Neo Club Press Miami FL

El problema no es Maduro

El problema no es Maduro

El problema no es Maduro
julio 26
02:58 2017

 

Ni la gran mayoría de los analistas políticos, ni los expertos politólogos en Venezuela y Cuba, ni los gobiernos de la región latinoamericana alrededor de Venezuela, ni los gobiernos de la ONU, ni Estados Unidos (¡que tanto podría hacer!), ni la misma oposición venezolana, específicamente Leopoldo López, Lilian Tintori y María Corina Machado, entre otros más, acaban de insistir, que es como decir: dar una y otra vez con la flecha en el blanco. Y este blanco lo tienen a unos pies de distancia de ellos mismos, y el blanco es grande, con un centro rojo muy grande y atractivo en su color castrochavista. Un niño, con los ojos cerrados, podría poner fácilmente su dardo en medio del evidente centro rojo del inmenso blanco.

¿Cómo es posible que esto esté sucediendo? ¿Cómo es posible que una cantidad de gobiernos e instituciones importantes no se atrevan a mencionar que el verdadero y único garrafal problema de Venezuela es la dictadura castrista, es Raúl Castro y sus acólitos expertos, y no fue Hugo Chávez, ni es ahora Nicolás Maduro, ni siquiera Diosdado Cabello?

Maduro no es sino el antifaz, la máscara de Raúl, de Ramiro Valdés y de todos los militares cubanos que están impartiendo órdenes y estrategias, como ventrílocuos, de ese muñeco que es Maduro. Esto es evidente, vale. Cabello no es más que la carambola que se mueve cuando el menor de los Castro le da una orden a Maduro. No me explico cómo aún no ha aparecido una persona disfrazada de Raúl Castro cargando en sus piernas a un muñeco vestido y delineado en la forma de Maduro. Ese sería todo el meollo del asunto: la ventriloquia que viene de la isla. Pero, claro, el cómico que lo hiciera se arriesgaría a ser tildado de acto lamentable, un acto de tan mal gusto que podría terminar haciéndose grotesco.

Si el pueblo de Venezuela, que todos los días del mundo, desde hace meses, se está echando a la calle valientemente contra los sicarios y la policía de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), empezara a vociferar —como lo hace a gritos constantemente contra Maduro—, a desgañitarse, repito, contra la dictadura cubana, contra la intromisión de generales, de coroneles y soldados cubanos, desplegados incluso en el Fuerte Tiuna, entonces otro gallo cantaría*.

Y no solo digo “vociferar”, o “desgañitarse”, sino asimismo centrar, enfocar, dirigir, proyectar sus protestas contra la cúpula castrista; contra el hecho de que Chávez, Maduro, Cabello y otros muchos más han regalado ese rico país a una potencia extranjera, a la que han mantenido por más de dieciocho años, siguiendo los cánones de La Habana de comprar otros gobiernos, para crear así países de miserias que se ayuden unos a otros.

¿La oposición venezolana no quiere centrarse en que todo proviene de Cuba porque le teme al bochorno de haber estado tanto tiempo dependiendo, para vivir y hasta sobrevivir, de los mandatos de una pequeña isla del Caribe, del ridículo que sería el hecho de estar colonizado por un grupo de militares de otro país?

El problema está en La Habana, en la inteligencia y contrainteligencia militar castrista, en el Palacio de la Revolución, en la Plaza de la Revolución, debajo de la “raspadura” y detrás de un José Martí entristecido y pensativo, como esperando que llegue su verdadero día. Ese Martí de la Plaza Cívica que, desde el año 1959, empezó a echar, desde su mirada, lágrimas y chispas.

* Notas:

* Consultar trabajo de Roberto Álvarez Quiñones, publicado también en Palabra Abierta, el 16 de julio de 2017: “Informe especial sobre los derechos humanos en Cubazuela”:

http://palabrabierta.com/informe-especial-sobre-los-derechos-humanos-en-cubazuela/.

En este artículo crítico se habla de que en Venezuela “hay miles de militares cubanos, incluyendo 3 generales, 12 coroneles y tenientes coroneles, 6 capitanes de fragata y otros 25 oficiales de distintas graduaciones. También intervienen 4,500 soldados de infantería en 9 batallones, uno de ellos acantonado en Fuerte Tiuna, el corazón militar del país, según el sitio online venezolano Q’Pasa en Venezuela y la periodista Sebastiana Barráez, especialista en temas sobre las Fuerzas Armadas de Venezuela”.

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

1 comentario

Escriba un comentario

Nueva Serie de América TeVé y Lilo Vilaplana: ‘Leyendas del Exilio’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

1 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

3 comentarios Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami