Neo Club Press Miami FL

El instante de la espera

El instante de la espera

agosto 18
12:50 2011

1-el_instanteExiste una hermosa historia, un breve relato de amor, El albor generoso de Shel  Silverstein, que puede ilustrar y servir de base para entender la novela El instante de José Abreu Felippe, que Editorial Silueta acaba de poner en circulación. Se trata en el fondo sobre la generosidad del amor, en este caso de la generosidad de Octavio hacia Hugo, la posibilidad de resistir por un instante la quebradura tangencial y temporal del poder nacionalista y padecer el  enamoramiento, la sexualidad,  la pasión y la lujuria. Padecer el miedo a la separación por culpa del totalitarismo. En el  instante en que el amor, el sentimiento de generosidad hacia el otro, aparece como salvación, se  edifica la libertad y el individuo se vuelve lúcido y libre respecto a la vida.

Es cuando comienza un entendimiento fugaz sobre lo que puede ser la razón de la vida.  Por ende, no se trata de una derrota sobre la vida lo que reciben Octavio y Hugo a pesar finalmente de la separación (quién se queda y quién se va), como nos la presentaría la observación de  Vasili Grossman en su monumental novela Vida y destino, sino una victoria en cuanto a que el interés del protagonista es  proporcionar algo en la vida sin el interés de recibir nada a cambio. De modo que los diez años en que transcurre la novela (1971-1980) son el devenir, desde El comienzo a La tarde,  de un escrupuloso negocio homosexual: dame que te daré. Una relación de palabras dadivosas. De ahí el miedo a la separación, a amanecer ahorcado. Pero hay instantes, preciosos instantes. Hay saltos para ver más allá de la realidad inmediata.

Cuando por ejemplo la utilidad sexual  devánese ante la capacidad de la voluntad,  y se permite soltar  amarras y dejar, por consiguiente, de continuar  aferrándose a los condicionamientos establecidos. Entonces  el amor florece como instante de envergadura dentro de la novela.  La novela es extensa, con más de cuatrocientas sesenta páginas largas, pero corta en cuanto al  significado. A lo sumo en veinte páginas esparcidas a lo largo de la narración podrá toparse el acucioso lector, inesperadamente, con esos instantes, rayos de luz que cierran de un modo magistral el comienzo del  final.

La memoria recoge estos instantes porque son perdurables. Alumbran un mundo de barbaries. Retratan con certeza,  como dijera Kundera, al fundamentalismo  totalitario. A través de esos instantes de amor que recrea Abreu Felippe con una escritura natural y llana, se vivió por primera vez que en Cuba la necesidad del posthumanismo.  Y esta es la gran paradoja nunca resuelta en Cuba: los pensadores e intelectuales cubanos nunca imaginaron –de ahí su afinidad con el  ideal del humanismo–  que la homofobia culterana del Estado era más que una cuestión marginal. Nunca intuyeron que una fuerte dosis de amor en la relación homosexual, tachada de antinatural y perjudicial, podía hacer posible el olvido de la culpa y tornar ingrávidos los condicionamientos totalitarios.

Es cuando a Octavio, en medio de la desesperación ante la pérdida de  su amado, se le aparece el gran instante, se abre una  ventana y puede ver el infinito, ver más allá de la realidad que lo sostiene: entonces mira “cómo las mariposas se apiñaban en torno al foco amarillento de la esquina. Y que desde allí  salía corriendo hacia la zanja del medio de la calle y comenzaba a saltar, cada vez más alto en busca de aquella sensación de bienestar, de felicidad, de libertad, que estaba en el aire”. Y entonces viene el instante de la espera.

Nota de NCP. La presentación del libro El instante, de José Abreu Felippe (novela que cierra la pentalogía El olvido y la calma), tendrá lugar este jueves 18 de agosto, a las 7:30 p.m., en Havanafama (752 SW 10th Avenue, Miami, FL 33131). Los interesados pueden llamar al teléfono (786) 319-1716 para más información.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más