Neo Club Press Miami FL

El llanto del hombre nuevo

El llanto del hombre nuevo

El llanto del hombre nuevo
febrero 18
20:42 2014

El llanto del hombre nuevo es parte de lo que debemos esperar los cubanos en esa transición de inventiva solemne hacia la reivindicación de una nación ubicada sobre pilares de libertad. De modo que el luto, el espejismo del “patria o muerte” que una mayoría carga hoy en su conciencia, no tiene una solución en lo inmediato. Hay que pasar esta larga refriega del llanto colectivo para que el individuo conquiste su valor intrínseco, el inherente a la condición humana y que, después de entenderse sin prejuicio de juez moral, sacuda y alumbre dicha conciencia.

“Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como / cuando por sobre el hombro nos llama una palmada; / vuelve los ojos locos, y todo lo vivido / se empoza, como charco de culpa, en la mirada”. Cesar Vallejo

Por ahora, la carga al machete virtual a propósito del debate sobre Santiago Feliú pone al descubierto el victimismo cubano, la autoflagelación y la autocensura, modo anormal de ver con normalidad una dualidad. Una cosa es hacia dentro y otra hacia fuera. El potrero mueve sus cercas pero el pasto de las vacas sigue escaso, y vivir es ya una afrenta.

La necesidad de justificar el miedo al miedo tiene una correlación de fuerza lógica, es desde hace mucho una tabla para cruzar los océanos internos de la provincia a la capital de esa provincia que llamamos “país” y que no es otra cosa que La Finca. La poética de la sobrevivencia defiende su correlación con un “realismo sucio” garante de la continuidad del poder único, que lo “único” que produce son esas manchas de ceguera por las que ponemos música en nuestro ombligo. Pensar con nuestra tripita, llorar por esa tripita, tiene un precio que separa a los de adentro y los de afuera. Casi todo el mundo tiene, de alguna forma, una relación directa con el cordón umbilical donde se proyecta la “Matria”.

Al parecer, pensamos con el estómago y consumimos tajadas de espiritualidad que se asientan como costras en unas “almas” que han dicho al “combate corred”, y que siempre corren echándole la culpa al vecino. Nunca se reconocen, por orgullo, almas desnutridas.

Ya no nos obligan directamente a un discurso. El acomodo es otro, viene a ser como un exilio en insilio mientras, dentro, una mayoría apuntala la desgracia nacional que produce la muerte en vida. Porque, claro, vivir siempre es otra cosa, al menos en esa burbuja que soplamos ante la violencia de los días y los años mejores que siempre están por venir. La solución objetiva se presenta como inalcanzable, destinada a estar más arriba, allí donde los héroes de siempre no permiten el llanto porque afloja.

El llanto entonces no es por la fe de las almas austeras. Y claro, queda varios escalones más abajo, donde por mucha matraca, conga y baile que haya el coletazo tantas veces ensayado es el estandarte de una nación que no reza a un Dios vivo ni celestial. Es la gloria de vivir como los muertos.

La consigna por cansancio ya no es peregrina y repetitiva, ese veneno lo portamos como valor del “hombre nuevo”. Somos los portadores enfermos que hacen entrevistas y responden entrevistas, el chachachá de las entrevistas, porque siempre hemos tenido un comandante al que le roncan las entrevistas (y aquí usted puede saltar como un antiyanqui, aproveche una pausa breve, tome aire y convenza a conciencia como dice el bolero, dígale que la quiere). Ya sabemos repudiar lo que nos delata, indefensos mártires de un vacío al que no se puede mirar de frente porque es un espejo que no pone rostro para las respuestas.

No hay respuestas en el abismo. Lo único esperanzador parece ser cruzar, con cara de lástima una y otra vez, las que sean necesarias, el Niágara en bicicleta.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio

Juan Carlos Recio (Santa Clara, 1968). Poeta y narrador. Su libro “El buscaluz colgado” fue Premio de la Ciudad de Santa Clara en 1990. Obtuvo también una primera mención en el Premio Julián del Casal de la UNEAC, en 1991, con su poemario inédito “Hay un hombre en la cruz”. Ha publicado, entre otros, los poemarios “Sentado en el aire” y “La pasión del ignorante”. Desde el año 2000 reside en la ciudad de Nueva York, donde edita el blog Sentado en el Aire.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más