Neo Club Press Miami FL

El mundo perfecto: La redistribución poblacional

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

El mundo perfecto: La redistribución poblacional

El mundo perfecto: La redistribución poblacional
Marzo 30
02:20 2016

 

Uno de los principales problemas de las sociedades modernas, de la convivencia social y entre naciones, de la política en general, consiste en haber institucionalizado la superstición de que todos somos iguales. No aludo por supuesto a la idea de la igualdad de derechos a partir de la línea de arrancada, que inspirara el proyecto sociopolítico estadounidense. Me refiero a la idea absurda de que todos los seres humanos merecen igualdad material, o igualdad de reconocimiento, puesto que esencialmente son iguales en capacidad e intereses.

Nada más erróneo. Ningún hombre es igual a otro en lo que a actitudes, intereses y capacidades se refiere, por tanto ningún hombre merece ganar exactamente el mismo salario que otro, ni merece ser tan rico, o tan pobre, como otro, ni merece ser tan infeliz, o feliz, como otro. Un mundo ideal, entonces, sería aquel en el que, comprendida a cabalidad esta circunstancia innegable, los gobiernos se dieran a la tarea de redistribuir sus respectivas poblaciones previo acuerdo, poblando cada país en arreglo a las características socioculturales de los grupos asignados. Grupos que por supuesto, en coincidencia con sus convicciones, estarían muy felices con dicha redistribución poblacional.

Un país como Estados Unidos solo podría ser poblado con gente afín  a su proyecto sociocultural, cuyas coordenadas son fácilmente reconocibles (responsabilidad individual, separación de poderes, igualdad ante la ley, etcétera). O un país como Cuba sólo podría ser habitado por personas enamoradas de, o al menos en concordancia con, el sistema dominante (irresponsabilidad colectiva, unificación de poderes, igualdad en el discurso, etcétera). Así la convivencia geopolítica estaría garantizada, la libertad individual sería casi plena y las relaciones internacionales alcanzarían un punto cercano al éxtasis diplomático. Paz a toda hora. Por ejemplo, los países democráticos no tendrían nada que reprochar a los totalitarios, pues todos los adultos residentes en estos últimos asumirían de buen grado, con tal de garantizar su existencialismo parasitario, vivir bajo la égida de un partido único o de un dictador de opereta.

Lástima que en la prehistoria (tercer milenio, siglo XXI) aún no estemos en capacidad de dar ese gigantesco salto redistributivo. Porque en este mundo lo que hay que redistribuir no es la riqueza, sino a las personas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami