Neo Club Press Miami FL

El mar de Baracoa

 Lo último
  • Oración a la rosa                   No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales...
  • Palabras escritas en la arena por un inocente                   Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No...
  • Desintegración de la fe para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato...
  • Café con leche                   Es posible que no sepas todavía que los que se quedaron viajan en los mismos trenes tras los mismos barrotes en...
  • Soneto del robot                   Robot que en largas tardes he crecido a la sombra del árbol de la urgencia, que vuelve todo fuga e inconsciencia...

El mar de Baracoa

El mar de Baracoa
octubre 21
12:00 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo bardo almacena rencores
se enerva, levanta pancartas:
cañaverales que abogan por escaparse.
El asma de Lezama nos persigue
es una lechuza que ronda patología
siniestridades ajustándose a la memoria
conclusiones en los ojos de los muertos.
Un parlanchín exige tendencias.
Qué razones hay para que el oportuno
arme disecciones, quiera apoderarse.
Todavía llueve sobre la noche.
Las imantaciones, fronteras y jaurías.
Pero llegaré hasta las provincias:
incandescencia, palmeras del cielo
un animal mudo que agoniza
no ha podido penetrar la noche.

Hay calamidades que nos rondan
en el bautismo se esconden sombras.
Una mano pudiera trastocar la geografía:
compórtate que pueden encarcelarte.
El zodíaco trae tormentas de suerte.
Todo bardo se sienta a la mesa
engañoso recurre a la locura de sus días.
Recuerda que el mar de Baracoa
en su noche prístina, arroja los desperdicios.

Sobre el autor

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca (Holguín, 1954) Poeta y editor. Ha publicado los libros de poemas “Bajo un cielo tan amplio” (Premio Ciudad de Holguín, 1986), “Testigo de los días” (Premio Adelaida del Mármol 1988, Holguín), “Juegos preferidos” (Premio Ciudad de Holguín, 1998), “Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas” y “Anotaciones para un archivo”. En Miami, donde reside actualmente, ha publicado, entre otros, los poemarios “Ínsula del cosmos” (2006) y “La náusea en el espejo” (2009). Sus poemas han aparecido en numerosas antologías y compilaciones, tanto en Cuba como en otros países.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami