Neo Club Press Miami FL

El mundo de Orlando Fondevila

El mundo de Orlando Fondevila

El mundo de Orlando Fondevila
marzo 25
21:24 2015

Acaba de morir Orlando Fondevila, el poeta de Un mundo aproximado (poesía reunida), compilación que los tirapalabras seguramente acusarán de decadente y los exquisitos, colgando del alero de su torre de marfil, mirarán con recelo o incredulidad. Con esta muerte, sin embargo –en la que ponemos tanta vida–, la poesía termina un ciclo en la persona del escritor y activista: un ciclo que se cierra para abrirse monumentalmente y desdeñar la artesanal elocuencia de los componedores de bateas, esto es, de los vates al uso y el abuso. Parafraseando al ensayista Ángel Velázquez Callejas, se nos va el poeta en actos –Fondevila— pero solo para volver fitness su recuerdo en la intensidad de su-nuestra recreación.

“Los poemas de El mundo aproximado tienen, a mi modo de ver, nuevas claves de comunicación y armonía… Tienen, como está establecido por el tiempo, un afán superior de contar secretos y una artesanía que procura la imperfección para que la frialdad no halle cobijo en su discurso”, dice Raúl Rivero de la selección citada, en un intento de explicar el fuego de las palabras hecho vivencia, la vitalidad del hombre que se vuelca en el libro para recordarnos que “todo debe ser salvado / aunque nadie sepa para qué”. Así, Fondevila regresa a los orígenes y recorre su ciclo, la tierra desnuda de la procacidad y el entendimiento, de la serenidad y la ira. Atraviesa los espacios y termina viviendo la poesía, porque no hubo ni hay pretensión en él, ni arrepentimiento: “Antes de las ruinas, la lengua / y los tornados de su fantasía. / Antes de la recámara, la risa / y las veleidades sagaces de la duda”.

Queremos tanto a Orlando Fondevila que, aun en su muerte, no podemos dejar de festejar su vida. Creo que su fallecimiento, aunque doloroso para sus familiares y amigos, constituye una nueva faceta de su trayectoria vitalísima; me queda, por ahora –ya nos volveremos a ver–, el recuerdo de su alegría en el hospital de Miami donde fue ingresado, pocas horas antes de expirar, mientras el también escritor Armando de Armas lo hacía, nos hacía, reír. Me quedo con su expresión de niño escindido entre la burla y la hospitalidad, y me refugio en su asombro, porque, en ese mundo aproximado que convirtió en poesía, el Fonde permanecerá siempre en funciones. O, como él mismo diría, “flotando entre la vehemencia y la humildad”.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Rafael Piñeiro
    Rafael Piñeiro marzo 25, 23:06

    Hermoso.

  2. Armando Añel
    Armando Añel marzo 28, 13:29

    Fue hermoso haber conocido al gran Fondevila. Gracias amigo

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más