Neo Club Press Miami FL

El arte de la parodia en El libro de los Cocozapatos

El arte de la parodia en El libro de los Cocozapatos

junio 18
20:26 2011

Si algo distingue la obra de Denis Fortún (La Habana, 1963), lo mismo en poesía que en prosa, es su capacidad para sorprendernos. Siempre de buenas a primeras brota de ella un recodo inesperado, una salida inimaginable que nos arranca la carcajada, nos seduce e incluso, por el otro extremo, nos sumerge en la perplejidad. De esta original seña de identidad no escapa El libro de los Cocozapatos (Editorial Silueta, Miami, 2011), un título polémico que, sin embargo, le viene como anillo al dedo al cuaderno en cuestión, a ratos sutilmente naif, paródico hasta el paroxismo.

“El libro de los Cocozapatos”, colección largamente esperada entre las clases pudientes de Miami (pudientes aquí quiere decir en situación de poder leer libros), consta de doce cuentos y cerca de cien páginas de apretada literatura, coronada por el relato que finaliza el volumen y cubre un cincuenta por ciento del mismo, y con el que Fortún redondea un ejercicio narrativo de envergadura. Hay de todo en esta compilación audaz, acaso desafiante. Andanadas surrealistas, como “Deseos” (dedicado nada más y nada menos que a “Los conquistadores del fuego”, los personajes de la célebre novela juvenil de J.H. Rosny). Joyitas de corte más clásico, como “La presentación”.  O artilugios deliciosos, corrosivos, como “Su lucha”, donde el protagonista de la historia persigue un referente sexual comparable a “los escuálidos bacalaos nórdicos que en su infancia veía como la abuelita, ya deforestada por la mano de natura y de los años, colgaba en el patio durante un tiempo para que se secasen”.

EllibrodelosCocozapatosCuentos empapados en un humor contagioso, impulsados por un despliegue paródico que no repara en formalidades. Protagonismos imposibles, anécdotas sorprendentes, historias inexplicables. Todo esto y más espera al lector en El libro de los Cocozapatos –incluida la portada de lujo del maestro Omar Santana–, donde lo inesperado se clava como una flecha en el talón de Aquiles de la monotonía.  Se trata de un nuevo acierto de la editorial que dirige en Miami Rodolfo Martínez Sotomayor, sagaz editor, siempre al tanto de lo último que se cuece entre bambalinas, en las torres de marfil de la capital del exilio cubano.

——————————————————————————

El libro de los Cocozapatos se presentará el viernes 8 de julio, a las 7:30 p.m., en La Otra Esquina de las Palabras (300 Alhambra Circle, Coral Gables).

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más