Neo Club Press Miami FL

El gran desafío

 Lo último
  • Trump y Putin o las amistades peligrosas A Donald Trump se le ha alborotado el avispero. Culpa a la prensa de sus desgracias, pero no es verdad. Él es el responsable de todas sus desdichas. Si le...
  • Cuba, 20 de mayo y anexionismo Estoy convencido (porque he necesitado y he querido convencerme) de que en el fondo el anexionismo es un refugio desesperado pero indeseable, como toda forma de suicidio. Porque se trata...
  • Todo el poder para las empresas de gerencia pública Fue muy afortunado que a la señora Le Pen la pulverizaran en las urnas. Macron duplicó su votación. El fascismo y el comunismo, su primo hermano, son siempre malas noticias....
  • ¿Por qué Nicolás Maduro se saca de la manga una nueva Constitución? Tiene cuatro objetivos seguramente recomendados por los fogueados operadores políticos cubanos: Maduro cree que necesita tiempo para mejorar su imagen. Sigue cayendo en todas las encuestas. La última, la de...
  • El continente invisible América Latina es, para bien y para mal, el continente invisible. Para bien, paradójicamente, se demuestra en el triste caso venezolano. Cuando Nicolás Maduro amenaza a Estados Unidos o a...

El gran desafío

El gran desafío
junio 11
15:58 2016

 

Las elites extractivas de renta ya no solo forman una oligarquía en cada país, sino que se estructuran en un conglomerado a nivel global: desde Argentina, Venezuela y Cuba en los extremos hasta Estados Unidos, Francia, España, Italia, Grecia, etc. Es lo que está de moda desde hace mucho tiempo, el llamado consenso socialdemócrata cuyo dominio tras la Gran Recesión de 2008 se ha hecho más poderoso y visible.

Si esta tendencia parasitaria de las élites políticas, bancarias y empresariales, así como sindicales –el Cartel de Washington, al decir del Senador Ted Cruz–, no se revierte, el capitalismo tendrá sus años contados, pues este Estado del Bienestar es realmente el bienestar del Estado, cuyo intervencionismo nos lleva inexorablemente a la socialización completa, o sea, al colectivismo, que ya desgraciadamente conocemos.

Si a este movimiento liberticida le añades el serio desafío que a nuestra civilización impone la creciente amenaza del islamismo coránico, el cual ya comienza a cebarse en nuestras propias carnes, el peligro resulta francamente real. Es como un movimiento de pinza contra el productor, contra el innovador, contra el generador de riqueza y de empleo, por un lado, y por el otro contra los más sólidos fundamentos liberales y democráticos de nuestras sociedades y de nuestra cultura.

¿Qué le cabe hacer a Occidente? Pues defenderse con uñas y dientes. ¿Pero cómo vamos a confiar nuestra defensa a unos gobernantes que no nos representan, que gobiernan totalmente a espaldas del ciudadano y que no cesan de rapiñarnos cuanta renta y ahorro pueden con el fin de articular sus redes clientelares, vivir en la opulencia y perpetuarse en el poder mediante el voto cautivo de los inmigrantes, incluso islamistas?

Creo firmemente que frente al curso de desastre al que apuntan los acontecimientos que vivimos, la respuesta tiene que ser una revolución conservadora a escala global que dé un vuelco radical al poder del Estado y la incertidumbre que nos agobia y empobrece. La insoportable carga de una deuda imparable y apabullante, un esfuerzo fiscal en aumento y un sinfín de problemas económicos y sociales ha eclosionado a partir del abandono de los principales fundamentos del capitalismo de libre mercado y del sistemático intervencionismo estatal ya no solo en la economía, sino además en el ámbito de nuestras vidas.

Hemos dejado al leviatán estatal avanzar demasiado y es hora ya de pararle los pies en seco, so pena de acabar esclavos de un gran gobierno global y recitando el Corán en nuestros templos cristianos.

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami