Neo Club Press Miami FL

El nuevo intento de López Obrador

El nuevo intento de López Obrador

mayo 29
02:15 2012

1-0_candidato_obradorCuando Andrés Manuel López Obrador perdió la elección presidencial mexicana en una franja del uno por ciento en julio de 2006, clamó contra el fraude. Sus partidarios salieron a las calles, y los más fervientes bloquearon la avenida principal de la capital durante semanas. Después de las protestas, hubo más protestas.

López Obrador se puso la banda presidencial, se declaró líder legítimo de México y convocó a los mexicanos a no reconocer al vencedor, Felipe Calderón, del Partido Acción Nacional. Muchos de sus votantes naturales nunca le han perdonado el espectáculo.

Ahora, el exalcalde de Ciudad México está de vuelta para un segundo intento, esta vez como  el menos conflictivo candidato del Partido de la Revolución Democrática. Llama a una “república del amor” empaquetándose como el tío sabio que el país necesita para el siglo XXI. Pero su campaña no logra prender, y ello plantea una de las preguntas más interesantes en América Latina: ¿Por qué no es más popular un candidato de la izquierda moderada en México, un país en desarrollo con un alto número de ciudadanos privados de sus derechos y una profunda brecha entre ricos y pobres?

Moderados de centro-izquierda han sido elegidos en Brasil, Perú, Argentina, Chile y El Salvador en los últimos años. Los votantes en esos países  se inclinan cada vez más a creer que el crecimiento económico puede ser apoyado por activistas políticos reformistas y no para viajes de negocios, sino para impulsar programas sociales, aliviar la pobreza y fomentar la movilidad ascendente.

En Brasil, más de 20 millones de personas salieron de la pobreza extrema durante la presidencia de dos mandatos de Luiz Inácio Lula da Silva –conocido cariñosamente como “Lula”–, y el país ocupa ahora el octavo puesto en la economía mundial, envidia de la clase política mexicana.

Los votantes argentinos entregaron a la centro-izquierdista Cristina Fernández de Kirchner una victoria aplastante por reelección en 2011, acreditando la recuperación económica, y ella siguió en camino hacia la nacionalización de los intereses petroleros.

¿Dónde está el amor por López Obrador, a quien todos llaman “AMLO” para abreviar? Se ha quedado atascado en poco más de un 20 por ciento de los votos pocas semanas antes de las elecciones del 1 de julio, mientras que el otrora autoritario Partido Revolucionario Institucional (PRI) es líder con el apuesto Enrique Peña Nieto al frente.

Josefina Vázquez Mota, la candidata del conservador partido en el poder (Acción Nacional), está también atascada en un virtual empate con López Obrador.

“En vista de los ejemplos de Chile y Brasil, creo que López Obrador perdió la oportunidad de presentarse como un izquierdista  moderado. Mucha gente no cree en su viaje hacia una comunidad amorosa de izquierda”, ha dicho el profesor de ciencias políticas Denise Dresser.

“No podemos decir que no hay una izquierda fuerte en México”, aseguró Sergio Sarmiento, uno de los columnistas más importantes del país, que escribe para el periódico Reforma. “¿Pero por qué la candidatura más fuerte no es de izquierda?”.

En esta ocasión, AMLO se presenta a sí mismo como un moderado en lucha contra la corrupción y dispuesto a crear empleos y favorecer el crecimiento económico. Él se ha comprometido a combatir los monopolios que ahogan la competencia y hacer que servicios como el de la telefonía móvil sean más asequibles en México –una propuesta que se ha ganado los elogios de varios empresarios, preocupados por el hecho de que los oligopolios ahogan al país.

Originalmente publicado en The Washington Post. Traducción de Neo Club Press

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami