Neo Club Press Miami FL

E.A. Rivero: Un héroe cubano a quien su país abandonó

 Lo último
  • Historia de San Valentín o Día de los Enamorados   La influencia anglosajona en Occidente y el mundo en general ha hecho del Día de San Valentín, o Día de los Enamorados –que se celebra todos los 14 de...
  • Enemigo que huye…   Corría el año de 1865 cuando se produjo una pequeña conmoción durante el evento anual de la Academia de Medicina de Nueva York. Ocurrió cuando el diplomático ─en realidad...
  • José Martí y el primer avión cubano   La inventiva militar de los independentistas cubanos en la gesta contra el colonialismo español (1868-1898) fue inagotable: cañones de cuero y madera, minas, torpedos, todo tipo de innovaciones y...
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • Fidel Castro muerto: Legado y contralegado   La quiebra de la historia, resultado de la petit revolución bolchevique antillana: la revolución cubana de 1959, finalmente termina con la muerte de su hiper líder Fidel Castro, ocurrida...

E.A. Rivero: Un héroe cubano a quien su país abandonó

E.A. Rivero: Un héroe cubano a quien su país abandonó
enero 16
15:41 2016

 

Hace algunos días falleció en la ciudad de Washington, tras un desafortunado accidente en la calle. La muerte solitaria del doctor en Derecho en una calle de Washington no fue su verdadera tragedia. Su tragedia fue haber sobrevivido al país que ocupaba un lugar especial en su corazón.

La Cuba que recibió a E.A. Rivero cuando nació en 1928 estaba conformada por una sociedad que oscilaba entre la esperanza y el descontento. Hacia el comienzo de los años 30, cuando la política cubana alcanzó su punto de ebullición, el padre de E.A. había superado sus orígenes modestos y se había convertido en un periodista en ascenso.

Al haber nacido en años duros para su familia, E.A. forjó una personalidad fuerte y dominante. Su hermano Adolfo, siete años más joven, ingresó a una familia próspera y se convirtió en un príncipe.

Los hermanos compartían una pasión: la devoción por la res publica. Pero sus personalidades fervorosas los llevaron a enfrentarse.

Un héroe olvidado de Cuba que demostró templanza ante la adversidad ha fallecido en el anonimato en una calle de la capital de Estados Unidos

Como la mayoría de los jóvenes, E.A. y Adolfo, al igual que Fidel Castro, despreciaban a Fulgencio Batista y lucharon contra su régimen ilegal. E.A., quien fue compañero de Castro en la Universidad de La Habana, admiró las facultades de Castro, pero siempre se mantuvo escéptico. En cuanto a Adolfo, ingresó a la universidad y fue deslumbrado por el canto de sirena del comunismo.

El propio Castro surgió como oportunista y no como comunista. Se hubiese convertido en budista o sionista si alguna de esas doctrinas lo hubiesen llevado al poder. Pero en la Cuba de Batista la jugada lógica era inclinarse hacia el comunismo, y Castro celebró un alianza con este.

Cuando los hombres de Castro tomaron el poder en 1959, Adolfo se convirtió en parte del núcleo duro del régimen; E.A., por su parte, presintió que el Gobierno de Castro sería un desastre para el país y, con la misma energía, se volvió su oponente.

E.A. se sumó a las fuerzas clandestinas que peleaban contra Castro dentro de Cuba. En 1960, E.A. se dirigió directamente a la CIA con una solicitud urgente para oponerse al régimen de Castro, que estaba siendo apoyado abiertamente por la Unión Soviética.

La CIA lo alentó, pero el apoyo fue solo simbólico. Por su parte, los estadounidenses prefirieron trabajar con los anticastristas cubanos de Florida que les eran serviles, algo que no caracterizaba a los que combatían en Cuba.

Luego vino el desastre de Bahía de Cochinos. Una consecuencia poco conocida de aquel fiasco fue que terminó con la resistencia clandestina cubana en manos de la policía de Castro. En abril de 1961, E.A. fue arrestado en una importante redada llevada adelante por las fuerzas de seguridad de Castro.

Con E.A. cautivo, el régimen sometió a Adolfo a una prueba. En sus oficinas de la Juventud Comunista, Adolfo recibió la visita sorpresa de dos agentes de la Seguridad del Estado. Tras una charla preliminar sobre E.A., el agente de mayor rango le preguntó: “En su opinión, ¿qué debemos hacer?”.

Adolfo contestó sin vacilar. “Creo que deberíamos ponerlo ante un pelotón de fusilamiento. Con mi hermano, no hay arreglo. Nunca lo habrá”.

Su respuesta fue tan determinada que, como escribió más tarde Adolfo, incluso los funcionarios de seguridad “no podían mirarme a los ojos”.

Irónicamente, la recomendación de Adolfo salvó la vida de E.A. Si Adolfo hubiese suplicado por E.A., los hombres de Castro lo hubiesen ejecutado para disciplinar a los cuadros. La madre de E.A., quien viajó desde Florida para asistir al juicio, estaba segura que su hijo iba a ser condenado al escuadrón de fusilamiento. La ejecución era su destino, hasta que Adolfo la solicitó.

En vez de ser ejecutado, E.A. recibió una condena a 30 años de prisión. Tenía 33 años.

En octubre de 1979, 18 años y medio después de su captura, los Castro liberaron a E.A. y lo exiliaron. Todos los días, durante más de 18 años, las autoridades de la cárcel intentaron que les brindara información por la fuerza. Hasta el último día, querían saber los nombres de otras personas que trabajaron con el en la clandestinidad.

Lo encerraron en aislamiento; lo dejaron al borde de la inanición; simulaban su ejecución; lo pusieron en contacto con los “chivatos” de la prisión para que lo hicieran hablar. Y fracasaron con todo. Al final la gente de Castro lo liberó en un supuesto gesto de buena voluntad y afirmó en una declaración cortante que el “prisionero ya no era útil” para Cuba.

Cuando E.A. dejó la prisión encontró en su hermano un aliado. Adolfo, que a su manera era tan malhumorado como independiente, había sido purgado de las filas del Partido Comunista y estaba sufriendo del confinamiento en la “gran prisión”, la isla en sí.

E.A. luchó por la liberación de su hermano desde Cuba. En 1988, cuando Adolfo recibió una visa para poder salir del país, tomó un avión con destino a París. E.A. lo estaba esperando en el aeropuerto de Orly.

Desde ese momento y hasta la muerte de Adolfo en 2011, los hermanos vivieron en Estados Unidos —uno en Washington, y el otro en Miami— y su conexión fue indestructible.

Eran hombres modestos; respetados por quienes los habían conocido en Cuba, pero desconocidos para el resto, al que no le importaba su experiencia o conocimiento.

Más allá de cualquier decepción en su exilio, estaba viviendo en un país real, mientras que el pueblo cubano no.

En julio de 1989, el segundo al mando en Cuba, Raúl Castro, ofreció un análisis notable. Según reportó el diario Granma del 6 de julio, Castro dijo: “Es preferible que Cuba se hunda en el océano, como la Atlántida, antes de que sea corrompida, antes de que triunfen las fuerzas del capitalismo”.

Los Castro tomaron el poder en enero de 1959. Más de 47 años después, Fidel Castro dejó el poder de la misma forma en la que un profesor anciano se retira.

Dentro de unos años, la República de Cuba no será ni un recuerdo. Desde hace muchos años el país ya no es lo que E.A. Rivero, o cualquier otro exciudadano de la república, hubiesen reconocido como propio.

No se preocupe, Dr. Rivero, no es su culpa. Usted ha hecho su parte, y la hizo bien. Y se ha ganado su lugar en la eternidad.

———————————-

Traducido por Adam Dubove.

Sobre el autor

David Landau

David Landau

Desde los 20 años de edad David Landau es un escritor reconocido, al desempeñarse como jefe de redacción de The Harvard Carmesí y haber publicado el best-seller internacional "Kissinger: El uso del poder". Novelista, dramaturgo y editor, dirige la editorial Pureplay Press (www.pureplaypress.com), que ha publicado una docena de libros sobre Cuba.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami