Neo Club Press Miami FL

El Piojo

 Lo último
  • A veces la vida es injusta A veces la vida es injusta. Un hombre se sacrifica, cumple con su deber, va a la guerra como piloto en la marina de su país, a defender sus instituciones...
  • Del igualitarismo, la autojustificación y la diversidad Y se podrá decir respecto al interminable tema cubano: “Bueno, pero allí hay gente débil, gente sedentaria, gente que no sabe ganarse la vida, gente que solo se mueve para...
  • El problema no es Maduro   Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos...
  • Trump y el nuevo orden cultural A la pregunta de por qué el pueblo estadounidense volvería a elegir a Donald Trump a pesar de sus desplantes en Twitter, he respondido en el programa El Espejo, de...
  • No a la metatranca   Algunos no se acaban de enterar que estamos en la era del artículo corto, del post y las redes sociales. Ya pasaron los tiempos del teque y la metatranca,...

El Piojo

El Piojo
noviembre 24
18:54 2015

 

Era mi socio Enriquito, el que un día dejé de ver. No se murió ni se fue de Cuba. Ni siquiera se largó del pueblo, como tantos otros, pero nunca más lo vi.

Fuimos compis del colegio y lobos de la misma camada, pero dejé de verlo. Éramos de la pandilla de los muchachos que cambiaron la mota por la melena, el bolero por la balada y el rocanrol por el pop. Vacilamos fetecunes, bailamos quinces y enamoramos a la antigua, entre sustos y sobresaltos de ansiedad. Tan sanos como éramos y tan recio que nos llevaron.

Fue una época en que cambiaban radicalmente las modas y los modos. Pero en Cuba todo se nos complicaba con un cambio brutal de sistema. Era 1967, el Año de la Pastilla, y los jóvenes se soltaban enfrentando el rechazo generacional y la represión política. Hasta que al año siguiente vino la ofensiva revolucionaria de marzo del 68 y entonces hubo que pelarse a la malanguita, ponerse botas cañeras y usar pantalones tipo batahola. Nos querían convertir en zombis norcoreanos.

Y yo no volví a ver ni de casualidad a mi socio Enriquito, que ni se murió ni se fue de Cuba y hasta se quedó en la aldea. Creo que, al igual que otros casos traumáticos que conocí, no pudo adaptarse a la marea de mierda que nos inundó como un tsunami ideológico. Al punto que convirtió la censura impuesta en clausura voluntaria. No se habría vuelto loco del todo, pero se refugió en la enajenación de una vida cuasi-monacal, encerrándose en su casa a cal y canto como en una especie de exilio interior. O quizás sería mejor decir que se fue al retraimiento, como Grau San Martín.

El tipo hizo mutis y salió del aire cargando con sus apellidos rimbombantes, de blasón y alcurnia castellana, de esos que solo se veían en la vieja crónica social. Se llamaba —se seguirá llamando— Enrique del Ángel Cavada de la Serna y Cuervo Arango. Tanta prosapia noble y total, todo el mundo le decía ‘el Piojo’.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami