Neo Club Press Miami FL

Donde el sonido del tiempo se diluye

 Lo último

Donde el sonido del tiempo se diluye

Donde el sonido del tiempo se diluye
mayo 13
14:48 2018

Según Homero, el hombre en sí es una réplica de todo lo antes dicho y de toda acción anterior, solo que cada toque debe de ser preciso, cada palabra debe cumplir su exacta función. Y en el poemario Juegos de rol (Neo Club Ediciones, 2013), Armando Añel logra con exacta precisión el toque lírico y cada verso, con su sobredosis de desgarramiento, cumple también su exacta función. Un saludable aire de renovación recorre esta poesía, la que abandona todo sendero apacible para eslabonar un discurso entrecortado, ríspido, aparentemente inconexo donde el autor establece una especie de diálogo textual con Dios y sus poetas o filósofos preferidos –Nietzsche, por ejemplo. Unos vivos, sufriendo junto a él el absurdo cotidiano que expresa en sus versos, otros muertos y que conforman esa larga lista llamada clásicos.

En estos cuarenta y seis poemas la realidad poética se disuelve porque la personalidad del hablante lírico está disuelta: no hay rostro único. De ahí que cada hablante, los que interactúan entre sí, se reconozca únicamente en la multiplicidad, cuando el yo, la comunicación o la propia acción, se vislumbran como realidades posibles. Cada imagen y metáfora están hechas como de una materia frágil, lo cual logra el derrumbe psíquico-emocional de los lectores. Como cuando se lee el poema Economía abierta, página 73, y cito:

dice

mamada francesa cincuenta pesos

clavada turca setenta

una hora a la cubana cien pesos

Y no tengo ni un quilo prieto.

Este encierra el regreso al mismo punto de la espiral, dibujando el círculo recorrido por los desplazamientos interiores del hablante lírico y obligándonos a una segunda lectura desde el primer poema –donde nos pone en contacto no solo con Nietzsche sino también con Octavio Paz y otros clásicos que nos sorprenderán durante la lectura.

El trayecto seguido a todo lo largo de los cuarenta y seis poemas es circular, hecho del vaivén entre pasado y presente, ciudad y campo, nostalgias e irrealidades. La naturaleza de esta experiencia queda explícita en el poema Lamentaciones, página 30, y cito:

cómo vago, ya no quiero mi país

terruño insólito, equidistante, en fuga

no tengo brújula ni dejo rastro ni me amparan

no sé qué es recordar lo que me viene a la memoria

(…)

la isla estará en mí, pero la isla no es la isla

a la manera en que el gusano nunca es la mariposa.

Pero las vueltas pueden ser infinitas a la espera de una respuesta que no será nunca definitiva. El mundo ambiguo, y en ocasiones dudoso, que se erige y se derrumba sucesivamente es la negación de toda palabra fija. Juegos de rol no propone una significación que podamos dar por acabada, ya que en él coexisten realidades creadas por la mirada de un hombre que responde a diferentes situaciones en el tiempo y el espacio: es así como en cada poema el amor, el absurdo, la vida y la muerte, vistos por un adolescente o viceversa, conviven con la visión casuística del adulto. La forma estructural y la historia dependen estrechamente de la conciencia humana, como se declara en Poema de amor, dedicado a Idabell Rosales, página 40, y cito:

desde tus labios

como bajo un árbol sagrado

prolifero

quemándome a tu sombra

soy la vegetación henchida…

Por lo tanto, la historia y los hechos que aún intervienen e interactúan entre sí no pueden ser preestablecidos, descansan sobre los procesos de la conciencia y estos son, ante todo, asociativos, como en el poema Penetración ideológica, página 46, y cito:

el compañero Tony Rico

tiene problemas ideológicos

fuma, bebe, come, tiempla

es decir

ha sido penetrado.

El lector tiene que estar sumergido en los hechos que se narran para captar las relaciones entre los acontecimientos, para reconstruir el tiempo propio de esta conciencia.

Juegos de rol arroja luz sobre una vertiente fundamental de la poesía –hasta el momento de esta reseña, para mí inédita– de Armando Añel: ser una escritura de la multiplicidad psíquica. En efecto, desdoblamiento y transmutaciones acompañan a los lectores, como si la única manera de acercarse a las personas fuese a través de las máscaras que las descomponen y que, en el fondo, en vez de ocultarlas, las reflejan con más exactitud. Este deseo de proyectarse en lo exterior, de objetivarse, lleva a Armando a su definición más precisa: solo a fuerza de intentar, a veces sin conseguirlo, ser lo otro (el otro), se puede ser único.

Libertad humana y poética son la impronta de Juegos de rol. La poesía que convive en su interior es una tentativa de darle sentido al caos cotidiano, de establecer límites que sin embargo ella misma reconoce inciertos y relativos, como patentiza el poema El juego, página 67.

Espiral invertida o viceversa, como he advertido, pero cierre total de una poesía que invita al desasosiego, al pensamiento abierto o abstracto, ya no importa, cuando llegas al final y te encuentras con una definición no consentida y sí arriesgada, como tiene que ser la poesía en toda su intensidad:

compra el Granma, ráscate, pela una mandarina

esas viles seducciones que añoran los conejos.

(…)

ponte en cuatro querida, ponte en cuatro

pues si te gustan los mariscos jódete.

Sin dudas, este es un libro donde la única verdad posible es el reflejo del caos que encierra, el abismo interior donde el vértigo se rehúsa a detenerse y nos reflejamos todos por igual.

Sobre el autor

Luis Pérez de Castro

Luis Pérez de Castro

Pérez de Castro (Pinar del Río, 1966) es historiador, abogado, narrador y poeta. Ha publicado, entre otros, los libros de cuentos 'Nostalgia del cíclope' (Ed. Libre Idea 2004), 'Mientras arde en silencio mi voz' (Ed. Capiro, 2006) y 'Epístolas de un loco' (Ed. Mecenas, 2007), y los poemarios 'Confesiones del Abad' (Ed. Matanzas, 2005) y 'Testimonio del Pagano' (Ed. Unicornio, 2007). Ha obtenido, entre otros, los premios Mercedes Matamoros, 2003; Félix Pita Rodríguez, 2006; Farraluque, 2007, y el Primer Accésit certamen de relato breve LGTBI, Premios Lorca, España, 2013. Reside en Cuba.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami