cadáveres
que rechazan el cansancio con tintineo de piernas.

Y se llenan las calles de viajeros insomnes
de caracoles con grandes pies como lenguas de ahorcado
de cucarachas celestes y ejércitos de mujeres voladoras.

Sobre el cielo granizado de dulces amarguras
los cadáveres de chocolate, de membrillo
con chambelonas verdes y risueñas, corren
a escalar la torre de las invocaciones
hasta la boca desmayada de los dioses,
chorrean la miel de sus arterias
en la hormiga de la voz, vuelan
a conseguir arañas rubias que presuman su destreza
de Penélope, sin olvidar los ojos lluviosos de la noche.

Donde el mármol se apiada de las islas
constantemente parten
aviones, barcos, trenes
hasta el fino grito de la estrella
hasta el mechero de aceite que no tiembla
y mariposas de incógnitas banderas
ululan después del último deseo.

Isla de Mambrú: 07-03-2005

Sobre el autor

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro nació en La Habana. Narradora, poeta, es Miembro Correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba-Exilio, Miembro Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE). Integra la Muestra Permanente de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía, y el comité editor de La Peregrina Magazín. Es Miembro de la Asociación Caribeña de de Estudios del Caribe, de la Unión de Escritores y Artistas del Caribe y de la Unión Hispanoamericana de Escritores. Ha publicado “No soy yo” en edición bilingüe (español y rumano), 2005; “Nueve cuentos para recrear el café” en edición bilingüe (español y francés), 2010; “Escaparate, el caos ordenado del poeta”, en 2011, y “Arreciados por el éxodo” en 2013. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Presentación del libro “EL PRESIDENTE”, de Carlos Alberto Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: