Neo Club Press Miami FL

El mar de Baracoa

 Lo último
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...
  • Chatarra                     Señor, ¿por qué trajiste a este mundo Tantos seres hermosos y agraciados? ¿Con qué fin los creaste? ¿Por qué misión...
  • Necesidad del fuego                   Si sigues ocultando el fuego vendrá el invierno a hospedarse en cada rincón de mi cuerpo. No dejes que mis huesos...
  • Una espina dorada                   Desde la vida rota, caigo en miles de charcos, casi todos hechos de aire y del recuerdo de que alguna vez...

El mar de Baracoa

El mar de Baracoa
octubre 21
12:00 2015

 

 

 

 

 

 

 

 

Todo bardo almacena rencores
se enerva, levanta pancartas:
cañaverales que abogan por escaparse.
El asma de Lezama nos persigue
es una lechuza que ronda patología
siniestridades ajustándose a la memoria
conclusiones en los ojos de los muertos.
Un parlanchín exige tendencias.
Qué razones hay para que el oportuno
arme disecciones, quiera apoderarse.
Todavía llueve sobre la noche.
Las imantaciones, fronteras y jaurías.
Pero llegaré hasta las provincias:
incandescencia, palmeras del cielo
un animal mudo que agoniza
no ha podido penetrar la noche.

Hay calamidades que nos rondan
en el bautismo se esconden sombras.
Una mano pudiera trastocar la geografía:
compórtate que pueden encarcelarte.
El zodíaco trae tormentas de suerte.
Todo bardo se sienta a la mesa
engañoso recurre a la locura de sus días.
Recuerda que el mar de Baracoa
en su noche prístina, arroja los desperdicios.

Sobre el autor

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca

Alejandro Fonseca (Holguín, 1954) Poeta y editor. Ha publicado los libros de poemas “Bajo un cielo tan amplio” (Premio Ciudad de Holguín, 1986), “Testigo de los días” (Premio Adelaida del Mármol 1988, Holguín), “Juegos preferidos” (Premio Ciudad de Holguín, 1998), “Advertencia a Francisco de Quevedo y otros poemas” y “Anotaciones para un archivo”. En Miami, donde reside actualmente, ha publicado, entre otros, los poemarios “Ínsula del cosmos” (2006) y “La náusea en el espejo” (2009). Sus poemas han aparecido en numerosas antologías y compilaciones, tanto en Cuba como en otros países.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner sobre el discurso del presidente Trump en la ONU:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami