Neo Club Press Miami FL

Donde el mármol se apiada de las islas

 Lo último
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...
  • Miércoles de ceniza (I)                   Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito...

Donde el mármol se apiada de las islas

Donde el mármol se apiada de las islas
abril 12
00:11 2017

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Donde se pierden los soles
y el mármol se apiada de las islas
hay cien lunas de pasivas muecas
que ejercen la manía de velar la noche.

Hay planetas de azúcar, quietos, saludables
que engordan el cielo en mazapanes;
en memorias de algodón
en incipientes y dulces cadáveres
que rechazan el cansancio con tintineo de piernas.

Y se llenan las calles de viajeros insomnes
de caracoles con grandes pies como lenguas de ahorcado
de cucarachas celestes y ejércitos de mujeres voladoras.

Sobre el cielo granizado de dulces amarguras
los cadáveres de chocolate, de membrillo
con chambelonas verdes y risueñas, corren
a escalar la torre de las invocaciones
hasta la boca desmayada de los dioses,
chorrean la miel de sus arterias
en la hormiga de la voz, vuelan
a conseguir arañas rubias que presuman su destreza
de Penélope, sin olvidar los ojos lluviosos de la noche.

Donde el mármol se apiada de las islas
constantemente parten
aviones, barcos, trenes
hasta el fino grito de la estrella
hasta el mechero de aceite que no tiembla
y mariposas de incógnitas banderas
ululan después del último deseo.

Isla de Mambrú: 07-03-2005

Sobre el autor

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro nació en La Habana. Narradora, poeta, es Miembro Correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba-Exilio, Miembro Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE). Integra la Muestra Permanente de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía, y el comité editor de La Peregrina Magazín. Es Miembro de la Asociación Caribeña de de Estudios del Caribe, de la Unión de Escritores y Artistas del Caribe y de la Unión Hispanoamericana de Escritores. Ha publicado “No soy yo” en edición bilingüe (español y rumano), 2005; “Nueve cuentos para recrear el café” en edición bilingüe (español y francés), 2010; “Escaparate, el caos ordenado del poeta”, en 2011, y “Arreciados por el éxodo” en 2013. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami