Neo Club Press Miami FL

Dos sistemas constructivos, dos mentalidades

Dos sistemas constructivos, dos mentalidades

Dos sistemas constructivos, dos mentalidades
abril 21
05:57 2015

Días atrás, estando fuera de Madrid y observando algunas construcciones medievales españolas, todas de piedra maciza, francamente inexpugnables –incluso lo son las que conozco erigidas en La Habana, Santiago de Cuba y San Agustín, en La Florida–, no sé por qué asocié esta manifestación de la cultura material con la burbuja constructiva que desde finales del siglo pasado y hasta 2008 tuvo lugar en España.

Me dije: evidentemente al español se le da muy bien eso de construir, de pegar piedras o ladrillos, o sea, el arte y la industria de diseñar y construir fortalezas imbatibles o templos consagrados al catolicismo… en otras palabras, de poner piedra sobre piedra en una suerte de “escalera al cielo”. Las construcciones medievales y coloniales españolas a mi juicio expresan eso: una ambición, una prolongación del afán del ser humano por inmortalizarse, un ansia de erigir fortalezas, palacetes e iglesias, para así tratar de alcanzar el mismísimo cielo. Una necesidad de trascendencia, más allá de la breve vida humana, por medio de esas obras eternas.

Sin embargo, las obras propias de la colonización británica en Norteamérica y, sobre todo, las correspondientes a la pujante expansión territorial norteamericana hacia el oeste y el sur (los llamados “fuertes”), no estaban sustentadas en la misma premisa de inmortalidad, o sea, de agradar a Dios creando un camino de piedra para llegar hasta él desde la pecadora tierra, o de permanecer en un determinado lugar por los siglos de los siglos, amén. Por el contrario, fueron obras transidas de un sentido de oportunidad, de inmediatez, de pragmatismo; en otras palabras: de objetividad. Todo ello en estrecha correspondencia con un capitalismo racional y eficaz que no puso su mirada en el cielo, sino en lo racionalmente posible en la tierra: allí y entonces.

Podrá decirse que la piedra caliza es un material abundante en España y menos abundante en algunas zonas de Norteamérica como, por ejemplo, La Florida. No obstante, la fortaleza española de San Agustín está hecha de este material traído expresamente desde España en galeones habilitados al efecto, mientras que los fuertes norteamericanos fueron –al menos los que he rastreado por internet– made by wood. Se podrá aducir que la madera era muy abundante en América del Norte y que por ello se usó y se sigue usando como material de construcción por excelencia en Estados Unidos, y es rigurosamente cierto, pero mi intención es revelar cómo la madera denota un sentido provisorio, de movilidad, de dinamismo, más apegado al vértigo de la modernidad capitalista: levantar en un pis-pas con costes muy bajos y desmantelar igual de rápido si el dinamismo del mercado lo exige. Entretanto, la piedra expresa un ansia de inamovilidad, de perpetuidad a través de las obras civiles, militares o eclesiásticas. Sin duda, algo muy distante de la eficacia capitalista y a la vez íntimamente conectado con el feudalismo, con un orden estamental que ya en las postrimerías del siglo XVIII comienza a caer en Europa, menos en España y Rusia.

Curioso. Sobre todo si lo contrastamos con el desigual desarrollo del capitalismo en España y sus colonias americanas, y los Estados Unidos. Conclusión: el pensamiento inmovilista español se puede rastrear desde su manera de construir fortalezas hasta su desempeño económico, político y, sobre todo, de las mentalidades en la actualidad, en contradicción con el pragmatismo y la objetividad americana, lo cual se traduce en su vertiginoso ascenso y progreso.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más