Neo Club Press Miami FL

El embargo y la lucha por el cambio en Cuba

El embargo y la lucha por el cambio en Cuba

El embargo y la lucha por el cambio en Cuba
mayo 05
21:48 2014

La tiranía castrista, conforme a la naturaleza de toda tiranía que se precie, se resiste a desaparecer. Su única razón de ser es existir, permanecer, eternizarse. Para ello, nunca tendrá escrúpulos en emplear cualquier medio a su alcance, desde los más violentos o despiadados hasta los más sibilinos y tramposos. Lo mismo le da montarse en un tanque, enarbolar un látigo, multiplicar calabozos y tumbas, que vestirse con una tramposa y lustrada piel de cordero. Todo vale, y cualquier medio es intercambiable o utilizable combinadamente. Depende de las circunstancias. Ahora mismo, el fracaso es tan evidente, el desastre es de tal magnitud, que la achacosa elite del poder castrista se muestra claramente muy nerviosa. Intentan exhibir una falsa seguridad, un autocontrol y control absoluto de la situación que en realidad no tienen. Pero insisten, maniobran todo cuanto pueden, utilizan su indudable vasta experiencia represiva, tanto como el prolijo arsenal que dominan de mentiras, farsas, trucos, enredos, seducciones y traiciones. A lo largo de más de medio siglo (se dice pronto) se han hecho con una red compleja de lealtades, chantajes y complicidades varias, todo lo cual ha contribuido notablemente a su supervivencia.

Al día de hoy, mantienen el garrote enhiesto contra quienes al interior osan enfrentársele, no importa si delicadamente pacíficos. Ensayan triquiñuelas de cambios, sobre todo económicos que, además, tal y como ha ocurrido en el pasado, son perfectamente desmontables. O no, siempre que no cuestionen el poder, concebible sólo en términos absolutos, y seguramente hereditarios. Pero todo esto no basta. No hay posibilidades de, no ya salir de la profunda crisis generalizada, sino siquiera de detenerla. Venezuela se hunde en su propio marasmo, de esencia castrista. China y Rusia puede que tengan en Cuba algún interés geopolítico, sin embargo, moderado por otros interesas de mayor relevancia, y ya no son posibles ni las regalías ni los apoyos de antaño. ¿Brasil? Brasil tiene intereses expansionistas y apetencias de Potencia, pero para ganar, no para regalar; sus intereses son económicos, no ideológicos en puridad –solo en retórica. ¿Qué les queda a los tiranuelos de La Habana? La carta de oro: hacerse con las inversiones y el turismo de Estados Unidos (pese a todo, el poderoso vecino de al lado, condición geográfica e histórica inmodificable).

¿Cómo conseguir que el tan vilipendiado vecino se apreste a, olvidando agravios de todo tipo y sus propios valores éticos, consentir en ayudar al vecino procaz y delincuente que no renuncia a sus odiosas costumbres? Tal vez, piensan los gerifaltes de La Habana, con gestos sin sustancia, con falsas promesas. No, necesitan más. Necesitan cabildear fuerte. Necesitan utilizar a políticos y mercaderes mediocres y sin principios. Y, sobre todo, necesitan desmontar la verticalidad y el patriotismo del exilio. ¿Cómo hacerlo? Varios son los caminos. Utilizar el chantaje emocional con el discurso de los valores familiares. Discurso hipócrita de los mismos que precisamente han destruido la familia, los mismos que por décadas impidieron toda comunicación con los familiares en el exterior, y que hoy lo “autorizan” como medio de captar divisas y de ablandamiento, toda vez que la autorización tiene varios condicionantes. Ante todo, el de “portarse bien”, tanto en el exterior como dentro de Cuba. Por otro lado, utilizar las facilidades que ofrece la actual Administración para introducir cada vez más “agentes de influencia” en los Estados Unidos. La Academia es uno de los sitios preferidos, más que todo por aquello de que “en el mundo casi no quedan marxistas, la mayoría están en la Academia norteamericana”. Además, la Academia da “lustre” y permite codearse con políticos del espectro “siniestro” y con empresarios voraces que gustan posar de “progresistas” (siempre un buen negocio). Por cierto, los voceros de la tiranía siempre andan preguntando retóricamente y acusando a sus opositores y críticos acerca de “quién les paga” (siempre el imperio). Sería interesante que los López Callejas, alias López –Levy y sus cofrades de C.A.F.E nos contaran quién paga su cabildeo en favor de la tiranía. La realidad es que estas organizaciones y personajillos, así como algunos “compañeros de viaje” que revolotean a su alrededor, tanto en la “diáspora” como a ello les gusta llamar, como dentro de la Isla, sobre todo alrededor de la Iglesia liderada por el inefable Cardenal Ortega y sus muchachones de “Espacio Laical”, se muestran muy activos. Su propósito explícito y bien definido es el de levantar el embargo y “normalizar” las relaciones entre Estados Unidos y la tiranía, y entre la tiranía y la “diáspora”. Todo lo cual puede decirse de otro modo: entre sociedades libres y esclavas, entre víctimas y victimarios, y “aquí paz y en el cielo gloria”, como diría el Cardenal Ortega. El argumento principal para semejante propuesta tiene dos partes: por un lado, “el embargo es inmoral, ilegal, obsoleto y, además, ha sido ineficaz”. Por otra parte, afirman que “la sociedad cubana está cambiando bajo el liderazgo pragmático de Raúl Castro, y el embargo es el principal obstáculo para avanzar más aceleradamente”. López Callejas, alias López-Levy, Saladrigas and company insisten, tomándonos por imbéciles, en que “el embargo solo sirve de excusa a los “ortodoxos” del régimen”.

Bien, enderecemos la lógica de tan excelsos académicos y analistas. Hablando de cosas inmorales, obsoletas, ilegales, ineficaces y además criminales, ¿no les parece que estamos retratando exactamente a la tiranía por la que tanto se desviven? A estas alturas no les parece que un régimen de partido único, de control despótico de la economía, con un pueblo hambreado, en el que se reprime ferozmente todo tipo de libertades, que ha fusilado, fusila, encarcelado y encarcela a quienes se le oponen, en el que mandan, fracaso tras fracaso, los mismos desde hace más de cincuenta años, no les parece todo esto inmoral, ilegal, obsoleto y criminal. ¿Por qué no acabamos de una vez con todo esto para que desaparezca entonces, no solo el embargo, sino el sufrimiento, el luto y la desesperanza del pueblo cubano? En cuanto a la excusa, ¿es que algo tan monstruoso como lo que ha ocurrido en Cuba desde 1959 y que continúa ocurriendo hoy mismo puede ser excusado de alguna manera? ¿Levantar el embargo para que los Castro y los familiares de López Callejas, y los Saladrigas y Fanjul se enriquezcan aún más a costa de la miseria y la esclavitud del pueblo cubano? ¿Levantar el embargo para que la tiranía pueda eternizarse y emplear más recursos en fomentar la subversión en América Latina y donde le sea posible?

El exilio tiene que movilizarse, no podemos permitir que cunda el desánimo. Hay que pelear. Hay que apoyar el mantenimiento del embargo, hay que librar la batalla cultural, hay que ayudar por todos los medios a la creciente y cada vez más concientizada oposición interna, hay que hacer llegar el mensaje de lucha y de libertad cada vez más al pueblo cubano.

—————————————————————————————-

Cortesía de La Rosa Blanca

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Orlando Fondevila

Orlando Fondevila

Orlando Fondevila (La Habana, 1942). Poeta y periodista. Opositor en Cuba y fuera de ella. Durante años ha trabajado como editor en la Revista Hispano Cubana, en Madrid. Ha publicado, entre otros libros, "Poesía desde el paraíso", "De cosas sagradas", "Resaca de nadas y silencios" y "El mundo aproximado", una compilación de su obra poética.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami