Neo Club Press Miami FL

El gran desafío

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

El gran desafío

El gran desafío
Junio 11
15:58 2016

 

Las elites extractivas de renta ya no solo forman una oligarquía en cada país, sino que se estructuran en un conglomerado a nivel global: desde Argentina, Venezuela y Cuba en los extremos hasta Estados Unidos, Francia, España, Italia, Grecia, etc. Es lo que está de moda desde hace mucho tiempo, el llamado consenso socialdemócrata cuyo dominio tras la Gran Recesión de 2008 se ha hecho más poderoso y visible.

Si esta tendencia parasitaria de las élites políticas, bancarias y empresariales, así como sindicales –el Cartel de Washington, al decir del Senador Ted Cruz–, no se revierte, el capitalismo tendrá sus años contados, pues este Estado del Bienestar es realmente el bienestar del Estado, cuyo intervencionismo nos lleva inexorablemente a la socialización completa, o sea, al colectivismo, que ya desgraciadamente conocemos.

Si a este movimiento liberticida le añades el serio desafío que a nuestra civilización impone la creciente amenaza del islamismo coránico, el cual ya comienza a cebarse en nuestras propias carnes, el peligro resulta francamente real. Es como un movimiento de pinza contra el productor, contra el innovador, contra el generador de riqueza y de empleo, por un lado, y por el otro contra los más sólidos fundamentos liberales y democráticos de nuestras sociedades y de nuestra cultura.

¿Qué le cabe hacer a Occidente? Pues defenderse con uñas y dientes. ¿Pero cómo vamos a confiar nuestra defensa a unos gobernantes que no nos representan, que gobiernan totalmente a espaldas del ciudadano y que no cesan de rapiñarnos cuanta renta y ahorro pueden con el fin de articular sus redes clientelares, vivir en la opulencia y perpetuarse en el poder mediante el voto cautivo de los inmigrantes, incluso islamistas?

Creo firmemente que frente al curso de desastre al que apuntan los acontecimientos que vivimos, la respuesta tiene que ser una revolución conservadora a escala global que dé un vuelco radical al poder del Estado y la incertidumbre que nos agobia y empobrece. La insoportable carga de una deuda imparable y apabullante, un esfuerzo fiscal en aumento y un sinfín de problemas económicos y sociales ha eclosionado a partir del abandono de los principales fundamentos del capitalismo de libre mercado y del sistemático intervencionismo estatal ya no solo en la economía, sino además en el ámbito de nuestras vidas.

Hemos dejado al leviatán estatal avanzar demasiado y es hora ya de pararle los pies en seco, so pena de acabar esclavos de un gran gobierno global y recitando el Corán en nuestros templos cristianos.

Sobre el autor

Enrique Collazo

Enrique Collazo

Enrique Collazo es Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Realizó estudios de Doctorado en la Universidad de Educación a Distancia de Madrid. Ha publicado libros sobre las cuestiones de la banca y el crédito en Cuba, tanto en la Isla como en España, y colaborado asiduamente en publicaciones como la revista Encuentro de la Cultura Cubana y su página web Encuentro en la Red, la Revista Hispano-Cubana, Cuadernos de Pensamiento Político e Islas, entre otras. Actualmente reside en Madrid.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami