Neo Club Press Miami FL

El castrismo y la disonancia

 Lo último
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...
  • La revolución de la honradez   Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal. Me...
  • La infección del fidelismo   Es para sonreír el último dictado que lanzó Fidel Castro, prohibiendo el uso de su nombre en lugares o programas o anuncios públicos, con el supuesto objetivo de evitar...
  • Trump y Cuba: ¿Periodo Especial dinástico o guerra civil?   Vamos a abstraernos un poco. Supongamos, y puede suceder perfectamente, que tras el 20 de enero de 2017 la nueva administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza y...

El castrismo y la disonancia

El castrismo y la disonancia
noviembre 27
22:18 2015

 

Cuando los hechos concretos no se corresponden con nuestra visión de la realidad, se produce una incómoda incongruencia que la psicología social denomina “disonancia cognitiva”, y que condiciona una reacción posterior para reducirla, ya sea mediante la modificación de la creencia o el ajuste del comportamiento para justificar su permanencia. O sea, o se aceptan los hechos tal como son, de frente y sin tapujos, y como consecuencia se modifica o ajusta la creencia errada, o se insiste en mantener la creencia equivocada a contrapelo de los hechos.

Por supuesto que la primera reacción conlleva un proceso de reajuste que requiere, como condición necesaria, un alto grado de honestidad intelectual y de autoestima, y también la valentía para proseguir ese curso en la búsqueda de la verdad. Definitivamente, no es el camino de menor resistencia, pero por ahí vienen los tiros de los cambios de paradigma, de las perestroikas, de las verdaderas rectificaciones.

Sin embargo, cuando se rechaza la evidencia contradictoria, aquellos hechos que contradicen las creencias y los supuestos principios inviolables, se produce una respuesta justificativa de la continuidad. O sea, se rechazan los hechos para mantener la creencia, pero se modifica la actitud. Para poder vivir con la contradicción, se racionalizan las decisiones adversas del día a día, esto es, se inventa una racionalidad sin basamento empírico para justificar la continuación del paradigma, de la visión del mundo, de la creencia, de la ideología aceptada por el grupo, que poco a poco, a pesar de los juramentos de fidelidad, va perdiendo su capacidad de leer la realidad.

Este asunto de la disyuntiva humana ante la disonancia cognitiva tiene mucho que ver con la realidad cubana. Nadie puede negar que los cubanos, luego de más de cinco décadas de castrismo, tenemos irrealizadas nuestras expectativas de futuro. Los castristas nos prometieron el paraíso socialista, pero nos encasquetaron el binomio Capitalismo de Estado-Totalitarismo. Crecimos oyendo aquello de que Cuba era “vanguardia de América” y el “único territorio libre”, pero los indicadores económicos y sociales del país nos ubican, después de medio siglo castrista, en la retaguardia socio-económica del continente, junto a Haití, Paraguay y Bolivia. Los indicadores políticos en el fondo del índice de libertad colocan a Cuba junto a Venezuela, Corea del Norte e Irán. ¿Cómo reconcilian los cubanos su miserable vida diaria con las creencias inculcadas? ¿Cómo reducen su disonancia?

Aquellos que continúan defendiendo públicamente la llamada “revolución” –aunque en privado descarguen su frustración—, y la reducen con aquello de “yo no cojo lucha” o “esto no hay quien lo tumbe”, hace tiempo eligieron la vía del doble-pensamiento y la simulación, pero no pueden evitar que la realidad, con su acumulación de problemas, suba recurrentemente su disonancia. No comprenden que su infelicidad se debe precisamente a su respuesta deshonesta ante la necesidad de reducir la disonancia. Su frustración y su agresividad ante la disidencia se deben, en gran parte, a que la mera existencia de ésta es prueba fehaciente de la falla que afecta su proceso de toma de decisiones. La depauperante realidad que les rodea les recuerda diariamente que no por ignorar los hechos éstos desaparecerán. Ellos mismos se han condenado a vivir en un círculo del infierno y, además, han renunciado a salir de él. Probablemente, a medida que continúe empeorando la situación socio-económica, se vean poco a poco forzados a “quitarse la careta”, para dar finalmente una respuesta honesta a su disonancia, como hicieron sus contrapartes en Europa Oriental.

Aquellos que escogimos la vía de la respuesta honesta, aquellos que después de mucho filosofar y debatir, aceptamos los hechos, no sólo rechazamos la visión del mundo del castrismo, sino que también tomamos el camino más arduo, el del rechazo al colectivismo. Sufrimos humillación, cárcel, tortura, exilio o incluso la muerte. No obstante, logramos librarnos de la disonancia cognitiva de una forma sana. Una decisión que nos permite ir a dormir cada noche en paz. Nuestras creencias explican el mundo circundante: contamos con un paradigma para justificar el progreso y el bienestar de las naciones y de los individuos, uno que deja establecido cómo se avanza en la modernidad. Conocemos el camino para obtener bienestar colectivo sin renunciar a las libertades individuales. No tenemos que fingir para vivir.

¿Pueden decir lo mismo los “revolucionarios” cubanos? ¿Cómo justifican (entendidas aquí las justificaciones como racionalizaciones sin basamento empírico) que un sistema “superior” al capitalismo los someta a la escasez permanente? ¿Cómo explican sin justificaciones que un gobierno que se considera “faro de América” no pueda resolver el problema de la vivienda, del transporte, de la alimentación? ¿Cómo racionalizan que después de haber sido medianamente educados por el régimen no tienen derecho a opinar libremente? Y podríamos seguir.

Se paraliza aquel país donde las políticas están informadas por creencias sin asiento práctico. Es como poner la ciencia en manos de brujos. Lamentablemente, en lugar de rectificar, los “revolucionarios” continúan ofreciéndonos su conocido rosario de justificaciones (el embargo, el imperialismo, la corrupción, los ciclones…), que no atacan la raíz de nuestras deficiencias nacionales y permiten la perpetuación de sus consecuencias. Por ese camino, el diluvio.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Roberto Manuel Lozano

Roberto Manuel Lozano

Roberto Lozano (La Habana, 1959). Analista, ensayista, licenciado en Economía por la Universidad de La Habana en 1981. Tiene una Maestría en Relaciones Económicas Internacionales (Universidad de La Habana, 1985), una Maestría en Relaciones Internacionales (Universidad de Miami, 1989) y una Maestría en Economía (Universidad de Miami, 1998). Es autor de decenas de artículos publicados en revistas especializadas, periódicos y blogs en Internet, y como capítulos en libros académicos, sobre la realidad socioeconómica cubana y las relaciones con la extinta Unión Soviética. Fue investigador asociado en INFO-SOUTH, en la Universidad de Miami, entre los años 1989 y 1995. Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Erick Nogueira
    Erick Nogueira diciembre 30, 13:15

    Magnífico análisis !!!!

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami