Neo Club Press Miami FL

El mar de Baracoa

 Lo último
  • La reina rota (II)                   qué pudiéramos darle a su llegada un caramelo y un columpio limpio desmedido por la diestra una señal una guía tirarle...
  • No creo en la vía pacífica                     No creo en la vía violenta me gustaría creer en algo —pero no creo creer es creer en Dios lo...
  • Sangra tu mirada bajo el caballo a Guillermo                   Sangra tu mirada bajo el caballo, roto el hígado tras una canción de Serrat no has de hacerle swing...
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...

El mar de Baracoa

El mar de Baracoa
Octubre 21
12:00 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo bardo almacena rencores
se enerva, levanta pancartas:
cañaverales que abogan por escaparse.
El asma de Lezama nos persigue
es una lechuza que ronda patología
siniestridades ajustándose a la memoria
conclusiones en los ojos de los muertos.
Un parlanchín exige tendencias.
Qué razones hay para que el oportuno
arme disecciones, quiera apoderarse.
Todavía llueve sobre la noche.
Las imantaciones, fronteras y jaurías.
Pero llegaré hasta las provincias:
incandescencia, palmeras del cielo
un animal mudo que agoniza
no ha podido penetrar la noche.

Hay calamidades que nos rondan
en el bautismo se esconden sombras.
Una mano pudiera trastocar la geografía:
compórtate que pueden encarcelarte.
El zodíaco trae tormentas de suerte.
Todo bardo se sienta a la mesa
engañoso recurre a la locura de sus días.
Recuerda que el mar de Baracoa
en su noche prístina, arroja los desperdicios.

Sobre el autor

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca (Holguín, 1954) Poeta y editor. Ha publicado los libros de poemas “Bajo un cielo tan amplio” (Premio Ciudad de Holguín, 1986), “Testigo de los días” (Premio Adelaida del Mármol 1988, Holguín), “Juegos preferidos” (Premio Ciudad de Holguín, 1998), “Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas” y “Anotaciones para un archivo”. En Miami, donde reside actualmente, ha publicado, entre otros, los poemarios “Ínsula del cosmos” (2006) y “La náusea en el espejo” (2009). Sus poemas han aparecido en numerosas antologías y compilaciones, tanto en Cuba como en otros países.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami