Neo Club Press Miami FL

El desprestigio de las instituciones y la cultura de la piñita

El desprestigio de las instituciones y la cultura de la piñita

El desprestigio de las instituciones y la cultura de la piñita
enero 25
12:34 2014

El artículo El desprestigio de las instituciones y la autopublicación, aparecido recientemente en Neo Club Press y debatido en Facebook, ha provocado un efecto cascada que curiosamente terminó confluyendo en una sola persona, un animador cultural de Miami que, por “un raro capricho del destino” –es un decir–, sus amigos, o conocidos, han decidido sea el protagonista del texto. Como si en esta ciudad no hubiera por lo menos una decena de aspirantes a escritores que nunca lo serán y, sin embargo, han sido arbitrariamente escogidos por la Feria del Libro de Miami –y digo “escogidos” porque la Feria carece de un sistema de participación transparente y abierto— para representar la literatura de la ciudad en los últimos años.

Pero lo delirante no es que sus amigos o conocidos achaquen a ese señor el protagonismo del artículo o se inventen historias de homofobia y demás –intentando pescar en río revuelto–, sino que pretendan responsabilizarme por ello. Pareciera que estuvieran esperando una ratificación del nombre del mencionado para montar vaya usted a saber qué entramado de publicidad negativa (esto de la publicidad negativa está de moda y rinde dividendos, que no lo dude nadie). Pues nada de eso, no he escrito el nombre ni lo voy a escribir: ¡Lo han escrito ustedes! Así que carguen con su indudable responsabilidad como buenamente les plazca. La mía fue llamar por su nombre a las instituciones públicas que se ríen en la cara de todos nosotros, y esa es la única que tiene alguna relevancia, o mérito, o riesgo, asumir.

Por añadidura, aclarémoslo de una vez, ni aunque me interesara cabría escribir el nombre del personaje en cuestión porque, sencillamente, no es más que un arquetipo, un modelo en el que confluye “la decena de aspirantes a escritores que nunca lo serán y, sin embargo, han sido arbitrariamente escogidos por la Feria del Libro de Miami para representar la literatura de la ciudad”, como decía arriba. Por supuesto, en El desprestigio de las instituciones y la autopublicación partí de una anécdota real, los correos de un colega pidiendo publicidad a propósito de la presentación de un libro: el autor de dicho libro existe y es más desfachatado que una abeja atrapada en una bakery. Pero fue solo el pretexto a partir del cual estructurar la denuncia del desastroso fenómeno del tráfico de influencias –pretexto a estas alturas común y corriente–, y de adulteración de un oficio tan noble como el literario, que instituciones públicas como la mencionada Feria promueven con nuestro dinero. No se trata de un fenómeno nuevo, ni Miami tiene la primicia u ostenta el liderazgo, pero, habiendo vivido en Cuba y conociendo las consecuencias  que la cultura de la piñita y el desprecio al mérito acarrea, nunca nos debe dejar de provocar.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

8 comentarios

  1. Callejas
    Callejas enero 25, 15:00

    ¿Quienes dirigen la Feria del libro de Miami? Un grupo de burócratas que no les interesa lo más mínimo el desarrollo de las publicaciones y editoriales en esta ciudad. No tienen idea de lo que sucede, año tras año, sobre los pormenores divulgativos de libros que se publican y se presentan en los espacios culturales de la ciudad. Pero sí están al tanto de lo que emana de España, Europa, Latinoamérica y otras zonas localizadas fuera del país. Estos son los responsables del ninguneo a escritores con obras de calidad que se publican en Miami. Estos burócratas deben ser removidos de sus puestos de trabajo.

  2. Armando Añel
    Armando Añel enero 25, 16:53

    Vanidad de vanidades, querido amigo. Eso pareciera decir la Feria del Libro de Miami. Feria de Vanidades: todo es secretismo y cambalache.

    Otra cosa increíble es que un solo editor de la ciudad, hasta ayer se cogía el 50% o más del dinero de las ventas de los libros de otros editores, y eso desde que se fundó el evento prácticamente. Y todo porque pertenecía al comité de no sé qué. Derecho de pernada en pleno siglo XXI.

  3. Armando Añel
    Armando Añel enero 25, 17:03

    Es decir, el socio, apachurrado en su asiento, se metía el dinero que los editores y autores de Miami producían con el sudor de su frente. Y tengo entendido que ahora el derecho de pernada se lo han trasladado al editor que se mete el dinero de los libros en inglés. Es decir, según tengo entendido ahora el monopolio cierra mejor. Y como diría el gran Fonseca: ¡Nadie dice nada!

  4. Callejas
    Callejas enero 25, 17:50

    Esa feria de variedades no cumple ninguna función cultural: lo mejor es suspenderla definitivamente.

  5. Caronte.
    Caronte. enero 25, 21:39

    Las avejas o las avispas? La colmena o el panal? La verdad es que despues de leer la queja a mi tampoco me ha quedado claro. Eso si: una feria que se preste a serlo, esto es, una autentica feria, una que se precie de su condicion, debe aceptar la exposicion de TODO tipo de libros, incluida la exposicion independiente tambien. Una feria del libro no tiene por que diferir de de las reglas de un autentico mercado: libre, para todo el mundo, para vender tanto como para comprar. Cuando sucede lo contrario, son entonces otros los intereses que priman. Un saludo y gracias por compartir.

  6. sultan
    sultan enero 25, 23:59

    Exactamente. No se entiende como despues de dos decadas funcionando, la Feria de Miami sigue promoviendo la oscuridad y el sociolismo. Que se abra completamente!

  7. Armando Añel
    Armando Añel enero 27, 03:09

    Yo solo veo dos opciones: O contratan como coordinadores a gente que sepa de literatura y sea rigurosa a la hora de dilucidar quién se presenta, o abren la Feria a todo aquel que publique, como hace la mayoría de las ferias que conozco. Por ejemplo, la de Guadalajara, y aquí mismo en la Florida la recién inaugurada de Palm Beach. Porque lo que está pasando ahora, y desde hace años, es penoso. Yo me inclino por la segunda opción.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más