Neo Club Press Miami FL

Ecología y tiranía: riman pero no armonizan

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Ecología y tiranía: riman pero no armonizan

Ecología y tiranía: riman pero no armonizan
noviembre 18
22:07 2016

 

Innumerables, y de amplio conocimiento público, son las catástrofes ecológicas ocurridas en Cuba durante los últimos decenios. Desde el arrasamiento de los árboles frutales que tuvo lugar en la periferia capitalina, a raíz de aquel bestial proyecto al que nombraron “Cordón de La Habana”, hasta los Pedraplenes, destructores de fauna y flora costeras. Desde la importación de la Claria, pez asiático que depreda todo lo vivo en ríos y lagunas, hasta los 50 focos, reconocidos por las propias fuentes oficiales, que en la actualidad contaminan las aguas (otrora potables) de la habanera cuenca del Almendares, vertiendo inmundicias de múltiples y diversas industrias, almacenes, talleres, unidades de salud, vaquerías y establecimientos de comercio, entre otras entidades del régimen.

En su libro ‘Amigos que ya no están’, Luis Báez, quien fuera un destacado amanuense de nómina para la dictadura, reprodujo un testimonio del general de división Néstor López Cuba, donde éste daba cuenta del modo en que Fidel Castro y él se entretenían tumbando a cañonazos las palmas reales (considerado el árbol nacional), en la zona de Managua, cerca de la capital. Allí no quedó una palma en pie, aseguraba López Cuba como quien cuenta un chiste.

Coincidentemente, en aquella misma zona de Managua está ubicada la finca Alcona, feudo personal de Guillermo García Frías, uno de los llamados “Comandantes de la Revolución”, donde corre en grande el dinero de magnates nacionales y de turistas extranjeros en las apuestas para las peleas de gallos, prohibidas para los cubanos corrientes, pero que allí campean en un emporio de ilicitudes, no sólo con el visto bueno del régimen, sino incluso con el apoyo de fuerzas armadas destinadas a preservar el buen curso de la sangrienta diversión.

El opositor cubano Guillermo Fariñas ha dejado constancia escrita de su participación como miembro del Batallón de Protección a esta Valla de gallos en Managua, frecuentada por generales y comandantes de la Revolución. Por cierto, en su entrada hay un letrero que la anuncia como Club Gallístico Deportivo. Todo un aporte de jerga a la subcultura cantinflesca de América Latina.

Pero ahora resulta que los caciques de la Isla han mutado para defensores de la ecología y los derechos de los animales, por más que todavía no se animen a reconocer el derecho de las Damas de Blanco a caminar por las calles con gladiolos en las manos.

En más de una ocasión la vocera oficial Mesa Redonda, de la televisión cubana, ha dedicado su espacio a criticar y denunciar el maltrato que sufren los animales en el país, por parte de individuos particulares, claro está. Y el periódico Granma Internacional también, no más faltara. No hace mucho, colocaba un par de preguntas en el aire: ¿Tienen derecho los seres humanos a maltratar a otras especies vivas? ¿Cuánto se daña a sí mismo quien abusa de los animales?

¿Estarían dirigidas esas preguntas de Granma a Guillermo García y a los militarotes peleadores de gallos en la finca Alcona? Y cuando los panelistas de la Mesa Redonda abogan porque se les permita a los animales actuar a tono con su comportamiento esencial, ¿no les habrá venido a colación ni por un segundo la especie de bípedos racionales que conforman los opositores de la Isla?

Por supuesto que también este programa televisivo ha dedicado emisiones a los presuntos esfuerzos que desarrolla el régimen por la preservación del medio ambiente. Se habló allí de la Ley No.81 de Medio Ambiente, aprobada en 1997, y notable por sus insuficiencias y mediocridades -tal vez por eso se viola diariamente, a toda hora. Asimismo han invitado al Director del Cuerpo de Inspección y Control de la Oficina de Regulación Medioambiental y Seguridad Nuclear del Ministerio Ciencia, Tecnología y Medioambiente, para que reiterase que el objetivo de la estrategia ambiental cubana es indicar las vías más idóneas para preservar y desarrollar los logros ambientales alcanzados por la Revolución.

¿Acaso a ese señor con un cargo tan largo le habrán pasado por la mente los Pedraplenes o en el Cordón de La Habana o los 50 focos de la cuenca del Almendares?

“Exigimos una campaña legal contra quienes propagan mentiras políticas deliberadas y las diseminan a través de la prensa”. Esto no se ha dicho en la Mesa Redonda ni en Granma, pero igual pudieron decirlo y luego quedarse tan frescos, pues, de hecho, lo dijo Adolf Hitler, en 1920, refiriéndose, claro, a los demás.

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami