Neo Club Press Miami FL

El azar y la dicha

 Lo último
  • El azar y la dicha   La suerte es loca y a cualquiera le toca. Y al que le tocó le tocó, como a la hermana menos agraciada del cuento, que sobrevivió a la epidemia....
  • Dialogar, un arte y una virtud   Muchas veces es el hábito de seguir el impulso de nuestras pasiones el que impide una buena comunicación. Yo blasfemaba todo el día, muchas veces a viva voz y...
  • Retrato de la revolución cubana   La foto que encabeza esta nota es reveladora. Retrata a cabalidad, personaje por personaje, la verdadera esencia de la llamada “revolución cubana”. A la extrema derecha, aparece Eloy Gutiérrez...
  • Del Islam y la libertad religiosa   Seamos claros: el Islam no es una religión sino un complejo sistema político, económico y social que utiliza a la religión para introducirse en los países desde la mente...
  • Trump, ni para alcalde de Hialeah   Por sus deficiencias educativas y culturales –especialmente por su desconocimiento de la historia y su mala comprensión de la economía–, por su horrible y repetitivo vocabulario, por su carencia...

El azar y la dicha

El azar y la dicha
marzo 19
20:14 2017

 

La suerte es loca y a cualquiera le toca. Y al que le tocó le tocó, como a la hermana menos agraciada del cuento, que sobrevivió a la epidemia. Y por eso se dice que la suerte de la fea la bonita la desea.

El azar claro que cuenta, y tanto, con sus avatares y peripecias. Mas si marzo mayea y mayo marcea, eso son solo veleidades de la primavera, que la sangre altera, según el refranero meteorológico.

Cuando la suerte tarda en llegar y no da señales ni de humo, entonces uno tiene que inventarse su propia suerte. Vaya, hay que salir a buscarla, a lucharla, a ligarla. “Al final la vida es una fiesta y uno mismo tiene que convidarse”, como dijo un escritor cursi y superficial, de esos que acuñan frases rotundas de bellas fruslerías y pompas de jabón, a modo de cápsulas de reflexión o burbujas de autoayuda. Aunque ahora no recuerdo cual de los dos acuarelistas de la tontería latinoamericana fue el que lo dijo.

Sea como sea, ser dichoso no es sacarse la lotería. Eso es ser un reventado al que se le apareció la Virgen de los Milagros o Santa María de la Rábida. No hay que creer, igual que Mapi Cortés, que la dicha es mucha en la ducha. Ni es tampoco sentirse feliz como una lombriz. Ni se trata de hacer de tripas corazón o de la necesidad virtud. Ni joderse o no haber nacido, como decía el peluquero de María Caracoles con su amaneramiento efectista bien calculado.

De eso nada y de lo otro ni te vistas que no vas. La felicidad, para decirlo con la letra de una samba que mucho me marcó en mis años brasileños, es vivir y no tener vergüenza de ser feliz… cantar y cantar y cantar la belleza de ser un eterno aprendiz. Una definición circular, seguramente. Bueno, ¿y qué?. Déjala que circule. Y déjala que siga andando.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami