Neo Club Press Miami FL

El espíritu de la energía en los agujeros negros

 Lo último
  • Más allá de la burbuja de libertad negativa Ningún otro proyecto individual será tan impresionante para la humanidad ni más importante que los viajes de largo alcance al espacio; y ninguno será tan difícil y costoso de conseguir....
  • El juguete del calentamiento se rompió No más calentamiento. Parece que a la Tierra le espera una nueva glaciación en los próximos años. Según un modelo matemático de actividad magnética del Sol usado este año en...
  • De la naturaleza ilusoria del Universo   El Universo continúa desafiando a la humanidad y sus ideas preconcebidas. El ser humano es sólo un signo de interrogación inconcluso, inmerso en la exasperación de su ignorancia. Los...
  • Marte, el espejismo de Hawking y Elon Musk El popular astrofísico británico Stephen Hawking apuesta por construir una base lunar y enviar desde allí astronautas a Marte para el año 2025, dando así a la humanidad “un sentido...
  • Del Apocalipsis a los siete planetas   Será un crepúsculo de fuego, un colosal incendio que reducirá a cenizas todo lo que se mueva. Así terminará la vida en nuestro planeta, dentro de aproximadamente cinco mil...

El espíritu de la energía en los agujeros negros

El espíritu de la energía en los agujeros negros
diciembre 04
11:49 2015

 

Por primera vez, según un estudio publicado este jueves en la revista Science, han sido vistos los campos magnéticos de un agujero negro situado en el centro de la Vía Láctea. Esto habría sido posible a través del “Event Horizont Telescope” (EHT), una red global de radiotelescopios que trabajan en conjunto como un telescopio gigante del tamaño de la Tierra, de altísima resolución.

“La existencia de esos campos magnéticos ya se había predicho, pero nadie los había visto hasta ahora”, ha señalado el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. El agujero negro contemplado, Sagittarius A-star, pesaría unas cuatro millones de veces más que el Sol y se encontraría a unos 25.000 años luz de nosotros.

A propósito de todo esto, cabe decir que la vida basada en la materia sólida no tiene alternativas: para procurarse energía tendrá que sustraerla de los agujeros negros. Sólo con esas fusiones se podrá inyectar energía fresca en un futuro universo ya soñoliento y en pleno caos. Sólo manipulando esas masas, extrayendo energía mediante campos magnéticos en el lento giro de las órbitas disipadoras, puede la vida remozar los mermados recursos de un universo que va dilatándose y desorganizándose.

Tras este brutal derrumbe, la violencia de las fluctuaciones cuánticas en una densidad tan extrema desencadenará nuevamente otro Big Bang.

En este esquema einsteniano el universo se nos presenta de la misma forma, con independencia de donde se esté, y el espacio-tiempo resulta una variedad geométrica de cuatro dimensiones curvadas. No está claro, sin embargo, si los enigmáticos espacios curvos espaciales que provoca la increíble fuerza gravitacional de la densidad de los agujeros negros, son infinitos en el universo, o si tienen sus límites. La ilusión de pequeños universos curvos y el gran universo curvo, es resultado de la lógica desprendida de la relatividad einsteniana. Los poderosos campos gravitatorios de los agujeros negros rotatorios que deforman el tiempo y curvan el espacio, han sido el primer reto lanzado a las leyes físicas derivadas de la teoría de la relatividad.

En primer lugar, la geometría del espacio tiempo puede desarrollar una singularidad –un estado de densidad infinita y volumen cero–, como acontece en el caso ideal esférico antes considerado. En segundo, y de modo aún más curioso, el colapso puede abrir súbitamente un nuevo universo, con el cual carecíamos previamente de contacto. Pero algo sobrevivirá, pues no toda la materia perece como el protón; por encima de las fronteras del conocimiento se encumbra un real impenetrable a la investigación, que excede la visión de todas las formas de vida carbónicas, mecánicas o arcillosas; un lugar en el espacio conceptual mucho más allá del futuro, donde la forma y la función se desacoplan, donde no hay sustrato físico, donde irán a parar todos los “memes”, el plasma, de eminente conducta caótica.

A pesar de que se han realizado todo tipo de experimentos, ninguno ha arrojado que los protones decaen, y no obstante la mayoría de los físicos aún defiende esa idea. Por ese motivo, pensar que sólo es posible este universo de galaxias, estrellas, nubes de gases y polvo, de agujeros negros y cuásares, esta realidad donde el humano vive y piensa, es negar que la representación física es sólo una fase del universo; es desconocer la alternativa de filamentos inteligentes de plasma, una forma de vida de mayor volumen que las mismas estrellas, donde el fluido energético contiene información, conciencia y los medios de su subsistencia.

Al especular sobre las diferentes maneras en que el ser humano podría escapar a la destrucción, el físico cristiano Paul Davies aventura la hipótesis de que la humanidad, despojada de su cuerpo material, podría transferirse a un espíritu puro, a un “Super-ser” capaz de sobrevivir a un universo en colapso y disponer de un número infinito de pensamientos y experiencias en el tiempo finito a su disposición. Este super-cerebro se comunicaría hacia todas las direcciones, aprovechando las oscilaciones del colapso. Llevado a modelos matemáticos, las oscilaciones se presentan en un número infinito en la duración finita, posibilitando una cantidad infinita de procesamiento de información y, por lo tanto, un tiempo infinito para el “Super-Ser”. Es una forma en que el mundo mental podría sobrevivir el abrupto cese material del universo.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami