Neo Club Press Miami FL

José Luis Borja: El enemigo por dentro

José Luis Borja: El enemigo por dentro

febrero 24
02:43 2012

1-0_BorjaEl Duce siempre nos sorprende; será porque siempre quiere ser el centro de la noticia. No quiere que se hable demasiado del nuevo candidato de la oposición que lo enfrentará en las próximas elecciones, ni de la diputada que con unos simples comentarios lo dejó mudo y desnudo después de su maratónico discurso en la Asamblea Nacional. Sólo pudo escaparse por el decorado mencionando un viejo dicho que trata de águilas  y de moscas, pero a nadie convenció y él mismo dedujo que era un ladrón, porque expropiar sin pagar es lo mismo que robar. Cambiar la historia cuando es tan reciente no le convenía porque la memoria de los venecianos no es tan corta y la manipulación de los hechos resultaría demasiado obvia. Por estas razones, el Duce decidió recurrir a la enfermedad, el método infalible para granjearse las simpatías de su amado, anónimo, elusivo y amorfo pueblo.

Aunque sospechamos que esta misteriosa enfermedad es demasiado oportuna para ser verdadera, siempre cabe la posibilidad de que el Duce sí esté enfermo. Algunos periodistas afirman tener fuentes fidedignas que dicen que el auto proclamado prócer del Véneto  tiene cierto tipo de cáncer que ya ha contaminado a varios de sus órganos. No podemos evitar notar la ironía de esta situación a nivel microscópico y también a nivel macroscópico, dado que los diferentes órganos de la República han sido contaminados ellos mismos por el control absoluto del Duce. Nuestro benemérito caudillo está asfixiando la democracia sin piedad. Cree que los empleados públicos están a su servicio y no al de la nación, que los jueces sólo pueden dar dictámenes que favorezcan a su gobierno, que los militares constituyen su guardia pretoriana personal, que los diputados sólo están allí para aprobar las leyes que él improvise, que la función del  Consejo Electoral consiste en robar las elecciones para declararlo ganador y además que él puede despojar a quien le dé la gana de sus bienes, de los frutos de su labor, de su libertad e incluso de su vida.

Ahora se encuentra frente a un enemigo que está dentro de él, que controla su hígado, su estómago, sus riñones, su próstata y quién sabe qué más, y está causándole estragos irreversibles. Es como si dentro de su propio organismo, un Duce le estuviera dando un golpe de estado a todos sus órganos. Ahora tal vez viva en carne propia un asalto similar al que él le ha hecho a nuestra República. Nos preguntamos si esta asombrosa simetría será una consecuencia de todas las brujerías a las cuales el Duce se ha librado para usar las fuerzas ocultas a su favor, una mala jugada de la vida o una carcajada del Creador para aplacar las ínfulas de este ser grotesco que se ha creído invencible e inmortal.

Mientras todo esto ocurre, en las profundidades de la fábrica de nubes, uno de los secuaces del Duce tal vez esté practicando con un muñequito de trapo y unas agujas, preparándose para ser el nuevo Duce. Y mientras hace esto, en otro subterráneo, otro miembro del partido está confeccionando un muñeco con la imagen del nuevo Duce, para cuando le toque a él reemplazarlo… Y así seguidamente…

Compra Crónicas venecianas aquí: http://www.alexlib.com/cronicasvenecianas/index.htm

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más