Neo Club Press Miami FL

Egipto y Cuba, ¿miedo a un paralelo?

Egipto y Cuba, ¿miedo a un paralelo?

febrero 10
22:34 2011

egiptoAl instante de redactar estas cuartillas, el mundo esperaba el anuncio de que Mubarak cedería a las presiones. Finalmente, al parecer las demandas de los insurrectos metropolitanos que por más de dos semanas han ocupado la Plaza Tahrir, y otras importantes áreas de la ciudad de El Cairo, iban a hacerse realidad.

El rumor de la dimisión del longevo mandatario se insinuaba como un acto inaplazable (lo que a último momento ha venido a convertirse en una estafa, pues Mubarak anuncia que sólo pretende transferir un corto número de poderes a su vicepresidente), y es lógico que la esperanza de un Egipto redimensionado atrapara a muchos.

Un entusiasmo que en otras latitudes todavía resulta imposible disfrutar, y que me motiva la pregunta de cómo lo tomarán en La Habana si de una vez el jerarca egipcio se retira, lo que a la larga se presenta como un acto inevitable.

Mal ejemplo para la geriatría criolla que millares de ciudadanos se atrincheren y consigan que sus demandas se escuchen. Y aunque la duda asalta, provocando reservas en cuanto a si Mubarak sale del juego o no (lo que no sucede por ahora); en cuanto a si se trata de una mera formalidad para ganar tiempo (lo que vino a producirse); o si es un autogolpe; o si se trata de una estrategia del alto mando del ejército, ese que “asegura estar de parte de los quieren un nuevo país”, no es menos cierto que a los regímenes dictatoriales ha de asustarles en grado sumo el que miles de personas, sobre todo jóvenes, hayan puesto contra la pared al que fuera hombre fuerte dentro del mundo árabe.

Imagino la retahíla de justificaciones que darán los más “avezados” en este tipo de procesos, incluso con visos científicos y bordaduras del ideario de Marx y de Martí. Y concluirán, como viene haciéndose habitual en el verbo y la caligrafía de los voceros al servicio de la obra, que Cuba no es Egipto y que la revolución goza de muy buena salud, de millones de partidarios lo mismo dentro que fuera de la Isla, entre otras cosas porque está atiborrada de principios.

Pero, asumo igual, y aun cuando para ellos la sustantividad cubana diga lo contrario, que en lo que redactan sus artículos, siempre de corte apologético, temen una tarde cualquiera. Una tarde en que en las intersecciones de Paseo y Boyeros, hasta llegar a la Avenida Zapata –o bien puede que rumbo a Carlos III, subiendo por Belascoaín y aproximándose luego al Malecón–, se reproduzcan, con las peculiaridades que son del caso, las protestas que están estructurando con un viso novedoso la geopolítica egipcia.

 

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más