Neo Club Press Miami FL

‘El regreso de Mambrú’, de Ángel Santiesteban

 Lo último
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...
  • 18 periodistas y un fotógrafo En el artículo recién publicado por Primavera Digital «Periodismo oficial vs. interés», de Agustín Figueroa Galindo, uno de los talentosos periodistas independientes que luchan a diario en Cuba por ofrecer...
  • ‘Erótica’, una visión holística de la realidad cubana Desde sus orígenes, más allá de los siglos II y III A.C, primero en el Oriente y luego en Occidente, la novela se inclinó por crear mundos ficticios, fantásticos y...
  • Cuentos de prisión y libertad Las dictaduras modernas —de derecha y de izquierda— han practicado en sus prisiones el método de la promiscuidad penitenciaria. Puede tener algunas variantes como las de mezclar presos de muy...
  • Despedazando los azares ¿Sueño o vida real? ¿Fue el Mijial uno de los tantos cuentos inventados, un pretexto del autor que no para de contar su vida y la de los otros? Entre...

‘El regreso de Mambrú’, de Ángel Santiesteban

Ángel Santiesteban Prats

‘El regreso de Mambrú’, de Ángel Santiesteban
Junio 08
02:20 2016

 

Para un jurado, llegar a un punto culminante después de tanta lectura es un gran alivio, porque antes, al principio, mientras leía los trabajos enviados al Premio de Narrativa Reinaldo Arenas 2016, del proyecto Vista-Puente de Letras, pensaba en lo estéril que se podía comportar la escritura literaria en la Isla; me daba cuenta de que los ojos se embotaban de paisajes extraños, obtusos; a veces, de escenas sin razón alguna, como si la cosa ocurriera en otro país; y uno se ponía a pensar que Cuba es —como quiera que la mires— una realidad política, extremadamente política; por lo tanto, constituye una realidad muy fuerte que hay que considerar para todo intento literario. Entonces veía como este o aquel otro libro se encontraban tan despegados de la realidad; incluso de una realidad absurda porque allí se respira la polifetidez (o sea, la fetidez de una política muy mala), que no te deja vivir en otro mundo que no sea ese.

Por tanto, tuve que tomar al toro por los cuernos, y seguir leyendo y leyendo hasta repoblar mi pensamiento de una sociedad alienada hasta la última partícula de médula y saber, otra vez, lo que era una sociedad desgajada hasta sus cimientos. Y esto porque, poco a poco, otros libros, nuevos, claro, me fueron llevando a la realidad verdadera, esa que late y persiste en los monólogos interiores, incluso en las ideas absurdas y extremas también, porque ya estaba leyendo libros con calidad, hasta que llegué a unos de los mayores absurdos de esa realidad cubana, y que como tal era despiadada, y que fue la guerra de Angola: y ahí afloró el horror, la traición, la corrupción, la pérdida de los escrúpulos, el juego con la vida humana, la discriminación, el abuso de poder; la nostalgia, el arrepentimiento, la desilusión de los ideales; el clientelismo y el nepotismo en lo militar.

Y fue cuando me encontré con un libro febril, apasionadamente humano, cuajado de crítica política desde el principio hasta el final, pero también lleno de emociones y deslumbramientos, de estructura y técnica bien concebidas. Y esto siempre se constituye en un enorme estímulo para la labor de un jurado. Y pude reconocer que, asimismo, los demás libros, los anteriores, también valían la pena. Porque fueron peldaños indispensables para llegar a este excelente final de concurso.

Entonces, uno se da cuenta que —como jurado— ha sido un privilegiado; que he podido encontrar de nuevo la esperanza que, en un principio, había parecido vacilante, un poco como perdida; pero poco a poco, con la lectura insistente y anhelante de sorpresas, me fui sintiendo mejor, y en cada nuevo libro que leía, me percataba de que se iba fraguando este gran final que siempre uno anhela para un concurso.

Con el libro El regreso de Mambrú, de Ángel Santiesteban, se descubre el velo de la miseria humana que rigió entre las relaciones de los militares cubanos en la guerra de Angola. Ello ha sido un tema aún relativamente poco tratado en la literatura de la isla de finales del siglo XX. Pero incluso si este tema hubiera sido profusamente tratado, este libro resaltaría igual por sus valores literarios y humanos.

Aquí, Ángel Santiesteban nos hace saber que la literatura, a veces, cuando más apegada está a la realidad, más grandiosa se vuelve. Simplemente, porque de esta manera las historias se hacen más humanas y calan hondo en el espíritu, mucho más cuando sirven para desmitologizar todo concepto de nacionalismo, de Revolución o de Historia.

Cada uno de los relatos de este libro hace que la realidad exterior a los personajes proyecte sus esencialidades interiores, y lo realiza de una manera que nunca el régimen castrista permitiría expresar ni desnudar. La belleza de El regreso de Mambrú no solo radica en su impecable forma de escritura, sino en el desgarramiento realista de sus personajes. Cada historia, por separado, tiene su propio aliento, su manera nueva de crear una específica sorpresa; pero además, en su conjunto, este libro proyecta un deslumbramiento de lo terrible, cuando las vidas de muchos hombres se debaten cotidianamente entre una falsa ideología y las miserias existenciales que dan como resultado el insondable sufrimiento del drama humano.

Reseña publicada en el tercer número de la revista Puente de Letras, del Club de Escritores Independientes de Cuba. Un número que usted puede leer gratuitamente en Calameo: https://en.calameo.com/read/004629645a9ac1c00b660

Sobre el autor

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías

Manuel Gayol Mecías, escritor, investigador literario y periodista cubano, ganó el Premio Nacional de Cuento del Concurso Luis Felipe Rodríguez de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) en 1992, y en el año 2004 el Premio Internacional de Cuento Enrique Labrador Ruiz del Círculo de Cultura Panamericano de Nueva York. Ha publicado, entre otros libros, “Retablo de la fábula” (poesía), “Valoración múltiple sobre Andrés Bello” (investigación), “El jaguar es un sueño de ámbar” (cuentos), “Marja y el ojo del Hacedor” (novela) y “La noche del Gran Godo” (cuentos). Reside en California.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami