Neo Club Press Miami FL

El Papa y el teque de la ‘amistad social’

 Lo último
  • La última partida de póker de Juan Manuel Santos Leo en La Patilla, una vibrante web venezolana, que Nicolás Maduro llamó “traidor” a Juan Manuel Santos por haber ido a Cuba a reclutar a Raúl Castro para ponerle fin a...
  • Lula y la corrupción latinoamericana Lula da Silva ha sido condenado a más de nueve años de cárcel por corrupción y “lavado de dinero”. Todavía puede apelar la sentencia y salir absuelto. No creo que...
  • Venezuela al borde del abismo Luis Almagro ha vuelto a la carga. Al Secretario General de la OEA, como a medio planeta, le pareció repugnante el asalto de las turbas chavistas a la Asamblea Nacional....
  • ¿Por qué Leopoldo López fue liberado? El líder opositor Leopoldo López, referente de millones de venezolanos en la lucha contra el régimen castrochavista, ha salido de la cárcel tras tres años de reclusión y pasado a...
  • Cabello, calvo. Maduro, podrido Cabello se va a quedar calvo y Maduro, podrido. Tiempo al tiempo. Me refiero, por supuesto, al primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y al...

El Papa y el teque de la ‘amistad social’

El Papa y el teque de la ‘amistad social’
Septiembre 22
09:42 2015

 

El papa Francisco les habló a los jóvenes congregados frente al Centro Cultural Félix Varela, antiguo Seminario de San Carlos y San Ambrosio. Y los convocó a unirse bobaliconamente en aras de una mal entendida ‘amistad social’. Como si la desunión entre los cubanos –más aún, la fractura nacional– no fuera el resultado de la labor sistemática de casi seis décadas de crispación, represión y terror castristas. Y como si la amistad no fuera una relación más personal que social. Otra cosa es el sentido de compañerismo o ‘team spirit’ que debe primar en toda empresa, pero amigos, lo que se dice amigos, son esos dos o tres que están ahí en las duras y en las maduras. A sus años, el Papa debería saberlo y no soltar tonterías de corte fúnebre como el siguiente tequecito:

“Cuando hay división, hay muerte. Hay muerte en el alma, porque estamos matando la capacidad de unir. Estamos matando la amistad social. Y eso es lo que yo les pido a ustedes hoy: sean capaces de crear la amistad social”.

“Si nos dejan, si nos dejan”, respondieron al unísono los jóvenes allí presentes, con muchas ganas de vivir y hartos de que les planteen la muerte como única alternativa. Fue una respuesta colectiva a coro, sin desperdicio, por parte de una juventud sin perspectivas de futuro y ni siquiera con un mínimo de regocijo en el presente.

En Cuba, desde 1959, ser joven y querer serlo de veras siempre ha sido como una maldición, cuando no un delito de lesa patria. Si ha habido un sector vapuleado, ese es el estudiantil, machacado y obligado a exhibir una falsa unidad bajo la consigna del momento. Y al que se salga de la unanimidad reglamentada lo marginan y hasta lo expulsan de la universidad o el centro de estudios de que se trate. Al que no entra por el aro lo laminan. Esa es la verdadera “muerte en el alma”, Santidad. Así de simple y doloroso.

La respuesta espontánea de los muchachos, señalándole al Papa que los tienen atados políticamente de pies y manos, renueva, en cierta medida, las pocas esperanzas que aún nos quedan (y no hablo solo por mí, sino por muchos desilusionados con el rumbo fatal de la isla de Cuba). Desde mi escepticismo crónico, por un momento me sentí un optimista cauteloso.

“No todo está perdido”, concluyeron aliviados muchos compatriotas en las redes cuando oyeron las palabras de Leonardo Fernández, el valiente joven que le dio la bienvenida al Sumo Pontífice en el pórtico del Centro Félix Varela. Mas no fueron solo las palabras erguidas del universitario católico. Fue sobre todo la intención o el sentido que les dio, y el énfasis opositor con que las pronunció urbi et orbi. Con mucha diferencia, es el speech más digno y más directo que se ha oído durante la gira papal. Lo cual debe haber alentado el “si nos dejan” que dejó descolocado al Papa.

Mientras por el mundo los jóvenes gritan afirmativamente “sí se puede”, en la Isla aherrojada por los Castro claman de impotencia condicional ante un Papa indiferente: “Si nos dejan”. Muy triste.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami