Neo Club Press Miami FL

El gran hijo bobo de la economía cubana

 Lo último
  • De Cuba a Venezuela: Las diferencias   La actitud del opositor venezolano Leopoldo López y su decisión hace años de convocar un mitin bajo la estatua de José Martí en Caracas, aludía precisamente a un cubano...
  • ¿Cuán envilecedor resulta un régimen totalitario?   El muy significativo rasgo parasitario de la elite extractiva de rentas verde olivo, una de las de más larga data en el mundo moderno y asimismo la más eficaz...
  • Un antídoto para la desvergüenza   En una de las escenas finales de la muy conocida y justamente elogiada película alemana La vida de los otros, aparece un tenebroso sujeto que había sido ministro de...
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...

El gran hijo bobo de la economía cubana

El gran hijo bobo de la economía cubana
enero 11
18:18 2017

 

Se ha dicho que la política no es más que una torpe simplificación de las cosas. Es cierto. Pero ojalá no fuera más que eso. Suele ocurrir que esa torpe simplificación se proyecte con malsanos propósitos. Entonces el ejercicio de la política deriva en fundamento sine qua non de corrupción. Y es un delito muy grave.

Tal vez nunca veamos comparecer ante un tribunal, como reos de leso crimen político, a los responsables de la siempre creciente ruina sufrida por Cuba a partir de la segunda mitad del siglo XX. Pero ello no significa que no lo merezcan.

Devastar las estructuras económicas y socioculturales de un país por haber supeditado todas sus bases, sus acciones y proyecciones a un simple trazado político, o aún peor, a caprichos y dislates dictatoriales esgrimidos bajo el disfraz de un trazado político, representa un delito no menos siniestro que bombardear ciudades.

Ya que es así (y nadie con dos dedos de frente tendría razones para dudarlo), entonces, a quienes hoy llevan la sartén por el mango en nuestra isla también sería pertinente juzgarlos por reincidencia en el crimen, con premeditación y felonía.

Sobran pruebas, pero para aquellos que necesitan ver llover sobre lo mojado, dejo aquí algunas de las más elementales y fáciles de entender, a tono con su disposición.

A ver, ¿quién podría calcular la cifra exorbitante de gastos irrecuperables que ocasionan anualmente al erario nacional los miembros activos del Ministerio del Interior, una plantilla de vagos altamente asalariados que sobrepasa con creces la de cualquier otro país del tercer mundo? ¿Mediante qué mecanismos podríamos llegar a conocer algún día cuánto paga el pueblo cubano, bien en dinero efectivo o en prebendas, por ser vigilado a tiempo completo por cientos de miles de agentes encubiertos, colaboradores e informantes del MININT que actúan en todas y cada una de las empresas del país o dentro de cada institución u organización de cualquier tipo? ¿Mediante qué estadística oficial sería posible consultar los enormes gastos que generan los miles o cientos de miles de colaboradores de la dictadura cubana en Europa, Estados Unidos, o Latinoamérica?

¿Serán capaces los historiadores del futuro de establecer el daño ocasionado a la economía nacional por el desmesurado e improductivo aparato de administración y represión de la dictadura castrista? Yo creo que no. Pero tal vez sí podamos concluir desde ahora que Cuba no saldrá de la crisis económica en que agoniza si antes no logra deshacerse de ese gran hijo bobo, derrochador e inútil.

El parasitismo es un mal endémico del fidelismo. Nació apenas iniciado su dominio, en los 60, y fue creciendo incesantemente a través de los años, como la socorrida bola de nieve (o de excremento): mientras más vueltas daba, mayor era su volumen, hasta llegar a convertirse en un monstruo de insaciable apetito.

Luego, para colmo, desde las entrañas de ese Polifemo tragón que es el régimen, creció otro parásito monstruoso, que es su contingente de represores y burócratas.

¿Podremos conocer algún día el verdadero monto de las dilapidaciones, tanto en salarios como en otros gastos, de organismos parásitos como las gigantescas FAR, o PCC, CTC, UJC, CDR, FMC, Poder Popular, ICAP, UNEAC…?

La necesidad de importarlo todo, no obstante las muy reducidas demandas de consumo de una población acostumbrada a la pobreza extrema, es hoy una (otra) de las grandes tragedias de nuestro país. El régimen depende de las exportaciones para darle de comer migajas al pueblo. Y como no es capaz de producir ni siquiera lo mínimo indispensable, se ha visto impelido a vaciar los hospitales y los policlínicos para exportar sus recursos médicos, en una maniobra parasitaria y neo-esclavista sin precedentes en la historia del mundo moderno.

El monopolio estatal de las inútiles capacidades de producción, mediante el racionamiento del producto, en combinación onerosa con la poca demanda, le ha permitido reducir al máximo las exigencias poblacionales, de manera que pueda seguir ejerciendo su vocación de parásito que emplea a otros innumerables parásitos para mantenerse. Es la fórmula base del gran hijo bobo.

¿Llegaremos a tener algún día pleno conocimiento de causa sobre la retranca impuesta al desarrollo de nuestro país por esa política del hijo bobo? ¿Nos queda al menos la esperanza de que los responsables de tanto desmadre y de tamaño crimen de lesa patria sean obligados a comparecer alguna vez ante los tribunales?

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?

José Hugo Fernández

  Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas

0 comentario Leer más
  Waldo González López

Ismael Sambra: Sin sombra

Waldo González López

  Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami