Neo Club Press Miami FL

El mundo perfecto: La redistribución poblacional

 Lo último
  • Cuba y Norcorea, unidos en un ideal Ahora que Washington considera la posibilidad de cerrar la embajada de Estados Unidos en Cuba, a causa de inexplicables ‘ataques acústicos’ contra sus diplomáticos en La Habana, cabe recordar que...
  • Nadie está a salvo con el castrismo El castrismo es un proyecto que cree y creerá de manera absoluta en la guerra eterna. No concibe otra manera de mantenerse en el poder. Desde antes de adueñarse del...
  • Cuba y Venezuela, la lucha por la supervivencia El pueblo cubano es, históricamente hablando, uno de tipo intolerante, cainita, en el cual predominan las fuerzas centrifugas y disolventes antes que las de la cohesión nacional. Un pueblo forjado...
  • Despojarse del castrismo: La asignatura pendiente Me pregunto si vivimos el fin del castrismo. Si es una ilusión, un viejo anhelo o una realidad difícil de creer después de tantos años. El epílogo, dilatado y convulso,...
  • Los hispanos y la grandeza americana Llegué a Panamá a los pocos días de la invasión norteamericana de diciembre de 1989. Mayín Correa, quien luego sería la popularísima alcaldesa de la capital, me había conseguido una...

El mundo perfecto: La redistribución poblacional

El mundo perfecto: La redistribución poblacional
marzo 30
02:20 2016

 

Uno de los principales problemas de las sociedades modernas, de la convivencia social y entre naciones, de la política en general, consiste en haber institucionalizado la superstición de que todos somos iguales. No aludo por supuesto a la idea de la igualdad de derechos a partir de la línea de arrancada, que inspirara el proyecto sociopolítico estadounidense. Me refiero a la idea absurda de que todos los seres humanos merecen igualdad material, o igualdad de reconocimiento, puesto que esencialmente son iguales en capacidad e intereses.

Nada más erróneo. Ningún hombre es igual a otro en lo que a actitudes, intereses y capacidades se refiere, por tanto ningún hombre merece ganar exactamente el mismo salario que otro, ni merece ser tan rico, o tan pobre, como otro, ni merece ser tan infeliz, o feliz, como otro. Un mundo ideal, entonces, sería aquel en el que, comprendida a cabalidad esta circunstancia innegable, los gobiernos se dieran a la tarea de redistribuir sus respectivas poblaciones previo acuerdo, poblando cada país en arreglo a las características socioculturales de los grupos asignados. Grupos que por supuesto, en coincidencia con sus convicciones, estarían muy felices con dicha redistribución poblacional.

Un país como Estados Unidos solo podría ser poblado con gente afín  a su proyecto sociocultural, cuyas coordenadas son fácilmente reconocibles (responsabilidad individual, separación de poderes, igualdad ante la ley, etcétera). O un país como Cuba sólo podría ser habitado por personas enamoradas de, o al menos en concordancia con, el sistema dominante (irresponsabilidad colectiva, unificación de poderes, igualdad en el discurso, etcétera). Así la convivencia geopolítica estaría garantizada, la libertad individual sería casi plena y las relaciones internacionales alcanzarían un punto cercano al éxtasis diplomático. Paz a toda hora. Por ejemplo, los países democráticos no tendrían nada que reprochar a los totalitarios, pues todos los adultos residentes en estos últimos asumirían de buen grado, con tal de garantizar su existencialismo parasitario, vivir bajo la égida de un partido único o de un dictador de opereta.

Lástima que en la prehistoria (tercer milenio, siglo XXI) aún no estemos en capacidad de dar ese gigantesco salto redistributivo. Porque en este mundo lo que hay que redistribuir no es la riqueza, sino a las personas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Las buenas empresas privadas nos benefician: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Breves apuntes sobre la brevedad

José Hugo Fernández

1-Augusto Monterroso, artífice de la brevedad literaria, se encontró cierta vez con un presunto lector, quien le dijo que estaba leyendo una de sus obras, El dinosaurio, que es justo

0 comentario Leer más
  Rafael Vilches

Y si murmuro

Rafael Vilches

                  Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por

0 comentario Leer más
  Philip Larkin

Tres tiempos

Philip Larkin

                  Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami