Neo Club Press Miami FL

El arte de saber contar historias

El arte de saber contar historias

junio 07
14:58 2011

1-siamesesEl arte es una conversación metafórica, un monólogo expresivo con imágenes que subyacen bajo el poder de la imaginación. Disfrutar la creación, en su totalidad, caer embrujada por las oraciones que te consumen los minutos, sintiéndote adicta, irremediablemente poseída por cada frase, es un privilegio, una deuda eterna con el creador.

Cuando conocí a Iván del Valle, comprendí que su dominio de la palabra podía transportarme a un mundo fantasioso donde la risa es una acción involuntaria que se apodera de cada músculo. Leer la historia de sus Siameses en Mihabana (Cursack Books) es un privilegio del que hice uso en pocas horas. Hacía años que no me divertía tanto mientras absorbía las palabras.

Ambos habíamos bebido de fuentes comunes: La Habana con su proceso decadente; Miami, una ciudad que nos acoge; recuerdos de lecturas similares, tan similares como eternizar la sonrisa con Enrique Jardiel Poncela y sus fotografías expresivas de la ironía burlesca.

Temiendo estar encantada por un apellido repetido con modalidades diferentes, acepté dar en préstamo mi joya y comprendí que la carcajada sería contagiosa. Es mucho más que sonreír, es descubrir en medio de tanta locura, en un viaje intemporal y con saltos bruscos de locaciones, una realidad no más absurda que la vivida por cada cubano. La magistral concepción de lo bufo como técnica para discurrir a través del discurso, demostrar lo grotesco sin apartarse de lo jocoso.

Un policía que multa por transgredir una raya que estuvo dibujada, aunque no se ve. Una catedral sólo fachada; un sándwich tan surrealista que forma parte del espejismo. Noticias que se repiten en boca de un locutor con un bigote tan largo que se extiende más allá de la pantalla. Una ciudad comida y carcomida.

Reírnos de nuestra realidad, de la miseria humana. Aceptar que nacimos siameses en la causa. Hombres y mujeres mutantes y mutados, adheridos por una tela que se estira o se encoge, dependiendo de recuerdos y circunstancias. Una isla que se divide en dos países diferentes: La Cuba desmoronada en su miserable miseria y Areafula, la que renace con textos de revolución y acciones capitalistas.

Del Valle nos enseña la realidad, la depauperación, las culpas, las esperanzas, y hace la advertencia de un futuro que pudiera sorprendernos, aunque se construya con utopías. Para quienes leer no es una acción que se disfrute, es recomendable no adquirir el libro. Pueden quedar atrapados y comenzar a disfrutar del arte de la palabra.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más