Neo Club Press Miami FL

El Libro de la Salvación: Génesis (II)

El Libro de la Salvación: Génesis (II)

septiembre 22
15:14 2011

1-baby_en_la_playa2:1 Se hizo un silencio como ninguno, vasto como un trueno en la segunda noche, cuando Idamanda descendió hacia La Playa.

2:2 Las olas rompían tenuemente sobre la arena y los amantes evolucionaban bajo la cegadora luz del caracol.

2:3 Y dijo Idamanda: En el principio fue el Señor de las Risas, que era un niño, cuando el dinero no pesaba en los bolsillos. Mas hubo un árbol de la sabiduría empujando a los hombres a perder su inocencia, y la perdieron finalmente.

2:4 Y dijo con la espuma coronando sus pies diminutos:

2:5 Entonces los hombres descubrieron su desnudez y corrieron a cubrirse, como quien cierra las ventanas de su casa al aire de La Playa.

2:6 Y dijo: Ya que sólo puede florecer la dicha en el abandono de la inocencia, y sólo sobre ese abono crece permanentemente la plenitud.

2:7 Y los amantes oyeron de súbito una música que venía de muy lejos, planeando como una tormenta sobre Playa Hedónica. Y dijo Idamanda:

2:8 En el silencio avanzó el niño, sobre la música de doscientos mil agujones de esperma –entes repentinamente moribundos–, braceando sin cesar hacia el útero materno.

2:9 Y dijo Idamanda:

2:10 La alegría de bracear en libertad salvó al niño, conformó a la criatura, al Señor de las Risas.

2:11 Y dijo Idamanda:

2:12 Pudo buscar un útero, o el cielo, o su cuna sobre la arena. No importa cómo lo llamen. Lo cierto es que en el mar interior el niño preñó a la madre y nació el Espíritu Inocente, por sobre la expansión de las aguas.

2:13 Y dijo:

2:14 En el Espíritu Inocente florece, en silencio, la canción del Señor de las Risas.

2: 15 Y dijo: Sólo la madre puede recibir al niño. Sólo el niño puede propagar el Espíritu Inocente.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más