Neo Club Press Miami FL

El comportamiento uniforme, una superstición insana

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

El comportamiento uniforme, una superstición insana

El comportamiento uniforme, una superstición insana
julio 31
14:10 2018

Lo reconozcamos o no, todos hemos querido alguna vez que los demás actúen igual que nosotros. O por lo menos que actúen como a nosotros nos gustaría verles actuar. Es una superstición cándida (y a veces feroz) que acompaña a los humanos desde que hacemos uso de la sinrazón, quiero decir desde el surgimiento de las religiones y las ideologías, por no irnos más atrás, al instante en que el primer homínido se convirtió en líder de la manada.

Son frecuentes las ocasiones en que pensamos y hasta llegamos a expresar simplezas del tipo: “Si todos actuáramos de la misma manera con respecto a tal asunto, resolveríamos de una vez el problema”. Fantaseamos, y lo sabemos muy bien, pero no siempre tenemos en cuenta que este tipo de fantasía responde a mecanismos mentales poco sanos.

Dejan de ser sanos, sobre todo, cuando junto a esa ingenua pretensión de uniformidad, propagamos juicios de valor (que por lo general contienen duras descalificaciones) contra las personas que no actúan igual que nosotros, o como a nosotros nos gustaría que actuaran.

Hace unos dos millones de años, numerosos individuos con aspecto más o menos humanoide deambulaban por la Tierra. Podían ser parecidos o muy diferentes entre sí. Ninguno era exactamente igual al otro. Mucho después, treinta mil años atrás, los humanos “modernos” formaban ya varias comunidades genéricas, con características que las distinguía entre sí. No podían ser idénticos, por imperativo de las circunstancias. Y fue justamente esa capacidad para la diferencia lo que propició que algunos de esos grupos sobrevivieran y fundaran las bases para la civilización humana en nuestro planeta.

Hoy ni siquiera los hermanos gemelos piensan igual y comparten los mismos gustos, simpatías y antipatías, por más complicado que a veces nos resulte diferenciarlos físicamente.

No obstante, la ilusión de uniformar el comportamiento humano pervive agazapada en nuestro inconsciente. Los más, logramos mantenerla bajo control, aunque no en todo momento. Los menos, han convertido esa idea en pesadilla bochornosa, haciendo correr ríos de tinta, que afortunadamente siempre fueron a desembocar al mismo sitio: el fracaso, el ridículo y aun el horror. Bastaría con recordar la eugenesia, hija dilecta de Darwin e inspiradora de las técnicas de ingeniería genética tramadas por los hitlerianos; o el perfecto homus soviéticus estalinista; o el hombre nuevo del Che Guevara y su pandilla.

Desde luego que existe una distancia abismal entre quienes aspiran a la uniformidad como ambición de dominio, o como expresión de personalidades anormales, perversas, dogmáticas (los totalitarismos, los populismos, las tiranías…), y aquellos que lo hacen por un simple desliz de su inconsciente, o por ignorancia, o por pasajeros arranques de pasión. Sin embargo, hay un componente que parece influir por igual en unos y en otros, por más insalvablemente desiguales que sean sus naturalezas. Es la falta de humildad.

Siempre que seamos capaces de actuar con humildad, lo que es decir, con los pies bien puestos en la tierra, estaremos vacunados contra esa epidemia que es tan contranatural y absurda ahora mismo como en los inicios de la civilización terrestre: la insana superstición del comportamiento uniforme entre las personas. La pregunta de los sesenta millones sería entonces: ¿hasta qué punto podrían proponerse ser humildes aquellos que necesitan, por un imperativo de adentro, que los demás acepten sus actos como modelo?

Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami