Neo Club Press Miami FL

El pensamiento es memoria, la sabiduría, inteligencia

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...
  • Fidel Castro y el chaleco de Sisborne   La ausencia de héroes establecidos, del mismo concepto de heroicidad como referente cultural, generó desde muy temprano en Thamacun lo que se conocería después como el fenómeno de “El...

El pensamiento es memoria, la sabiduría, inteligencia

El pensamiento es memoria, la sabiduría, inteligencia
Agosto 28
15:36 2016

 

¿Cuándo piensa uno? Obviamente, el pensamiento es el resultado de una respuesta, neurológica o psicológica. Es la respuesta inmediata de los sentidos a una percepción, o a la memoria acumulada. Es decir, existe la respuesta inmediata de los nervios a una sensación, y está la respuesta de la memoria almacenada, la influencia del grupo, de la familia, de la tradición y demás, a todo lo cual llamamos “pensamiento”. De modo que el proceso del pensamiento es la respuesta de la memoria.

¿Qué es, entonces, la memoria? Si usted observa su propia memoria y cómo la acumula, notará que ésta es, o bien factual, técnica, y se relaciona con la información, o es el residuo de una experiencia incompleta. Por lo tanto, jamás nos enfrentamos a lo nuevo como lo nuevo, sino siempre a través de la pantalla de lo viejo. Está claro, pues, que nuestra respuesta a la experiencia se halla condicionada, y resulta siempre limitada.

Todo pensamiento es parcial. El pensamiento es la respuesta de la memoria, y la memoria resulta siempre parcial, porque es el resultado de la experiencia; de modo que el pensamiento constituye la reacción de una mente condicionada por la experiencia. Usted podrá tratar de razonar lógicamente, sensatamente, acerca de estos problemas, pero si observa su propia mente verá que su pensamiento está condicionado por sus circunstancias, por la cultura en que ha nacido, por los alimentos que ingiere, por el clima en que vive, por los diarios que lee, por las presiones e influencias de la cotidianeidad.

De modo que la sabiduría no puede ser reemplazada por el conocimiento, y ninguna cantidad de explicaciones, ni la acumulación de hechos, liberará del sufrimiento al hombre. El conocimiento es necesario, la ciencia tiene su lugar, pero si la mente y el corazón son sofocados por el conocimiento, y si las causas del sufrimiento se justifican mediante explicaciones, la vida se torna vana y carente de sentido.

La información, el conocimiento de los hechos, aunque aumenten constantemente son, por su propia naturaleza, limitados. La sabiduría es infinita, incluye el conocimiento y el modo de actuar; pero nosotros nos agarramos de una rama y pensamos que es el árbol. Mediante el conocimiento de la parte jamás podremos experimentar el júbilo de lo total. El intelecto nunca puede conducirnos a la totalidad, porque es tan sólo un fragmento, una parte.

Hemos creado una separación entre el intelecto y el sentimiento, desarrollando el primero a expensas del segundo. Somos como una mesa de tres patas, con una pata mucho más larga que las otras. Estamos adiestrados para ser intelectuales; nuestra educación cultiva el intelecto para que sea agudo, astuto, adquisitivo, y así juega el papel más importante en nuestra vida. Pero la inteligencia es mucho más grandiosa que el intelecto, porque en ella se integran la razón y el amor.

Sólo puede haber inteligencia cuando hay profunda comprensión del total proceso de uno mismo.

Sobre el autor

Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti (1895 - 1986), escritor y maestro espiritual, nació en la India. En su obra abordó temas como la revolución psicológica, el propósito de la meditación, las relaciones humanas, la naturaleza de la mente y cómo llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global. Entre sus libros figuran “El libro de la vida”, “La única revolución” y “Las notas de Krishnamurti”. Recibió la Medalla de la Paz de la ONU en 1984.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami