Neo Club Press Miami FL

El moderno concepto de totalitarismo

El moderno concepto de totalitarismo

enero 26
16:20 2013

mujeres milicianasEl totalitarismo es una aberración social que, generalmente, con el beneplácito de una generación que confunde el orden con la prisión, se impone ante la perspectiva de una frágil democracia que puede facilitar el caos, como fue el caso de la República de Weimar en Alemania. Es entonces que con grandes posibilidades de éxito se materializa un grupo revolucionario dirigido por un líder carismático. Pronto se transforma en el iluminado dictador que a diario determina cómo una sociedad debe vivir para siempre, sin alternativas posibles.

En  el mundo moderno que fue surgiendo tras los avatares de la Revolución Francesa, y mucho más instituido y duradero que Robespierre, el primer caso que se conoce de este absurdo totalitario emergió en la República de Paraguay, bajo la dictadura de Gaspar Rodríguez de Francia. Por desgracia, parece ser un modelo de despotismo que siempre cuenta con una generación de entusiastas seguidores.

El súbdito

Debemos dejarlo claro: el súbdito totalitario no es un ciudadano.  Y se le califica así, súbdito, porque viene del latín subiere, o someter. Es decir humillado, conquistado, subyugado, subordinado el juicio o decisión de otra persona.

En su capacidad de producir es un siervo de la gleba feudal, cuyo perfil de derecho consiste en la definición clásica: ser esclavo afecto a una heredad, sin desligarse de ella al cambiar el dueño.

Y la principal característica del súbdito totalitario es no pensar en términos de derecho, ni siquiera en los elementales que supuestamente debería tener e invocar ante cualquier atropello. Nunca se le ocurre exclamar “¡exijo un abogado!” ante la policía que lo secuestra y que, sin orden de detención, lo mantiene cautivo el tiempo que estima. Sólo recibiría burlas, indiferencia o una paliza por su atrevimiento. Además, ¿qué abogado acudiría gallardamente a defenderlo contra el Estado?

Ante la autoridad incuestionable y la burocracia que lo vigila estrechamente en cualquier deslinde que pretenda de su cada vez más limitada área de libre albedrío, el súbdito siempre es sospechoso de alguna culpabilidad aún no descubierta.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami