Neo Club Press Miami FL

El milagro de huir

 Lo último
  • Enemigo que huye…   Corría el año de 1865 cuando se produjo una pequeña conmoción durante el evento anual de la Academia de Medicina de Nueva York. Ocurrió cuando el diplomático ─en realidad...
  • José Martí y el primer avión cubano   La inventiva militar de los independentistas cubanos en la gesta contra el colonialismo español (1868-1898) fue inagotable: cañones de cuero y madera, minas, torpedos, todo tipo de innovaciones y...
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • Fidel Castro muerto: Legado y contralegado   La quiebra de la historia, resultado de la petit revolución bolchevique antillana: la revolución cubana de 1959, finalmente termina con la muerte de su hiper líder Fidel Castro, ocurrida...
  • Historia del Thanksgiving o Día de Acción de Gracias   Thanksgiving o Día de Acción de Gracias. Día en que los pavos huyen hacia las generosas cocinas cubanas, y latinoamericanas. Cocinas de estreno en las que estas imponentes aves...

El milagro de huir

El milagro de huir
julio 25
17:09 2016

 

Entre procrear y huir, las últimas generaciones de cubanos han optado por lo segundo, sin que parezca inquietarles la perpetuación de la especie, una prioridad esencial en todo ser viviente. Los bajos índices de natalidad que se reportan hoy en la isla han sido motivos de reflexión, sobre todo en la prensa independiente, en tanto prenden luz roja en los informes oficiales, que nunca son confiables, o al menos no tanto como pueden serlo ciertas manifestaciones del sentimiento popular que no se registran en estadísticas pero hablan por sí solas.

Es el caso del nuevo tipo de milagros que en forma creciente están yendo a pedir los habaneros a la tumba-santuario de La Milagrosa, en el Cementerio de Colón.

A partir de los años 80, cuando dejó de darles miedo o pena visitar como devotos el sitio, la mayoría de los peregrinos eran mujeres que iban a pedir milagros relacionados con la maternidad. No se trataba de una regla inviolable, pero marcó con énfasis la costumbre. Sin embargo, actualmente se observan cambios en esta tendencia. Y es justo en tales cambios donde se puede comprobar, mejor que en cualquier tabla numérica (por más científica que se califique), lo que desea y proyecta nuestra gente, muy especialmente los jóvenes.

La preponderante cifra de frases que lo expresan por lo claro, como: “Gracias, Amelia, por ayudarnos en nuestro viaje”; o que lo dejan caer, como: “Gracias por habernos complacido en lo que te pedimos”, utilizando un lenguaje críptico que es todavía usual en las calles (como rezago de épocas aún más represivas que las actuales), resulta obvia por estos días entre las lápidas que los devotos depositan al pie de la tumba-santuario al considerar que han sido satisfechos sus ruegos.

Por cierto, constituyen multitud los creyentes que han dejado constancia de su agradecimiento mediante lápidas que llevan hasta la tumba-santuario y que, por ser tantas, la administración del cementerio se ha visto obligada a dedicarles un espacio aparte. Basta con leer sus inscripciones para percatarse de que muchas fueron depositadas por personas que ya no residen en Cuba, lo cual no ha impedido que cumplan el compromiso que contrajeron con La Milagrosa.

¿Cuál sería la reacción de José Vicente Adot Rabell si pudiese ver hoy que la tumba de su esposa, Amelia Goyri de la Hoz, es la más visitada en toda la historia del cementerio y que es tal la adoración que despierta entre nuestra gente que no la dejan sola ni un minuto del día, al punto que el suyo se ha convertido en el panteón mejor vigilado de Cuba, con custodia exclusiva y permanente?

Se conoce que José Vicente se opuso siempre a que la tumba de Amelia fuera objeto de culto, lo cual consideraba una intromisión en sus asuntos privados. Incluso pretendió destinarle un guardián para impedir que sus devotos le pusieran flores. Hoy ocurre todo lo contrario. Entre las tareas de quienes custodian el sepulcro, sea un CVP del cementerio o una vigilante pagada por una institución no gubernamental, está la de viabilizar la entrega de ofrendas, al tiempo que impiden profanaciones o saqueos que puedan ofender la devoción popular.

Es bien conocida igualmente la historia que originó el culto a La Milagrosa. Amelia, que amaba a José Vicente desde la niñez, se convirtió en su esposa en el año 1900. Pronto estuvieron esperando descendencia, una niña, pero a los 8 meses de embarazo, ella sufrió una repentina enfermedad (eclampsia) que provocaría su muerte y la de la criatura. El marido enloqueció. Acudía diariamente a visitar la tumba, creyendo que Amelia sólo estaba dormida, así que iba a despertarla golpeando una de las cuatro argollas de la tapa del sepulcro.

Un escultor amigo suyo talló en mármol de Carrara una estatua de Amelia que fue colocada en el sepulcro. José Vicente adoptó el hábito de quitarse el sombrero ante la escultura, ponerlo sobre su pecho, y luego retirarse sin darle jamás la espalda. Ese hábito, que aún se practica, originó el primer rito en torno a La Milagrosa.

Se cuenta que 13 años después de sepultada, el viudo quiso ver los restos. Así descubrió que el cuerpo de Amelia estaba intacto, y la criatura, que había sido colocada entre sus piernas, se hallaba ahora apoyada en el brazo izquierdo de la madre. A partir de entonces se hizo legendaria la devoción popular. La gente empezó a llamarle La Milagrosa y a creer en los poderes sobrenaturales de la tumba-santuario, sobre todo en lo referido a la protección de las embarazadas y de los niños. También se le pedía algún otro tipo de gracia, pero lo que trascendió fue su fama como salvaguarda de la maternidad y de su descendencia, una tradición (otra) que la insufrible realidad del país está alterando.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Manuel Gayol Mecías

La exclusiva diferenciación de Lezama

Manuel Gayol Mecías

  Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la

0 comentario Leer más
  Andrés Barca Jr.

En tiempos de cenizas viles

Andrés Barca Jr.

Regla, La Habana, 27 de noviembre de 2016   -Buenos días compañero Michael. -Buenos días Rigoberto. -Hoy, y hasta nueva orden, soy el compañero Rigoberto. Michael sonrió. El tabaco recién

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami