Neo Club Press Miami FL

El hombre más poderoso del mundo

 Lo último
  • El monumento ¡Qué íbamos a imaginarnos que él andaba por estos rumbos! Eso fue por allá por 1968 o 1969, y aquí estábamos consagrados de a lleno en lo de los diez...
  • Cháchara de muertos Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los...
  • La mancha en el expediente Dicen que cuando sueñas vívidamente con tu infancia es porque se acerca la hora de morir. Más allá de cualquier interpretación sabionda o aventurada al respecto, sea relacionada con la...
  • Tubular Bells Se sentaban sobre una semiderruida cerca de piedras. Abajo, a un costado, les quedaban el pueblo y sus luces; arriba, el cielo repleto de estrellas. -¿… y muy lejos?- preguntó...
  • La sagrada rama dorada No importa que afuera el mundo sea un infierno y acechen feroces los mamertos. Es posible obviar el detalle y procurar ser feliz, al menos efímeramente feliz, si uno tiene...

El hombre más poderoso del mundo

El hombre más poderoso del mundo
noviembre 06
10:56 2015

 

¿Cuál es el hombre más poderoso del mundo?, se preguntó un día. ¿Alguno de los multimillonarios? No: algunos eran extremadamente avaros y vivían torturados por perder un solo peso y otros eran hombres comunes que luego de haber logrado su fortuna no cambiaban la vida austera que habían llevado antes, incluso donaban lo que ganaban, como había leído en unas entrevistas de Joyce Carol Oates a millonarios norteamericanos. ¿Un dictador de tipo chaplinesco como el norcoreano Kim Jong Un que tiene todo el poder sobre la vida de sus súbditos, además de armas nucleares con las que de cuando en cuando practica chantaje nuclear para conseguir víveres para él y su elite siguiendo el ejemplo de su padre? Tampoco era totalmente poderoso: vivía en la paranoia constante del perseguidor que se dice perseguido.

La semblanza del hombre más poderoso del mundo la encontró en las cartas de Clive Staples Lewis, el amigo de J.R. R. Tolkien que instruía a los misioneros en el deseo de cosas vagas e inexistentes para alejarlos de todo placer real: “El hombre que goza de una sola cosa en el mundo ya está armado contra nuestros más sutiles ataques. Conozco el caso de un hombre que está inmunizado contra las tentaciones de la ambición merced a una pasión más dominante todavía, que son las vísceras de los pájaros”.

Le pareció un modelo a seguir pero no logró que lo apasionaran las vísceras de tales seres alados. Lo apasionaba el ajedrez pero podía ser vapuleado por un jugador profesional. Su elección no pudo ser más demente: la sustituyó por el gusto de las mujeres, pero no quiso disecarlas porque sería una necedad estética.

Concluyó así con sus vísceras en sus manos. Eran mejores, más cálidas que las de los pájaros, pero ya no tenía tiempo ni para preguntarse si la carta de Lewis tenía como objeto salvar a la humanidad o perderla definitivamente. Su vuelo en este valle de locos había terminado.

Sobre el autor

Luis Thonis

Luis Thonis

Luis Thonis (Buenos Aires, 1949) es poeta, escritor, crítico y narrador. Sus notas y ensayos han aparecido en numerosas revistas literarias nacionales e internacionales. Ha publicado, entre otros libros, “Siglo de manos y la criatura”, (poesía, 1989), “Eunoe” (poesía, 1991), “Cuerpos inéditos” (poesía, 1995), “Estado y ficción en Juan B. Alberdi” (ensayo, 2000), “No vienen avispas” (poesía, 2012), “Milagro infame” (relatos, 2012) y la novela “Viento agrio” (2014). Reside en Argentina.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami