Neo Club Press Miami FL

El mar de Baracoa

 Lo último
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...
  • El arte de olvidar Sólo eso importa: hasta el final, vivo y ardiente. Boris Pasternak               llegará un día en que todo sea oscuro como el vientre de...
  • Donde el mármol se apiada de las islas                   Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen...

El mar de Baracoa

El mar de Baracoa
octubre 21
12:00 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo bardo almacena rencores
se enerva, levanta pancartas:
cañaverales que abogan por escaparse.
El asma de Lezama nos persigue
es una lechuza que ronda patología
siniestridades ajustándose a la memoria
conclusiones en los ojos de los muertos.
Un parlanchín exige tendencias.
Qué razones hay para que el oportuno
arme disecciones, quiera apoderarse.
Todavía llueve sobre la noche.
Las imantaciones, fronteras y jaurías.
Pero llegaré hasta las provincias:
incandescencia, palmeras del cielo
un animal mudo que agoniza
no ha podido penetrar la noche.

Hay calamidades que nos rondan
en el bautismo se esconden sombras.
Una mano pudiera trastocar la geografía:
compórtate que pueden encarcelarte.
El zodíaco trae tormentas de suerte.
Todo bardo se sienta a la mesa
engañoso recurre a la locura de sus días.
Recuerda que el mar de Baracoa
en su noche prístina, arroja los desperdicios.

Sobre el autor

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca (Holguín, 1954) Poeta y editor. Ha publicado los libros de poemas “Bajo un cielo tan amplio” (Premio Ciudad de Holguín, 1986), “Testigo de los días” (Premio Adelaida del Mármol 1988, Holguín), “Juegos preferidos” (Premio Ciudad de Holguín, 1998), “Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas” y “Anotaciones para un archivo”. En Miami, donde reside actualmente, ha publicado, entre otros, los poemarios “Ínsula del cosmos” (2006) y “La náusea en el espejo” (2009). Sus poemas han aparecido en numerosas antologías y compilaciones, tanto en Cuba como en otros países.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami