Neo Club Press Miami FL

El bolero de Selís

El bolero de Selís

enero 22
17:22 2011

invitacion_leo_2Ediciones Itinerantes Paradiso (EdItPar), la editorial que dirige el escritor y crítico Ignacio T. Granados, vuelve a sorprender a sus fieles con una propuesta novedosa, diferente.

Diferente, porque nos presenta a un poeta inédito en la ciudad, y a una poesía que asume sin complejos su atrevimiento y su llaneza, la subversión de los cánones formales a través de los que discurre la lírica cubana actual.  Novedosa, un poco por lo mismo, pero en otro orden de cosas: En Loco (Miami, 2010), el cubano Leo Selis trova más que escribir, se lamenta y se complace, hace algo “distinto y diferente”: se canta y se celebra a sí mismo con desparpajo y lucidez.

Hay poemas y poemas en este libro de atractiva portada e inusual tipografía. Por ejemplo, en Carta peligrosa a mi madre en La Habana, tal vez la pieza más lograda del cuaderno, Selís alcanza registros seductores, en los que el amor filial exuda empatía: “Óyeme bien madrugada, detente un segundo/ya sé que te marchas, pero ahora/que estoy despierto debo hablarte/pues no quiero que recorras el mundo/desconociendo que mi madre/es la sabiduría”. Y en Géminis roza el haiku, regodeándose en la certera brevedad: “Uno de ellos:/el que ayuna y llora/lleva en sus hombros/al que ríe y come/Qué forma más rara/de compensación”. Pero en general en Loco predomina la poesía amatoria, acompañada, en ocasiones, por la denuncia política o la desafiante nostalgia del exiliado: “Mi patria/ni siquiera será la tierra/que esconderá mi cuerpo/de la vida…”.

A caballo entre el romanticismo de un Buesa y la inmediatez de la poesía conversacional más expedita, en los poemas de Leo Selís, como ya he insinuado, no hay espacio para tecnicismos, regodeos o elaboraciones más o menos intrincadas; tampoco para los afanes de una “crítica especializada” que seguramente no sabría muy bien qué hacer –qué decir—ante este libro a ratos postmoderno, a ratos folclórico. En los textos de Loco la palabra transcurre diáfana y decidida: popular, pasional. Como bolero en vitrola.

La presentación de Loco tendrá lugar este domingo 23 de enero, a las cuatro de la tarde, en “El Solar” de 610 NE y 64 Terrace (Miami, Fl 33132)

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más