Neo Club Press Miami FL

El camaleón multidireccional

El camaleón multidireccional

Septiembre 12
19:39 2013

Conversando con el escritor Armando de Armas sobre la naturaleza de los camaleones, en su populosa página de Facebook, cité esta definición extraída a la primera de la Red: “Son famosos (los camaleones) por su habilidad de cambiar de color según las circunstancias, por su lengua rápida y alargada y por sus ojos, que pueden ser movidos independientemente el uno del otro”.

La verdad es que nunca me había detenido suficientemente en esta última característica, la de su capacidad para mirar en dos direcciones al mismo tiempo. Siempre asociaba al camaleón con el cambio de piel, con el camuflaje y el mimetismo. Pero resulta que estos reptiles, abundantes en los jardines de Miami, simultáneamente pueden enfocarse en la derecha y en la izquierda. ¡Son multidireccionales y ubicuos!

Sin embargo para esto, que eventualmente podría sonar peyorativo –todo es relativo y/o circunstancial en la sicología del camaleón–, el animalito tiene también una coartada. Según él, el desacuerdo, la discusión, la diversidad, son imprescindibles si se pretende vivir en democracia. Qué bueno que lo entiende, rebate entonces uno al camaleón, si de eso precisamente se trata, de poder discutir, criticar, polemizar sin por ello convertirnos en enemigos jurados. ¡Bienvenido a Estados Unidos!

Pero no. Contradiciéndose, enseguida el camaleón cambia de color y se pone grave, no acepta críticas ni preguntas “capciosas”, razona que quien no está de acuerdo con su punto de vista y expresa sin tapujos uno opuesto es un inquisidor, alguien que quiere hacerle una encerrona, un mitin de repudio.  Por ejemplo, el camaleón es más derechista que nadie y alguien le pregunta por qué entonces visita Cuba asiduamente, a lo que el camaleón reacciona exaltado, ofendido, echando espuma por la boca. Él no tiene que dar explicaciones. Es en este contexto que su lengua, rápida y alargada, se dispara mortalmente.

Pero es un decir, porque en realidad el disparo se produce en tantas direcciones que no alcanza blanco alguno. Fríamente, el camaleón multidireccional duda si tomar a la izquierda o a la derecha, enfocado como está en ambas direcciones. Y se hunde otra vez en sí mismo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Venezuela y la OEA. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Nicanor Parra

No creo en la vía pacífica

Nicanor Parra

                    No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Sangra tu mirada bajo el caballo

Rafael Vilches

a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami