Neo Club Press Miami FL

El callo y su circunstancia

 Lo último
  • El sudor En infinidad de ocasiones los españoles me preguntan si echo de menos a Cuba; si la extraño, como se dice en cubano. Y bueno, siempre me ponen en un aprieto,...
  • El azar y la dicha   La suerte es loca y a cualquiera le toca. Y al que le tocó le tocó, como a la hermana menos agraciada del cuento, que sobrevivió a la epidemia....
  • Dialogar, un arte y una virtud   Muchas veces es el hábito de seguir el impulso de nuestras pasiones el que impide una buena comunicación. Yo blasfemaba todo el día, muchas veces a viva voz y...
  • Retrato de la revolución cubana   La foto que encabeza esta nota es reveladora. Retrata a cabalidad, personaje por personaje, la verdadera esencia de la llamada “revolución cubana”. A la extrema derecha, aparece Eloy Gutiérrez...
  • Del Islam y la libertad religiosa   Seamos claros: el Islam no es una religión sino un complejo sistema político, económico y social que utiliza a la religión para introducirse en los países desde la mente...

El callo y su circunstancia

El callo y su circunstancia
enero 08
14:05 2016

 

En este maravilloso juego de vivir viviendo, durante los pequeños ratos de ocio “no creador”, me doy a la tarea de dar vueltas a las cosas “sin importancia”. Una que siempre me sorprende cuando menos la espero, es observarme a mí misma y observar al prójimo, mirar con lupa la cotidianeidad y descubrir qué pudo ser de un tema X de no haber sido el que fue.

He ahí que descubro la de veces que juzgamos o criticamos en los demás aquellas cosas que sin darnos cuenta nosotros también hacemos. Y viceversa: las cosas que muchas personas no soportan y sin embargo son las que no sólo hacen, sino que practican asiduamente.

Nos gusta que nos respeten nuestros gustos, nuestras decisiones, nuestro tiempo, nuestro espacio. Pero pregunto y me pregunto: ¿somos igualmente así de respetuosos con los demás?

No nos gustan las personas que opinan de más o a la ligera, y sin embargo lo hacemos. No deseamos ser juzgados, pero juzgamos. Nos sorprendemos diciendo o pensando “yo en tu lugar hubiera hecho esto”, pero es que no estamos “en su lugar”, estamos en el nuestro. Y como se dice, “anda un rato con mis zapatos”. Y claro, es que no todos tenemos el callo en el mismo lugar. A mí me aprieta aquí, al otro le aprieta allá. Está quien tiene más de una callosidad y está también el que aún no le ha salido ninguna. ¡Enhorabuena! (estos son los peores a la hora de mirar los caminares ajenos).

Nunca estará de más la sugerencia, el criterio diferente expuesto con respeto, el consejo amoroso y sabio, pero siempre teniendo en cuenta de que cada quien es “él y su circunstancia”.

¿Qué cuando será mejor el mundo? Pues cuando usted y yo seamos mejores. Podemos serlo, ya lo creo que podemos serlo; cada día, cada instante es una oportunidad para mejorar. Comienza el año y es un magnífico momento para no hacer a nadie aquello que no nos gustaría que nos hicieran a nosotros.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Usamat Hamud

Usamat Hamud

Usamat Hamud. Nació en Guantánamo en 1951. Hija de un libanés y una española castellano-manchega. Estudió Filología Hispana. Trabajó en la Biblioteca Provincial y como escritora y directora de programas radiales en la emisora de Guantánamo, donde terminó de crecer y vivió hasta el año 2000. Ganadora de varios premios en Radio. Su libro "La fiesta de Florinda y otros relatos", junto a Rebeca Ulloa y Lourdes Cañellas, fue publicado en 2015 por Neo Club Ediciones. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami